domingo, 24 de noviembre de 2013

Paréntesis




Retenida en tus pupilas
Mi pequeña figura no tenía límites
Brillante líquida
En la frontera del blanco al negro
Disfrazabas mi reflejo
De turista extraviada 
De princesa sideral
De inocente colegiala

Siempre fui inmensa en tus ojos
Nunca me sentí fea
En el paréntesis de tus pestañas

Hoy en la parada
Camino del médico
He visto a una extraña
Una señora mayor y pálida
Con pinta de muerta
De estar muy cansada

Giro la cabeza para no verme
Entro en la consulta ya abierta

Y a pesar del dolor y los años
De la lección aprendida la ausencia 
Siento que a fin de cuentas te debo algo
El consuelo de saber que vivo
                                 para siempre joven
Extraviada
Sideral 
Inocente

En el paréntesis ya frío inalcanzable

                                                               atemporal

De tus pestañas


 B. Vargas Tinajero

viernes, 22 de noviembre de 2013

Todo vulgar




No eres mío hombre nunca lo has sido
                                            no lo serás
Quererte incluso cuando no te soporto
                                                no basta
Me creo la única perdida 
En un mercadillo de tópicos de bisutería
Elijan el más patético
            playa desierta
            páramo helado
            laberinto de espera
            de futura nada 
Y no veo que mi clichético escenario 
Está rebosante de gente 
Que el lírico lienzo de mi inenarrable sufrimiento 
Es El Corte Inglés el primer día de rebajas

No es sólo mío este dolor 
Que me embiste astifino
Tan secreto tan colmado
De una historia que creo mía
                                                  pero no
Es la de todos
Los que aman y pierden 
Los que recogen sus cartas
                                            y desaparecen 
En silencio
Nada más

Tampoco es único el vértigo de la caída 
La convergencia hacia el oscuro centro
La fuerza centrípeta 
Que ocupa el espacio
Que un día fue esperanza
Eso que creo vacío es una densa
Nebulosa de sombras que ayer 
Fueron almas

No los caníbales sueños
No mis miedos desdentados
Estos versos manidos rancios
Mi historia la de todos se escribió 
Muchas derrotas atrás

Nada nuevo
Todo mortal e inútil
Como vivir creyendo que algún día 
La vida te compensará por algo

Todo vulgar
Como morir en el asiento trasero de un Ford Fiesta 
                                                                 atragantada
Con un Billy Boy lubricado


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Sandro Giordano

jueves, 21 de noviembre de 2013

Bacante




Morir al final de un día cualquiera
                                                                Roberto Bolaño




No creas que estoy loco si te digo
Que me he acordado
De ti esta noche
En un jacuzzi
De esos que hay en los clubes
Con rubia dentro

Como la que salía en tu revista
Que pasó por las manos
De todo el pajerío de la clase
Y nos quitó Modesta
Sor Vietcong con guitarra que decía
Que había conocido a Cardenal
A Ellacuría y que en París
Estuvo trabajando de modelo
O eso contaba
La tarde que acababa Falcon Crest
No os da vergüenza
Y ni siquiera
Quiso hojearla
                                                 
Nos expulsaron a los dos
Y Alicia en su despacho
Torcía la boca fingiendo
Como la rubia con desprecio
Como quien mira
A unos salvajes
No os da vergüenza
Pensad nos dijo
En sus padres y en cómo
Deben sufrir
Al verla así

Y así la imaginaba yo
Simonetta en Florencia
Escapada entre espumas del pincel
De Sandro Botticelli
Empapada ofreciendo su venero
Como un coral en llamas
El sexo abierto y comulgar
El nácar en su altar pagano el vello
Rojo en su pubis breve el frunce
De su ano terciopelo
La piel tan blanca
O la tímida redondez
De sus dos senos

Ahí está el fallo tío
Le faltan tetas
Y la mirábamos con la beatífica
Sonrisa de quien va a entregarse
Al cruento sacrificio de matar
Al niño en su inocencia

Y no pude evitar una erección
Y sentí mi rostro encendido
Temiendo el bofetón que me esperaba
En casa y sin Spectrum hasta el día
En que traigas las notas
Y a ver si no suspendes no sé cómo
No os da vergüenza

Desde aquel día repetías siempre
Que teníamos que encontrarla
Y hacérnoslo con ella en un jacuzzi
Como el de la revista tu revista
Y todas muy pintadas sonreían
Y qué doradas diosas adoradas
De cándida voracidad felices
Sedientas y acaparadoras
Filántropas aunque ahora sé
Que eran fingidas
Sus estúpidas caras maquilladas
Emborronadas 
De rouge y rímel
Y semen en los labios

Como es fingido
El falso lujo en raso y capiteles
Los jades del jacuzzi al imitar
El mármol en un templo de bacantes
Ménades sin papeles reses mansas
Que danzan a la espera nada más
De un cuerpo que las frene un solo instante
Mariposas de seda que aún arrastran
El oro que las Parcas han hilado
Terribles como red de Aracne

Qué diferente es todo a como entonces
Lo habíamos imaginado 

A ti no te dejaron encontrarla
Y vino ella primero y vino pura
Como en los versos
De Juan Ramón que recitaste en clase
Y te invitó a su baile
Y apenas nos dio tiempo
De despedirte
Y la amas como un niño

Yo he seguido buscándola 
Pero me temo que la rubia
No era rubia ni sé con qué ropajes
O sin ninguno
Ni Dánae esperaba en su jacuzzi
La lluvia blanca
Y que al final Alicia 
Decía la verdad

Y que he bebido demasiado 
Y que me duele la cabeza
Y que me quiero ir ya
A mi casa o a tu casa
La de tu abuela aquel verano
De la alberca a la sombra
En el patio de cal y el limonero 
Metidos en la pila de lavar
Ahogando avispas
Que ciegas y aturdidas
En la inminencia inútil de la nada
Como yo ahora
Intentaban clavar el aguijón
En cualquier parte

--MMM--

Imagen: El nacimiento de Venus (1482-1484), de Sandro Botticelli.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Teatro de sombras

       
                                         

 "de una catedral sumida en la sacralización de las sombras"
                                                                                                                Felipe Benítez Reyes

                                                                     "A bastantes kilómetros de aquí la gente aplaude,
                                                                                                          y ése es mi desconsuelo"
                                                                                                                         Roberto Bolaño




Sólo en su inestable quietud
                                             de magma oscuro
Hacia el alba que amenaza con la aurora
Puede en el alcohol
                                la noche
Triste como hoy brillan las luces
Eléctricas rosadas de este club
Parar la lluvia que desangra el tiempo
En hojas amarillas desprendidas
O en días que se ahogan en la herida
De ausencias que agigantan el deseo
La marea
               predecible
Como envites
                      rutinaria
Como esperas
                       las mecánicas
Embestidas de este rompeolas
La ficción
                de un sueño como tantos que se fuga
Prendido de unas risas tras la verja

Solo tú esta noche puedes
Fingirme como siempre que eres ella
Iluminar de sombras el rincón
                                            que me está ahogando
Prolongar
                el eco de sus labios en el grito
Sordo del invierno de su ausencia
                                                     presentida
En los versos blancos de un poema
En la coda inacabada de un soneto

Más que en el amor es en el sexo
Tapón en el desagüe de esta noche
En los pliegues del deseo que aún conservo
En el vuelo desprendido de su cuerpo
Que es el tuyo ya colmado de vacíos
El jadeo
             en la nada plena de tus ojos
O el abismo

Vamos a fingir ahora
Que existe salvación y que es real
El cálido escenario de esta cama
Isla blanca en la penumbra del burdel
Y que podemos
                          ser felices todavía
Que después de eyacular vas a besarme
Y seguirás conmigo
Hasta que caiga el telón 
O nos despierten sus aplausos


--MMM--
Fotografía: © Alain Nogues. Serge Gainsbourg y Jane Birkin en el set de "Cannabis", dirigida por Pierre Koralnik, 1969.

viernes, 15 de noviembre de 2013

La duda


 
Un día vas y preguntas
Porque es mejor saber
             o eso dicen
Y por fin la certeza
La confirmación 
De que bajo tus pies
No hay nada
Es mejor saber dicen
Y es verdad
Pero a veces 
        esta noche por ejemplo
Echo de menos un descanso
Un receso en la caída

La duda que me sustentaba


B. Vargas Tinajero
Imagen: Grabado de Gustavo Doré para El paraíso perdido, de John Milton.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Arma cargada



     
                           ... de futuro
Gabriel Celaya

Ancianos a las puertas
Prematuramente están cerrando
De un supermercado jóvenes
Que empujan chatarra en un carrito
                       de Carrefour robado
Mujeres sin alcuza
Creo que son rumanas
En avanzado Estado
                                 social y de Derecho
Gestantes de desolación
                      metidas en el contenedor
                                          hundidas
                      rebuscando los restos
                                  y mira esos niños
                      de nuestra rutinaria indiferencia

Ha llegado el momento
De escribir al menos
                                  un poema
Veré si encuentro el boli
Entre tanto bolsillo de mi cartera de Hermès
O el cargador del iPad
Y me pregunto
                      es indignante
                      si hay derecho
                      a que duren tan poco
                                                       las baterías


--MMM--

Foto: Jordi Espel