martes, 8 de abril de 2014

La petit renard




-¿Jugar contigo? No, no puedo -dijo el zorro-. Todavía no estoy domesticado.
                                                                                   Antoine de Saint-Exupéry


Hoy pido dos copas
Una para mí
Otra para tu sombra

Pasé de loba solitaria a zorra
Domesticada por tu presencia
Extraña al verme en la calle 
                               contigo a mi lado
Hablando esperando respuestas
En vez de deambular 
                               pensándote
En medio de todos sola

Me acostumbraste a ti

Y ahora nos veo riendo
Aunque no quiero
Y me cambio de acera por no cruzarme
Con nuestro recuerdo aún fresco
Me da tanto asco 
                     que me duela
Me odio tanto
                     por no aprender
                     por echarte de menos

Esta noche brindo por todas
Las lobas solitarias
Las malditas zorras
Domesticadas por un príncipe
Que desaparece con la primera 
Bandada de pájaros silvestres

A domesticar a otras lobas
A pulirse otras rosas


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Daido Moriyama