domingo, 29 de diciembre de 2013

Solos

  
 

                En esta escena aparece el autor con las manos en las caderas
                 observando algo que queda fuera de la pantalla
                                                                              Roberto Bolaño

                Hicimos el amor. Hicimos el amor en medio de la tristeza
                                                                              Charles Bukowski





Beber y masturbarse mecánicamente
No hace falta lavarse si estás solo y el agua
                                                                     siempre sale fría
Apenas notar que te consumes
Dejar pasar las horas y besar
Cuando nadie te lo pide
A los fantasmas del pasado
Y notar que te acarician el pelo mientras duermes

Hace frío en estos días tan densos
Tanto como en la estación aquella tarde
Cuando empezó todo o terminó la playa
Tenía entonces la tonalidad pálida y gris
                                                                 tal vez dorada
De un sarcófago

Toser obsesivamente
Dañarse el pecho
                             hasta sangrar
Cuántas veces follando en el sofá-cama
Las sábanas sucias no importan
Esa mujer tan delgada y morena
Abre la boca pero no habla

En un piso contiguo alguien se ducha
E imagina
                 el calor del agua corriendo
Sobre su piel cetrina
Mate como la de un bolso viejo
Y un pubis muy poblado de vello
El coño de una enferma piensa él
Que la hace parecer aún más débil
El coño desolado del desconsuelo
Y ríe su ingenio y se arrepiente
Porque ella le aprieta la polla entre las piernas
En realidad teme
Una reacción violenta
                                    algún insulto
Porque conoce bien a los borrachos
Varios días sin afeitarse y tiene
Las manos frías y grandes
                                            sobre sus tetas

En proceso de putrefacción la casa guarda
Un olor acre
                     como de orines
Podrían ser los gatos el desagüe
El papel pintado que cuelga en las paredes
                                            o son manchas
Hay libros viejos muy usados y en perfecto
Desorden
                 toda la mierda del mundo
Era eso o intentar dormir en la escalera
O en el albergue

Sólo se escucha lejos 
                                    en la tele de un vecino
Una comedia romántica de Hollywood
La protagonista tiene una voz chillona que la desconcentra
Cameron Diaz o Meg Ryan
Y los perros en la calle aúllan
Como demonios

El cielo es rojo y negro y proyecta
Sombras de coches que pasan ladrando
                                                                sus motores
Martillean la luz tenue que se cuela
Entre cortinas sucias mal echadas
Estarán rotas
                     pero ella
Prefiere eso al frío de la calle
O a la luz de autopsia del cajero

Pim pam pim pam
                               por delante y por el culo

Él la trata con dulzura o piensa ella
Por lo menos podrá tomarse un colacao y liarse un porro
Sin que las manos le duelan
Y el papel como cuchillas

Él aprieta los dientes y gruñe
                                                cuando eyacula
                                                y sigue tosiendo
Ella sonríe pero siente
Solo la viscosidad de un molusco que resbala entre sus muslos

El hombre se limpia con un pañuelo de papel que tira al suelo
Junto a una pila de libros que no leerá nunca
Tiene los ojos rojos e hinchados
Como de haber llorado o no haber llorado nunca
Una gota de sudor le resbala
                                              hasta la barba
                                              y cae
Como un diamante o una estrella

Ambos se encogen en un escalofrío
Ella se baja el vestido y se ovilla como un gato en el sofá
Tiene los pies pequeños y muy blancos
                                                             casi azules
Él se sienta junto a ella sin rozarla
El pene le brilla sobre la pierna como un despojo
El hígado de un pollo o el riñón de un cerdo
La mira con asco aunque sabe
Que sólo la tiene a ella
Y que la muerte los espera
Y coge sus manos y las besa
Y encaja la mandíbula entre su cuello y la clavícula
Y ella se contrae en un acto reflejo
Y se duermen pensando que son felices
Como pudieron serlo algún día
Como piensan que lo han sido

Y es de noche
Y están solos

--MMM--
Fotografía: © Pavel Flegontov

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Cenicienta




Me siento frente al hogar
Buscando algo de calor
El día ha sido largo y la contemplación
De la leña el fuego siempre me calma
Miro el cristal ahí está
La veo arder crepitar
Consumida por una llama 
Que da sentido a su vida
                                          y la mata
Qubrarse mientras se va haciendo ascua
Fulgiente rescoldo ceniza helada

Me levanto salgo al patio a por leña
Frío de cuchilla en la casa

La boca me sabe a ceniza

La chimenea lleva todo el día apagada

 B. Vargas Tinajero

domingo, 22 de diciembre de 2013

Sic transit gloria mundi


                                                 O lente, lente currite noctis equi
                                                                                           Ovidio


Con la densidad etílica de sus sombras
O el arco voltaico de un fulgor extraño
La noche puede frenar el tiempo
Lacerante dulcemente en el venero
En el remanso venenoso de tu sexo
En el deseo entre las piernas contenido
O en la luna llena acogedora de tus nalgas

Y eres incapaz de sostenerme
La mirada si recorres con la lengua y me dibujas
Infinitos en el cuerpo con saliva
O mientras finges
                            con un falso rubor
Que te gusta que te folle lentamente
En este escenario absurdo y previsible
De habitación triste de hotel

Y qué despacio se desangra la esperanza
De salir triunfantes en el húmedo
Calor de nuestros cuerpos solo uno
Cautivo en el dolor de las ausencias

Y escondemos un momento entre las sábanas
Tantos desengaños tantos
E intentamos no pensar ahora
En el ridículo impaciente de la ropa y los zapatos
Tirados en desorden por el suelo
Como si fuésemos dos niños

Vamos a creerlo ahora
Antes que la aurora otra vez disipe
Con su luz rosada el falso rojo
Eléctrico de los neones y desvele rutinaria
La visión desolada de las llagas
La geografía de cicatrices en los labios
Cuarteados de mentira con que acoges
Esta estéril lluvia eyaculada
Con la urgencia previa de la culpa

Imagínate un momento que no somos
Garfios perseguidos por el tiempo
Sic et nunc sic et nunc
                                    tic tac tic tac
Y que tu belleza no se extingue

Vamos a fingirnos inmortales

Y vamos a fingir también mañana
Al llegar al trabajo
Que apenas me conoces
Que te recogió tu marido al terminar la cena
Y que te fuiste a casa pronto
Como si fueras
                        una niña buena


--MMM--
Imagen: © Odd Nerdrum

jueves, 19 de diciembre de 2013

Retrospectiva



                             Mi alma se perdió de niña
                             en la oscura noche del mundo.
                                   Pierre-François Lacenaire

Mi infancia son desvelos de mis padres
Olor a muerte en un libro
Miedo al camino eterno
Porque David me insultaba
                   de vuelta sola
Al colegio


Un apúntaselo a mi madre
                          detrás de otro
Silencio en casa 
Mientras llaman a la puerta
Las deudas sin saldar
Pan con aceite y azúcar 
Pantalones cortinas 
                              mantel y colcha
El abecedario al completo
Sobre fondo azul
A juego con las ojeras del hambre

Mi infancia
Es un toro a cuerda de mercadillo
Por Reyes              
                  y unas ceras
Cuidar de mis hermanos
Entre sacos de patatas
Y cajas de muelles
Pesadillas con vampiros
Mi madre flaca Parca desdentada
Muñeca ochentera rota
Encadenada
              doce horas diarias

A veces
              pocas
Un destello de luz
Un sábado en la playa
Una moto a batería por el largo pasillo
Lamer despacio la tapa 
De unas dominicales natillas

Y vuelta a resistir 
De noche los vampiros
Y correr y no moverme del sitio
De día el olor a muerto
                      a patatas rancias
                      a metálica grasa
El silencio
El tenebroso camino
                        al colegio

Una capa de humeante ceniza
De flores que no brotaron
Cubre la tierra de mis primeros años
De ese Paraíso fugaz fraudulento 
Que nunca nos abrió sus puertas
Y por más que llamamos
Guardó silencio
Que cada día 
                    por algún homicida desvarío
Echo de menos


B. Vargas Tinajero  
Imagen: © Arthur Leipzig

domingo, 15 de diciembre de 2013

Príapo paronomásico






                       Ah, bella blonda, monda y lironda
                                     Guillermo Cabrera Infante




Por el deseo impelido
Impedido
Por un priapismo desmedido
Ansiaba errático y sentimental
Feo efebo cuando bebo
Fatuo fauno semental
Atraparla ninfa en su crisálida
De cada cuatro décadas o más
Púber eterna
Virgo intacta

Incógnita indómita erudita
Con rubicunda rabia tocada
Yo la siringa tocaba y ella mientras
Imperando
                en atronante trono coronada
Retocada majestad trocada
Verdadera beldad asentada
Aguardaba
               en su pandémico pandero
               de atroz albatros colérico
               como en balada de Coleridge

Y yo
       baboso
               balaba barritando la berrea
               pese al trombo ronco de mi trunca trompa

Oh cornucopia de sus nalgas
Rocalla rococó de algas
Y espumas de mar en mis anhelos

Y me confieso confuso
              musito mustio
                                       
Quién erró si no el destino
Fue acaso un desatino
Una paranormal paronomasia
La alteración de una aliteración
Quién
         en el pálido óvalo
De su rostro divino
De súcubo salmantino
De deseada diosa odiosa
De célebre célibe delphino
                                          osa
Dibujar ese gesto pedante
De mohíno petulante

Y envidio a Ovidio
A Virgilio y al Dante
Que ignoraron su existencia

Oh díscola y lacónica
Erótica y sarcástica
Preciosa pretenciosa
Diablesa obesa
Lívida artífice libidinosa
          de mi negra oscuridad
          de mi ocaso y destrucción
          de mi constante erección


--MMM--

miércoles, 11 de diciembre de 2013

In memoria manent

 
                                         
                                            Sólo brillaste para mí un instante
                                       en la pútrida tarde de las tormentas.
                                                                        Antonio Colinas

llovía mansamente aquella tarde

después de la tormenta se acercaban

celestes los caballos de la noche

cegando con sus polvos capiteles

pisando los rescoldos del ocaso


cuánto reflejo y cuánta herrumbre cuánto

orín en los palacios anegados

en el violeta denso de canales

en la rosada lepra de los muros

en el jardín sombrío de la parra 

y un sátiro de piedra con las barbas

de chivo que tocaba la siringa


y era el mar una fiebre presentida

de prístinos cristales y en las cúpulas

hundidas por los grises de la niebla

un sueño de tejido adamascado

un sueño de dorados y marfiles

el brillo que se enciende en los pinceles

de Tiziano Tiepolo y Veronese


y sé que fue real y era perfecta

la tristeza oleosa que empapaba

con un barniz de líquenes y flores

naranjas que flotaban y un farol

las sangrantes escaras de la piedra


y allí en el atrio en calma tras la ojiva

un claustro un sapo negro y una fuente

los párpados cerrados en el roce

de labios en el húmedo temblor

de lenguas que invocaban en los cuerpos

con un lenguaje nuevo adolescentes

desnudos bajo un cielo de Giorgione

la muerte en el Palazzo donde Peggy

se pudre con sus perros y la rosa

deshoja ya marchita su belleza

la muerte que espiaba tras la reja

y se aprendió sus nombres

                                             nuestros nombres

y no nos importó


--MMM--

Fotografía: MMM (1990)

lunes, 9 de diciembre de 2013

Gold filled




Me montó en su grúa unas horas antes 
Me había hecho reír y el coqueteo
Funcionó y al bajar le di mi número
Parecía normal limpio y cabal
Lo suficientemente bueno fíjense
Como para quedar conmigo el viernes
A pesar de mis gafas y mis pelos


La noche de la cita guapo envuelto 
En dos botes calculo de Agua Brava 
Y un Fortuna en su boca tutto tremante
Negro zahíno el pelo la sonrisa 
Nerviosa hola reflejo de la mía  

Nos sentamos pedimos unos sándwiches 
                                       qué bien nos gusta lo mismo
                                       love is in the air

Eres profe qué bien

Y de pronto la soga el brillo 
                         destello homicida  
De su cadena morcilla
De Burgos dorada al cuello

Y ya solo podía ver la cadena  
Nudo gordiano de mi deseo
Y la mancha de mayonesa 
                            el brillo
 
En la comisura de sus labios  
El oro que maldijo Midas
Y la lechuga entre sus dientes  
El cordón umbilical descomunal
Que no había terminado de romper con su ex  
      le di todo      
                         me dejó                          
                                            esto parece una canción de Maná
El eslabón

Límpiate la boca de una vez 
Le acerqué el servilletero discreta
Y el muy cerdo se limpió 
Con el dorso de la mano
                                       aceitosa 
 
Que luego puso sobre la mía 
                              otra mancha 
                              más lechuga  
                     su ex otra vez
                              su camisa abierta 
Los Chunguitos
                              dame veneno

En mi cabeza 

El cordón
Y a qué te dedicas 
                            si te recogí ayer
                            jajajá
                            ayayai
                            blablablá


Límpiate por favor esa boquita
              pero qué guarro 

              era comiendo
Y esa cadena inmensa 
Que seguro que tenía
Que tirarle de los pelos
De los huevos

El frío brillo   
Plateado del tenedor 
Me ofreció consuelo
Respiré hondo  
Lo agarré fuerte 

Y qué quiere que le diga 

La culpa fue del cordón 
                                      señoría

 B. Vargas Tinajero

domingo, 8 de diciembre de 2013

Pink pig dream



                        En las cabinas telefónicas
                         hay misteriosas inscripciones dibujadas con lápiz de labios.
                         Son las últimas palabras de las dulces muchachas rubias
                         que con el escote ensangrentado se refugian allí para morir.
                                                                                              Pere Gimferrer



Como nocturna luciérnaga
                                           refulgiendo
Bajo el neón de las avenidas los cromados
De tu Cadillac
Marco rosa

Junto al malecón los negros
Músicos de jazz en los locales
Salpican el rumor salado del puerto
En la impostura del templo
                                         de las Synkai

Y despertábamos
Borrachos y desnudos
Resacosos en la cama de un motel
                            con cabecero tapizado de skai

Y under the sky the sun
Burnt tu cabello blondo
Y el mirlo negro en tus ingles
Libre al fin de los blue jeans
Abiertas sus alas a la brisa del mar

Y en las cabinas de teléfono
Había escritos con carmín
Impúdicos mensajes de jóvenes coristas

No eran tuyos

El rouge de tus labios era de sangre
Y además en la aviesa cabina puerca
No hubiese cabido tu generoso 
                      casi una OeNeGé
Big bottom y Lucas el maquinista
                      de novísima musa

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Pipas


pasando ante tu ventana famélica
C. Bukowski

  Yo espero la alegría y el milagro.
Amalia Bautista




En aquellas lánguidas tardes 
Un pulso invisible dirigía
                                        al azar
Nuestros pasos
Casi siempre la misma ruta
La salida de la urba la cuesta
El parque el roce fresco del césped
Contra nuestros jóvenes cuerpos
Que regábamos con palabras 
                         Mecano lengua regla
                         tetas cuernos Gema sexo                                                                
Que caían sobre aquel manto que siempre
Olía a orines y tierra
Que picaba 

El verdín y el vaquero cuesta abajo 
De nuevo hasta la plaza
Devorábamos sacos de pipas
Bajo el banco que daba a su ventana
Él quería estudiar Bellas Artes
Secaba los cuadros en el balcón
Y las tres sentadas admirábamos sus dotes
Miopes en la distancia
Un Tiziano
                un Miguel Ángel
                                           un Bosco
Al final
Pero entonces no sabíamos
Resultó ser otro capullo 
                                                 otro de tantos
Nada más

Me aburría mucho entonces
Vosotras hablasteis siempre con tanta seguridad 
Sobre los hombres
Les gusta que se la
Son de culo o de tetas
O te lanzas o no te comes nada
Hazte la raya al lado que estás más guapa
Ponte estos vaqueros que hacen más culo
Usa tacones píntate

Yo me encogía de hombros
Y cambiaba de tema
Siempre pensé 
Que el amor era otra cosa
Sin tanta fachada tanto preparativo sin tanto 
Puterío impostado de baratillo

Que dos que están bien juntos
Acaban por necesitarse buscarse 
Y no hace falta mucho más
Si me haces sitio en tu vida te acompaño
Si tú quieres y te quedas me acompañas
Y luchamos juntos cada día
Con el cuchillo entre los dientes
Disfrutando cuando toque
De alguna efímera victoria algún despojo 
De algo parecido a la felicidad
De un respiro en la perpetua desgracia

Eso pensaba

Veinte años después
Sigo comiendo pipas en aquel banco
Mirando El grito de Munch 
Sepultada por las cáscaras
Sola
Perpleja
Con los ojos salados
                   como entonces
Sin enterarme de nada


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Joseph Szabo

domingo, 1 de diciembre de 2013

Bella donna angelicata




                               Non fue por cierto mi carrera vana
                                                       Francisco Imperial

                                Su cuerpo es la verdad que esta noche deseo
                                                       José María Álvarez



Luces la belleza opaca que te da el cansancio
Los hijos un marido
Que no te quiere
Pero eso no importa
                                   ahora
Que te haces mía de nuevo
Con un iPhone en la mano cuando esperas
Refugiada del frío entre otras madres
Y subrayas el dorado que te enmarca
Con el leve movimiento
Dulce y sereno con que apartas
El cabello de tus ojos
Revisando guasáps que se acumulan
Como globos como rojas
Flechas erradas de Cupido
En el carcaj de plomo en que las guardo

Sólo unos pasos nos separan
Y respiro hondo para atrapar tu aroma
Como un perro olfatea una esquina
Y podría besarte en un descuido
O arrodillarme
O pedirte un cigarrillo como entonces
Qué fácil era pero ahora
Es imposible
                      todo
Después de tantos años
Sigues igual y evitas
El saludo cuando puedes
Y te muerdes el labio
Y ese gesto me traslada
A los días luminosos de Punta
A las noches de El Rompido en el paseo
Bebiendo horchata
Comulgada blanca de tu boca
Cuando el pinar se cubría con un edredón negro
Cómplice y la arena tibia
Ofrecía
             blanda un altar
                                      para entregarnos
Al mar en sacrificio
Al oleaje
               de los cuerpos en la orilla
En la cadencia rítmica que marcaba el faro
Y el empalago de tópicos me produce arcadas
Y arrasaría con todo en un momento
Para reunir luego los pedazos y besarlos
Y llorar sobre ellos
                                arrepentido

Me gusta volver allí
Tantas veces aunque solo
A buscar anclajes donde atar
Los recuerdos que aún me quedan
La memoria

Y por casualidad ahora
Todo se silencia de nuevo
Para verte
Como en una mala película
Y los niños que ya salen enmudecen un instante
Y los coches paran mudos sus motores
Escucha cómo el viento
Se detiene entre las ramas para verte
Como Orfeo a Eurídice un último segundo
Entregado
Y volver de nuevo al Infierno de tu ausencia
A la noche que te dejé sola
Por follar con otra
Con esas palabras
Por follar con otra
Tan a tiro tan exótica que
No pude decir que no
Y tú no me lo perdonaste nunca
Y supe que había sido un gilipollas
Y que ibas en serio
Cuando dijiste que no te volviera a llamar nunca
Ni a recogerte en tu casa nunca
Y me negaste el saludo
Y me llamaste chulo de mierda
Y maricón y me pareciste
                                            una pija patética
Y tu hermano esa noche
Me dijo que estabas con Víctor
En la heladería donde se heló mi esperanza
De que pudieras perdonarme
Como siempre habías hecho
                                                 hasta ese día

El frío la cremallera
Del jersey que cubre el cuello
Subrayan tu belleza azul
De Laura Palmer
                            escarchada dulce
Otra vez la arena en los labios
Y el fuego frío de tus mejillas

Pero sé que tu corazón late
Y palpita templado aún
Bajo el abrigo tu cuerpo
Como un ascua casi exangüe
                                                  pero aún
Capaz de incendiar un bosque
De pinos
                de enebros
                                    y prender
Las placas desprendidas de los troncos
La pinaza aguda que atraviesa párpados
Cuando te miro y las agujas
Paralizan mi lengua para pedir perdón

Ahora que han pasado tantos años
Qué ridículo sería
Y los carros de Tiannanmen siguen blindados
Y pisando estudiantes
En cualquier parte
Y somos más esclavos
Y hemos perdido la fe que nos movía
Y el amor
                otra utopía
Que solo me ha dejado
Una hipoteca por pagar
En una casa que no es mía
Y la sensación
                         de haber tirado un muro
Que se me viene encima

Me gusta volver allí
Tantas veces aunque solo
A intentar soltar el ancla de recuerdos
Que desearía evitar
De tu memoria

Y sin embargo

--MMM--