viernes, 24 de enero de 2014

El gran masturbador


                 

                                                                      Tumba y muerte de olvido solicito
                                                Juan de Tassis y Peralta, Conde de Villamediana


Qué importa estar borracho al escribir
                                                             si el alcohol
Puede comprimir las sienes de un hombre
Y licuar su tiempo en las fauces
                                               de la taza de un váter
Perdido irremediablemente
                                           en adicciones
Inmolado en un tríptico de espinas
57 kilos que temen
Llegar al vacío de una habitación alquilada
En la que ya no cabe nada o el dolor
Con fantasmas que repiten su fracaso
                                                 como golpes o latidos
Cualquier opción es preferible
Al quirúrgico desafío de un espejo
A seguir subiendo escaleras de espuma
En solares desolados de camelias arrasadas
Arrancadas como huellas de los labios

Y necesitaría ahora el consuelo de sus hijos
U orinar en la calle
O hacer fuego
Ocupar el tiempo para no volver a hacerse daño
                                     con la sal de los cristales
Para no abrir la puta espita
De recuerdos que pudieron
Ser y ya solo
                      pudriéndose
Frente al vacío
Pero no es miedo lo que siente
Es el tedio lo que tiende
En el cordel deshecho de los días
Sentidos de otros

Y cree encontrar el coraje
En poemas traducidos de Leopardi
En la letanía cadenciosa de Colinas
En los versos como espadas de Cirlot
O en sus propios huevos
                            apretando los dientes
                                                        ante la sima

Podría llamarla de nuevo
O echar un polvo cualquiera
Sin ganas
                 suficientes para romper la apatía
Que el frío que duele azota
Y paraliza y qué
                          sentido tiene esta agonía
Si no es con ella
Leer a Heine o a Bolaño
Y qué difícil vuelve a ser
Enfrentarse a la verdad
                                      esta noche
El techo enigma o estela eyaculada
Teología cuarteada que oprime
                                              de un cosmos sordo de signos
La coraza nigromante la llamada
                           muestra en sus manchas
Profecías 
                  duras de humo 
                  sucias sombras
Y no hay sibila que pueda ser la intérprete
En la desolada Cumas de la cama
Triste sofá de Ikea con funda rota

Y encender un cigarrillo con otro
Y ascender
                   voluta gris el humo serpentea
Como el tiempo sobre un fondo de libros
                   apilados en montones para el fuego
Para que nadie los lea
Ver el brillo apagado del pasado
Que se intuye como propio
Cerrar las cuchillas como párpados
                              como hojas rojas que se pudren
En el fondo de algún charco
Rodear la impureza esclava de los cuerpos
Pensar la cabeza sobre el muslo
La redonda perfección de su carne
El franco círculo fruncido de su ano
El húmedo refugio de sus labios
La sonrisa indiferente
                                 que precede al desprecio
A la mueca de horror de la existencia
Y sentir
            cómo el pijama se abulta de sangre en la entrepierna
Y cuántos ruidos amenazan
Esa gota o en la calle gritos
Empedrada de ruinas y desagües
                                   de ladridos
Los vecinos
Jodiendo siempre
Como un trío de rutinas y jadeos
Y los imagina como larvas
                                          horadando túneles
Y siente una viscosa repulsión
                                          acompasado
En el estúpido momento de estupor
                                          ridículo
                                          cuando se corre 
Y ya no es ella
Y sentir asco y limpiarse con las sábanas
Sucias que soñaron insomnes
El susurro blanco de su cuerpo
Epitalamio o elegía pendiente
Y dormirse en la esperanza
De que la muerte
                            no se pare

--MMM--

Fotografía: © Marc Asnin