domingo, 23 de febrero de 2014

Pírrica



y en la dudosa orilla
del río la vencedora ira de la ola.
Giacomo Leopardi

Temblor al trazar mis ojos a pulso
Colorete en las mejillas
Boquita pintada                
                       de rosa no                
                       de rojo
No saber qué sienta bien
Niña torpe mujer

La falda corta negra
Media delicada mierda                           
                         una carrera
Que nunca queda bien                           
                              y que era ortiga                          
                              sobre la pierna

Ni la vecina cotilla me reconoce                        
                        porque iba guapa                        
                        porque nunca antes
Siempre zapato plano
Y cara lavada
Esculpir a conciencia ese otro yo 
Asomado a un nuevo mundo 
Desde el balcón de mi escote
O partirme la crisma                 
                  en el tacón                 
                  sostenida                 
                  pódium
Sobre la acera temblorosa
Mojada pensando en ti 

Quería ser por una noche por todas                                          
                                            las otras
Tu macarra fantasía
Tu princesa pilingui
Tu sórdido sueño
Adivinar tus gustos
Para que al verme
Tu mirada me arrancase
La ropa con violencia
Cuando llegases tarde               
                           como siempre
Pero el líquido mordisco de tus ojos 
En mis pechos hambrientos
Lo compensaba

Y cerrar la puerta de mi casa                               
                                  lentamente
Con tu olor a piel tu coche
Muerta de luz la madrugada
A ciegas voy rodando por el suelo
A ambientador de pino
A Agua Brava
En el asiento trasero
De tus labios en mis nalgas
Contemplar tu obra 
Frente al espejo 
Celebrando mi victoria
Recontando bajas               
                    ojos despintados                
                    el borrón de la boca               
                    los labios hinchados
                    perdidas las bragas

Y sonreír recordando  
Los golpes las risas
Las gafas de cerca de tu madre                       
                       qué coño es esto
Hechas puñal en mi espalda
El tacón clavado al techo
Las medias vueltas
Querer más
Pues ya no quedan
Yo controlo
Eso a otra
De deseo              
             enfermos
Buscando una farmacia

Cuando mi victoria era entregarme
Ser tierra               
                   humeante
Hasta caer
Otra vez la noche
Vestirme pintarme rehacerme
Para volver vencedora
Para quedar de nuevo arrasada


B. Vargas Tinajero 
Imagen: © Igor Moukhin