sábado, 14 de junio de 2014

Bandera azul




                    Limpie las fauces del arlequín de proa
                     Los sobacos adolescentes
                              Manuel Vázquez Montalbán

                    Y en medio
                     Toda la inextinguible capacidad de provocar dolor
                      Invicta a través de los años
                              Roberto Bolaño

El auténtico amigo es el que sabe todo sobre ti
y sigue siendo tu amigo.
Kurt Cobain


I

Éramos inmortales todavía
Teníamos la belleza insolente
De los fuertes en los versos de Novalis
La épica y el sueño inútil 
De la valentía

Y éramos perros tirados
En la acera olfateando
El celo en las esquinas
Temiendo solo que el futuro
No fuese a llegar nunca

Y queríamos comernos el mundo
Para ir al Náutico a cagarlo
Y tirarnos luego a sus estúpidas
Niñas de papá porque el amor
Era entonces 
Hacerlas gemir bajo una barca
Y esparcir semen
                              básicamente


II 

Aquella noche habíamos robado
La bandera azul del paseo
E íbamos hasta el culo de todo
Como tigres de Mompracem
Subiendo al mástil de la gloria
Con un cuchillo entre los dientes

Take me down to the Paradise City
Where the grass is green and the girls are pretty 
Cantaba Axl Rose en la radio
Y temblábamos en la arrogancia de la urgencia
Y la vida ardía furiosa en los cabezos

Pero esa noche era el hedor
De las pescaderías
Un hálito pútrido de óxidos
En las antiguas cocheras del ferrocarril
El augurio de un sudario que amortaja
La culpa que palpita entre las piernas


III 

El Fiat Uno dio dos vueltas indecisas
En círculos concéntricos hasta que ella
Se acercó a la ventanilla y dentro
Olía a pedos y a hachís
A adolescencia ebria o infancia muerta

Una yonqui del muelle de Levante
De verbo desbocado y dientes negros
Con el pelo recogido en una cola
Y un sujetador dorado o un bikini

Leia Organa de tacones imposibles
Forrados de raso amarillo
A cambio de qué
Y un short blanco y sucio
Que llevaba metido
Por la raja del culo


IV

Fóllatelo que hoy cumple diecisiete
Y te llevas un talego por la cara
O por lo menos se la comes

Y sobado atrás la baba dibujaba
Un hilo de plata en la Union Jack
De Eddie en el The Trooper
Sobre un monte de soldados muertos


V

Qué ridículo parece ahora
Y daría cualquier cosa por no haber
Estado allí

Pero alguien le llevó la mano
Y empezó a moverla
Con la rutina de un oficio aborrecido
El frufrú del vello en el vaquero
Y los cabrones
No paraban de reír

Y sentí que la sangre
Se agolpaba en las sienes
Y el martillo de su pelvis en el muslo
Y creo que eyaculé sobre el short
Blanco y sucio
Que llevaba metido
Por la raja del culo


VI

Tenía el olor dulce
De una hoja de higuera muy sudada
Y todo giraba deprisa y las luces
Emitían halos que eran
Abanicos circulares
Con el filo frío 
Flashes de dolor
Y me asfixiaba

La sangre bombeando en los oídos
Un alud de grava y me besó
                                                eres un crío
Y sentí náuseas y la luna
Iba creciendo inmensa y blanca
Como un himno de Hölderlin
A la locura
      
                     
VII

Apenas fue un segundo
Breve y luego
Dejé de apretar
El cuello y en sus ojos
Como una maldición en la balada
De Coleridge un tatuaje
Rojo en la retina

Y empezó a toser y vino el vómito
Negro en la tapicería y la dejamos
Tirada en un parterre lleno
De plumas de gaviota y gallinaza

Y era solo una muñeca
Desarticulada y rota en la ambarina
Espuma de sus bragas o a la sombra
Sin flor de las muchachas rubias
Que van mansas a morir
Con el escote ensangrentado


VIII

Al día siguiente no hubo nada
En el Huelva Información
Solo en portada
El mástil del paseo
                                desnudo
Sin la bandera azul


IX

Al volver cada verano a esta Comala
De agostos muertos evitamos
Recordar aquella noche

Nosotros
               hechos solo de relatos
En la muda geometría de lo posible
Cuando aún la hierba
                                     podía ser verde
Y las mujeres bonitas


X

Del mar que nos espera un viento suave
Hace ondear ahora la bandera
Como un fantasma azul
Pero la imagen
Se desenfoca
Y la cámara se va alejando

En el límite confiado del encuadre
Nuestros hijos juegan
A que son corsarios o piratas
Pero nunca
Han leído a Salgari
                               ni conocen a Axl Rose

--MMM--