domingo, 22 de agosto de 2010

Equipaje



       

                                     Todo fue luz y animación y vida,
                                       como ahora es todo oscuridad y muerte.
                                                      Gabriel García Tassara

                                     Siendo, afanosamente, en lo que hacemos.
                                      Escultores del humo y fugitivos.
                                                     Felipe Benítez Reyes




En la confusión monótona de los días
La sombra de los muertos
Qué lejos
Nunca el tiempo templo siempre
Tantas horas y palabras tantas
En imagen falsa o en fantasmas
Oleaje de cenizas sobre el párpado
Notas en la danza rasa
De la sala tras el baile
Sucio mar
De colillas y cristales

El olvido clava lanzas
Mansas con astillas
Cóncavas de labios en la frente
Con sus nombres que eran bálsamo
Y hoy apenas suenan sordas
Hojas arrastradas de cuchillas

Si fueron así sus vidas
Para qué

Y eran solos únicos y son
La garganta enmudecida
Llama que declina o sangra
Ahogado desolado y tala
La sonrisa resignada en el fracaso
Hueca falsa como falsa mueca

Y eran páramos sus vidas
Como es la mía desierto
Sediento cuando la tarde indiferente
Cae pesada de granito
Sobre fuentes esquilmadas de paciencia
Cansado como entonces de beber
En la triste soledad acompañada
Media hora de espejismo
Que se paga a la salida con la Visa
Borracho hasta la polla y harto
De no esperar ya nada

                                
                                
--MMM---

Fotografía: © Ralph Gibbson 

domingo, 8 de agosto de 2010

Montaña rusa

           


                                                   "And the big wheel keep on turning neon burning up above"
                                                                                                                              Dire Straits


Una noche 
Oh una noche suave 
Irreal y eléctrica 
Tibia de rosadas luces 
Breve noche estival y copiosa
De fulgentes astros reflejados
En el remanso húmedo de tus ojos

Y fumábamos 
Y todo era posible todavía 
Y olía a algodón dulce y a mar 
En la fugaz felicidad efímera 
De un eterno verano adolescente 
Ebrios de confiada impertinencia 
Soberbios 
                dioses 
                           sordos 
Con la piel salada dulcemente 
Y temblaban de impaciencia 
Nuestros cuerpos púberes
                                           voraces 
                  engañosamente 
Enamorados 
  
Había ardido Tiananmen 
Sobre un mar de cristales rojos
                                          rotos
Y con su perfil de sierpe rusa 
La montaña o dragón chino 
Tronaba un retumbar vibrante 
Catedral oxidada 
Entre estridentes gritos infantiles 
Agudos de terror y de placer
Estremecidos
                       ahogados 
        intermi        tente       mente 
Por el estruendo acompasado de las olas 
Que batían su resaca de algas y vasos de plástico
Contra el viejo pantalán del puerto     
  
Y eran nuestras vidas 
Dos vagones que subían 
  
                               lentos 
  
Ansiosos por precipitarse 
Sin comprender ciegos aún 
Que tras la bajada 
Vertiginosamente inevitable 
Esperaba el final 
                         de la noche 
                                 de la feria 
                                     del verano 
                                           del amor 
                                                       y de la vida


--MMM--

Fotografía: © Harold Feinstein, "Cyclone 1st Climb", Coney Island, 1955 (http://www.haroldfeinstein.com/)