viernes, 2 de mayo de 2014

Mar Egeo

                                   
                


                                                              Y así acaba el mundo.
                                               No con un estallido, sino con un sollozo
                                                                                               T.S. Eliot

                                               Es el amor que me abandona
Pero mi corazón está en paz
                                                                                              José María Álvarez


El agua lame mis pies
La arena rezuma cerveza
Semen tiempo cristal humedecido
La brisa me trae y me entierra
En una duna susurrante
De sones de sádicas sirenas
De recuerdos que me abrazan ebrios
Y luego me hablan al oído
Mientras patean mi cabeza
Mi soledad en el paseo 
Empujando un carrito de la compra 
Lleno de vida hecha chatarra 
Y melancolías ajenas

Ausentes la mente y el cuerpo
Tan solo el agua la arena y la huella
De mi pie 
                como entonces
                                           pequeña

Es el ocaso puerta entreabierta
A un día de playa lejano
Y todo era posible
Cabo Sunión
O Bolonia

El relente roe mis huesos 
Hechos de sal y de noche
                                                   
Velas negras hienden nieblas 
Los días a ti consagrados 
                                        y Roma
Arden en el acantilado horizonte


B. Vargas Tinajero