lunes, 29 de julio de 2013

Resurrección



Como una anécdota
                                en el tiempo
La vida ha arrasado los sueños
En los vértices agudos
                                de la memoria

Esperando
                  como Panero
Que tras la muerte
                             otra vez
Esté la infancia

--MMM--

Fotografía: © Harold Feinstein

viernes, 26 de julio de 2013

UCI





                         El cuarto... Qué silencio. Estoy hablando solo
                                                             José Julio Cabanillas


Tu cartera en el altillo
Doce cartas una vida
Ceuta 1929
Versos ella
Nada
Un fantasma color sepia
Un secreto un rostro desvaído
Una mujer joven de ojos grandes
Que te mira desde el tiempo
Tú con gorra militar
Casi un niño con bigotes
Y las fotos de tus nietos
Te cojo de la mano y me devuelves
Las rutinas olvidadas de domingos
La alegría en tu maleta abierta
                                    sobre la silla
Olor feliz a cuero de la infancia
San Cristóbal en tus hombros
                                    Atlas
Y la letra azul de una zarzuela
    
Y ahora evito pensarte 
Egoísta
           para no sufrir de nuevo
El momento en que esa mano
Torpe y vencida desenreda
Serpientes de tubo y gomas
                                            sobre el pecho
                                            ajena
                                            muerta
Y ya no pude besarte

Tras el cristal
Me estás mirando

--MMM--

Imagen: Grabado de Alberto Durero (1471-1528)

Rojo y gris

                   

                 
                    "Innoble como un trapo, mojado hasta los cuernos"
                                                           Jaime Gil de Biedma
                                       
                     "Esa mujer se merece una venganza."
                                                               Kill Bill 2



Rojo
Gris
El agua
El frío navaja que afeita mis piernas
Abiertas temblando 
Que no me sostienen 
Que no sienten ya
El deambular errático etílico
De mi sangre en las venas
Te vas e intento retener el eco
De tu andar gozoso alejándose ebrio
Tirada en las escaleras del Lucky
Fumada colilla mojón humano
Marcando el kilómetro cero de mi nada
En cuclillas sobre este escalón lápida
Con la estúpida expresión en el rostro
De una nadadora de sincronizada

Me engulle el ruido de fondo
                  orines y risas intermitentes
Y esta peste a azufre
A ron con cola adulterado
No puedo creer que ya seas 
Un recuerdo uno de tantos 
Que de pronto me asaltan
Confeti hecho cuchillas
En esta fiesta de despedida
                                                      sorpresa
Que me has montado
Con mi dolor retorciéndose
Frotándose contra una barra
Como una stripper epiléptica
                               con ladillas

Del garito sale un ignorante 
Coro de mi tragedia negra y húmeda
Y pasa de largo como quien esquiva un mendigo

No ve mis huérfanas manos
Mis ojos clavados en la acera
Mi sexo desnudo
              coño qué frío hace
Bajo el vestido rojo-putón 
Que me regalaste


B. Vargas Tinajero  
Imagen: © Guillaume Zuili

miércoles, 24 de julio de 2013

Paseo marítimo

         

                                                 Y el tiempo es voz lejana
                                                            Felipe Benítez Reyes


He venido hasta aquí como un autómata
Guiado por un enjambre de imágenes
Por un recuerdo doloroso y vivo
El placer de hurgar en la herida
                                                   abierta todavía
Y asaetearla de aguijones
Para sangrar en lo que el tiempo me ha dejado
De ti en la memoria
                               desdibujada de los años
                                                más de veinte
Para qué si no voy a encontrarte en los lugares
Que nos vieron felices algún día

Pero ahora
Es de noche pronto
                                sin darme cuenta
No han cambiado tanto
Como esperaba
Hay botellas rotas y vasos de plástico en el paseo
Colillas y papeles
                             cáscaras de pipas
Un condón en un banco de forja flamea como un triunfo
Y chirría
              con voz aguda el columpio de los besos
Al llegar la feria y lo pintaban
Con colores chillones
                                  pero han arreglado el eje
Que oscilaba y tanto nos divertía
Girando borrachos
                               jóvenes hasta vomitar
Y las estrellas dibujaban cuadros de Van Gogh

Ahora el mar está gris
                                    como el cielo en calma
Pero siento el resuello fétido de sus monstruos
Que a lo lejos aguardan crueles su venganza

                         dilatada

Bajo el pantalán del Náutico
                         hipnotizados
                         ebrios
Por el morse rojiverde de las luces de las boyas
Dispuestos a arrasar el mundo
Si nadie nos lo impide

Cientos de gaviotas nievan ya la playa
En un sueño pesado
                                 ronco colectivo líquido
                                 y apenas se las oye 
El viento mueve a veces el portón de un chalé
Abandonado en el agua negra de su piscina
Croan las ranas o son sapos
                                         su letanía de reflejos y orines
Rejas herrumbrosas sitian las ventanas
Clavadas de paneles bastos de madera y nombres
Mercury Yamaha Mariner

Sólo La sirena sigue abierto
                                             como siempre
                                             y proyecta
Una sombra espectral y eléctrica sobre el paseo
Escaparate de silencios

Una pareja come deprisa tras una lona de plástico
                                                                                  transparente
Ni hablan ni se miran
                                  quizás sean los dueños
Ella parece mayor que él y enciende
                                                     un pitillo con la colilla de otro
Él no deja de meterse la mano en la pernera
                                                     y rascarse los huevos
El letrero luminoso parpadea y zumba como una chicharra

Sobre los pinos el faro
                                    rebana la noche en lonchas densas
Que caen sobre palmeras despeinadas
                                                                casas vacías 
Sobre azoteas apagadas que son lápidas de veranos muertos

Está refrescando y llueven
Algunos goterones sobre la pinaza que cubre el suelo
Crepita al paso de mis pies la arena
Igual que en las películas de gángsters
Blanca como la luna que empuja el cielo contra los tejados
Siento escalofríos
Tengo fiebre y me laten las sienes
O solo es nostalgia

--MMM--

Fotografía: © Bruce Davidson

martes, 23 de julio de 2013

Nomenclātor

       
             La nostalgia quemante de los muertos
                                                   Aurora Luque



El nombre de los muertos  
Bálsamo consuelo meta
                                        ensalmo

No duermo sin soñarlos y no puedo
Volverme a mirarlos

Sobre el barro crecen
Hoy ortigas y hay en el piano
Un laberinto mellado de notas

Ni logro recordar sus voces
Ni sus rostros solo
                             sus nombres
Como plomo sobre el pecho estoque
Clavado de estaño
Un pozo seco que arde
                                     en el costado

Escucha
              esa música de cuencas vacías
              que crece sepia
                                        quebrada y cruje 
                                                   hueca hon
                                                                da

Entonces pude ser feliz
Con ellos hoy
                        solo
Una palabra bastaría

Y volver de nuevo

 Pero cómo y cuándo

--MMM--

Fotografía: © Niki Feijen

lunes, 22 de julio de 2013

La noche que murió tu abuela




                Coged de vuestra alegre primavera
                 el dulce fruto antes que el tiempo airado
                 cubra de nieve la hermosa cumbre.
                                     Garcilaso de la Vega


Te sigo esperando y el calor
Moja de sudor mi espalda
En la puerta
El Vespino sin cadena
Tu madre insiste
Como siempre en que me siente
Y me envuelve
El olor de tu champú
De rosa y azucena
Blanca la toalla
                         el secador
Que mueve esparce y desordena
Y tu padre ni me mira
Aquí tienes al poeta
Por no hacer mudanza en su costumbre

Otro día te llamo
                          desde la cabina y bajas
Tu hermano se pasea
Fumando en calzoncillos y me ofrece
A escondidas una china
Abre la ventana y echa
                                     las cenizas en el plato
Ruge el mar como un presagio
Y apareces
Judith de Colinas despeinada
Hecha oración o carne
Venus venerada y húmeda
En tu venero

No vuelvas tarde y quiero
Besarte allí mismo
                             y te apartas
Y mentimos al salir con prisas

Qué quieres
                    si me la han dejado
Que huele a pies
A pino
Qué asco y qué duro
El qué
Gracioso
Es una tienda
                      
Y nunca tu cuerpo
Como esa noche
En que murió tu abuela

Prometiste volver
Aquel verano
El último
              en que murió

--MMM--

Fotografía: © Joseph Szabo

domingo, 21 de julio de 2013

Dos rombos



     

            No la llamé, porque los viajes inversos en el tiempo suelen acabar en un espacio de irrealidad
                                                                                                                              Felipe Benítez Reyes

                                                                                     Playas que un mismo mar nunca descubren.
                                                                                                                                       Juan Lamillar

Casi siempre recuerdo aquel verano
Cuando pienso en los años en que fui
Feliz
        sin saberlo entonces
Cuando solo éramos futuro
Y aprendimos a tragar el humo
De la esfumada infancia

Cuando los días eran largos
                                             y las noches
Hoy se funden en dos
                                   imágenes
Apenas tú y yo solos
Abrazados y desnudos
En una tienda de campaña canadiense
                                                             que olía a pies
Y esa tarde en las barcas escondidos
De tus amigas del camping
                                            las pesadas
Cuando te vi las tetas
                                 blancas como rombos en el vértice
                                 delator de la pantalla
Y mi padre sin mirarme
                                    me decía
                                                   vete a la cama
Y las besé recuerdo y te reías
Suaves frías
                    con sabor a sal

Cuando ahora te veo triste
En la puerta del colegio con tacones
Tenemos que quedar y nuestros hijos
Son amigos
Recuerdo aquel verano
De las barcas
                      en la playa
Y me avergüenzo de las veces
Que me masturbé pensando en ti 
                                      pensando en ellas
Porque para mí el amor eran tus tetas
Sin otra metafísica
                             y tu pelo
Que llevas como entonces recogido
En la nuca
                 desnuda y son tus ojos
Como entonces
                          tras las gafas
Y el lunar en el tobillo
Cuando vomitaba y sujetaste
Mi cabeza con las manos
Y me hiciste prometer que no iba
                                                     a fumar más de eso
Y le eché las culpas al Martini
                                              tonta

Tú eres para mí el verano
El amor el tiempo el sexo
Lo que me hace un hombre
                                            en el espejo
La mujer que veo
                            en otras
Cuando cierro los ojos

Tú sigues siendo
                            el único
                            el último
                            freno

                            de mi propio olvido

--MMM--

© Fotografía: Anders Petersen.

Dichoso Tántalo




                                                  Dichoso puedes, Tántalo, llamarte
                                                                       Francisco de Quevedo


Regreso de los reinos vanos
De una noche ardiente
En llamas consumido
Ya ceniza entre tus piernas
La carne húmeda aplastada
En tu boca de alcohol
                                   sirena
En el vértigo y el roce
De tu cuerpo lenguas curvas
Con un barniz de luna
                                    en los ojos
Náufragos de luz insomnes
Últimos hasta apurar la copa

Un asiento trasero con urgencia
Guardará tu perfume y te acompaña
El triste pensamiento de que has sido
                                      apenas un destello
                                                  pasatiempo

La conciencia turbia y mi mujer me esperan
Marcados como reses en la espalda
En el cuello tus uñas y en el pecho
Tras cruzar la meta que era puerto
                                                        de salida

Anudo mi corbata y pienso ahora
Buscando a tientas los zapatos
Que fue mejor desearte
                                       que haberte tenido

Fotografía: ©Maarten Vanden Abeele

sábado, 20 de julio de 2013

Cuaderno de bitácora



Deshacerse por el camino
Para alcanzar la nada

--MMM--

Fotografía: © Joel-Peter Witkin

jueves, 18 de julio de 2013

Utopía




       Y el niño señalaba con mano desvaída
            las regiones lejanas de nombres eufónicos
                                      Felipe Benítez Reyes



El sol no se cansaba
En las tardes de verano
Y era el atlas en la siesta
Un universo mágico de nombres
 
Hoy los países no existen
Y la Tierra por fin es una
Llamada Infierno 

--MMM--


Imagen: "Nova Totius Terrarum Orbis Geographica ac Hydrographica", de Théâtre du Monde ou Nouvel Atlas. Joan Blaeu (1635).

miércoles, 17 de julio de 2013

Velvet Blues





                               And I still can see blue velvet
                                Through my tears
                                                            Tony Bennet



A Pedro Montealegre Latorre. In memoriam


La voz de Bobby Vinton
                                       me trajo anoche
En el fondo transparente de una copa de ginebra
En los espejos que nievan plata
En el abismo de placeres
                                       cuerpos venales
En la soledad de un club
El recuerdo
                  tan lejano
                                 de tu belleza azul y fría
                                 de Laura Palmer
Terciopelo
                 escarcha ardiente
                                              en aquel beso
Antes de quedar dormida
                                         para siempre
En la bolsa de plástico
                                   con       ma       ra
                                           cre       lle
            De mi memoria


--MMM--