viernes, 4 de abril de 2014

De profundis





Los errores fatales de la vida no se deben a que seamos insensatos: un momento de insensatez puede ser nuestro mejor momento. Se deben a que somos lógicos. Hay una gran diferencia.
Oscar Wilde

Flores negras del Destino,
nos apartan sin piedad
pero el día vendrá en que seas,
para mí no más, no más.
Bolero citado por Manuel Puig en El Beso de la Mujer Araña.

Barras de bar, vertederos de amor.
Quimi Portet / Manuel García


A Víctor L. Briones


Otra vez borrachos y jodidos
Otra vez
Con la asumida tristeza rutinaria de los sábados
Atronantes de persianas metálicas que caen
Como hojas de guillotina o la Vendôme
Sobre noches y esperanza derrotados

Pero sí podemos todavía
Uno más un whisky doble
En vaso riedel
Y el olor barato de un perfume
En el escote caro de una puta
Almizcle supurado por el ojo
Del Cíclope que acosa entre las nalgas
Oh clavel en el seco
Lagrimal de las ausencias
En el espanto cotidiano de las ruinas
En las suaves lomas de nostalgia estéril
Curvas que confluyen en la ingle
Como un panal de avispas negras
Insensibles al dolor del latigazo
De placer la miel violeta de sus labios
O el meado oscuro de la sangre
Y gimen cantan gimen cantan
Dormidas o ya muertas sobre el filo
De otra madrugada que se agota

Sin embargo era distinta
Esta o eso pienso yo también
Que me han jodido
En un nicho de hojas secas y de herrumbre
Para nada y solo
Puede ofrecer veneno y culpa
En virutas virulentas de rencor viril
En los ojos vidriosos de un besugo
Que empieza a heder estando libre
Del mar que lo ahogaba libre
Quiero ser
Del hielo en el efímero verano de una barra

Para lo que hemos quedado
Te estaba diciendo
Que hay que joderse

Porque el odio es una pompa de jabón que va creciendo
Y yo viajo dentro acomodado
Cuando se acaba el dinero
Y el amor salta por la ventana
Y los ridículos versos se acaban
Color crepúsculo o neón 
Apurados entre culos de las últimas
Copas o en colillas babeadas del deseo
Dejadas consumir entre los dedos

Todo empieza a darme vueltas
Náuseas y en las tangas de unas negras infinitas
Se revientan las costuras de la noche
Plata oscurecida y rosas muertas
En la llama fatua de un mechero
Serigrafiado con perfil de piernas

Siento que la lengua se me arranca
Arrastrada por la lava de los cuerpos
Por el sexo que es la fragua de este infierno
Que arde en sus cinturas y en sus pechos

Me explota la cabeza me parece
Que no estoy para conducir
Querido amigo
Que nunca fallas
Baja la ventanilla un poco
Porque apestas a cerdo
Chavalote

Que el amanecer refresque la resaca
En nuestros rostros prematuramente
Envejecidos y cansados
De vivir capullo
Si sigues tosiendo así
Vas a acabar vomitando
En la tapicería

Me entran ganas de besarte macho
Quita coño
Que era broma
Joder tío
La estás liando


--MMM--

Fotografía: © Gyula Halász, Brassaï