lunes, 26 de mayo de 2014

Súcubo

                                       





                                          Búscame, princesa
                                            de la desolación
                                            Luis Alberto de Cuenca

                                            -Algún día encontrará la felicidad.
                                             -Sí. Y algún hombre perderá la suya.
                                                                  La ventana indiscreta


Ser por una sola vez
Diosa o hembra hambrienta
Hija de la Noche y de un poema
Simonetta o Mata Hari
Bettie Page o Helena
Bañada en luna en las aguas
Turbias que tiritan y susurran al oído de los muertos
Años ahogados en el fondo del vaso

Una mujer fatal de esas a las que cantan 
Gimferrer o Álvarez
Montalbán o Luis Alberto
Náyade terrible o cobra espejeante
Meravigliosa creatura de Nannini
Zarza ardiente en mi deslumbrante gloria
Misterio o verbo oscuro
Hecho carne fatal inalcanzable
Dueña de una mirada
Capaz de quebrar los principios más firmes
De dejar a un hombre abrazando su propio infierno 
                                                             desesperado
                                                             agradecido
Bendiciendo su fortuna solo
Por arder conmigo

Si lo fuera

Te dejaría creer que eres tú quien me elige
Me invitarías a una copa
Y deslizaría mi pie por tu pierna hasta aprisionar
Tu bragueta bajo la mesa erecta

Y en la cama desnuda 
Sima abierta o cielo negro al que arrojarte
Recoger tus restos acunarlos en mi pecho
Y arrasarte de nuevo 
                Smirna calcinada
Hasta que no quedasen memorias 
                                                      ni calles
                                                      ni piedras 
Hasta que exudes mi nombre
                                          Nada
Hasta que olvides el tuyo
                                          Nadie
Extraviado Marco Polo en la ruta de la seda 
                                                   de mi espalda

Despertarías
                                  solo
Entre sábanas húmedas saladas 
Con nuestro olor formando parte
De una pleamar de despojos
Medias rotas y bragas vueltas
Semen marchito a la deriva
Y un pañuelo negro 
Ondeando en la cabecera

Abandonarte

Con el cuerpo y el alma aliviados
En plena resaca
Colilla vestida de carmín
Junto a un vaso 
                             roto 

Apurado como tú 
                         hasta el tuétano

Y regalarte 

El eco de mis pasos 
Que se alejan sobre las aguas
La sombra
De mi cuerpo que ya no es
                      que nunca será más deseable
                      más hermoso que entonces 
Cuando vuelve a la noche triunfante y se esfuma
Venus trocada en Aurora
En el aire frío ceniciento
En el humo que asciende tibio
De las alcantarillas de la madrugada


B. Vargas Tinajero
Imagen: ©  "The Kiss", de Odd Nerdrum (1944-).