domingo, 19 de enero de 2014

Horror vacui

                                   


 Desnudo de todo
                                        salvo de tu nombre
                                                 Leopoldo María Panero



Llenar la cama de mujeres
De tópicos las cuartillas
                                      pasar hambre
En la oscuridad neumática del ruido
Salpicadas de cieno las camelias
Ir muriendo de asfixia en otros brazos
Desconocidos y entrepiernas
Flores sucias de vergüenza
En el día que amanece
Vacuo el cielo color siena
Como un presagio
De tormentas
                     de tierra
                                    de columnas
De resaca bajo cascos de caballos
Con el sabor pegado y apagado
                          de labios húmedos
Pagados
               esclavos en necrópolis de almas
De luna extrema y azul cuarteada
Sangre blanca en los espejos de princesa
O mácula gelatinosa de tanto haber besado
En el turbio laberinto de las ingles
En el cristal de un vaso o en la huella
Del fantasma que toca jazz
                                         y sigue ahora
                                                               sigue sigue
Como un péndulo las olas

Y sentir
             el perfume acre de la muerte
En el sudor que moja las sábanas
Eyacular justo un instante antes
De que la soledad te abrace
Abrasado siempre entre las nalgas
Y repetir
              el nombre que es esencia
              el nombre de la ausencia
              el nombre que se evita
              el nombre
Y repetirlo
              repetirlo como un salmo
                                                     responsorial o rito sacro
Invocarlo vocablo
                              el nombre daga
En el tintineo de los hielos en el vaso
                                                           el nombre afilado
                                                             de borde agudo
En la copa morada que destila tiempo y es hiel
                                                                           su nombre
En el océano del semen derramado
En el polvo anónimo de los muertos
Que empaña ojos que ven solo
Ceniza consumida
                               zarza

Y confiar en el dolor que da la vida
                                                         y nos redime
Aguardar escondidos con la espada
Flamígera del arcángel que expulsó a Eva
En un matacán almenado de ruinas
De dientes los metálicos que desgarran carne

Solo
          seguir follando sin pensar en nada
Sin que el corazón lo sienta
Y destilar palabras que finjan ser nombres
Engarzados en recuerdos falsos
En aromas exhalados de derrota
Sin que importe
Inventar pasados o borrarlos
Empuñar violenta la quijada del asno
En la impostura que socava hoy
La sombra del silencio vomitada
El cauce helado de los inviernos que aún esperan
Como lobos en el pubis
                                        ramas secas
En los cuerpos cansados de no ser tú
La piel muy blanca
Cubrirlo todo
Y sembrar la insidia de esperanzas falsas
Y temblar de anhelos
Las caladas brumas del tiempo en su barrido
De hojas secas
                        del amor sincero
Único primero
                        dónde
En el borde de una fosa
O en un verso de Bécquer
                                           que flota sobre la mierda
                                                                                  un momento
Antes de hundirse de nuevo
En el horror mortal de todo

En el vacío
                
                   que lo llena

--MMM--
Fotografía: ©  Gyula Halász, Brassai, "Paris by night"