sábado, 29 de marzo de 2014

A Rosa

   



[...] hasta la primavera que en tu silencio se demora
Hölderlin

Vivo o muerto, que sea tu cuerpo sólo rosas
Pierre de Ronsard


qué lejos va quedando con los años

tu nuca una hostia rubia en su ostensorio

espiga cimbreante en el viril

del tiempo que te evoca y que lo nubla


en el altar de mieses donde ofrendo

tu risa que era espuma de la ría

el eco del fagot del mar que rompe

la voz adolescente en el naufragio


aquella primavera aún no empezada

la huella de tus labios en la orilla

manchada de una taza de café


en un amanecer que ahora es ocaso

apenas la reliquia de un recuerdo

en el borroso encuadre de la muerte


--MMM--
Imagen: © Fritz Henle