domingo, 31 de agosto de 2014

Ángel



                                                  "Vino el que yo quería
                                                   el que yo amaba"
                                                              Rafael Alberti

                                                   "Tu luz, como la luz de la alba aurora,
                                                    Cuando tormentas ahuyentando viene"
                                                             Gabriel García Tassara
  
                                                    "Callen poetas e callen abtores,
                                                     Homero, Horacio, Virgilio e Dante,
                                                     e con ellos calle Ovidio D´amante"
                                                             Francisco Imperial


Que los ángeles existen no lo dudo
Pero soy incapaz de distinguir su exacta
Taxonomía aunque sé que hay
Ángeles como palomas mensajeras
Y también los hay custodios y en la escala
Militar que los ordena en su celeste
Jerarquía los hay arcángeles y serafines
Querubines y mancebos agrupados
Piña abigarrada en sostener
Vírgenes y santos en el Cielo
Como enjambres o en bandadas
De atlantes nubes soportando
Levemente en su vapor
A otros coros celestiales

También hay según constato
Ángeles luciferarios que dan luz
Que no luciferinos que prefieren
Las tinieblas circulares de Luzbel
Y los hay turiferarios que se encargan
De sahumar de incienso a los dichosos
Y ceriferarios que dan cera y pulen cera
En un Karate kid a lo divino
Para que el Cielo luzca con los angelitos negros
De la copla de Machín

Incluso existen y es seguro
Porque alguno he conocido en clubes
Donde el fuego arde de neón lascivo
Ángeles soberbios en belleza que han caído
En la carne que les fue vetada
Pero para ellos ya están Byron
Panero o Baudelaire
                                que les cantaron

Yo quiero rezar ahora a un solo ángel
Posado una mañana en una silla
De un velador cualquiera
Estrella recortada como el alba
Veermer sobre el gris de la muralla
Entre tazas y cafés del desayuno

En sus manos por Fra Angelico trazadas
O pintadas por El Greco sostenía
Un plano enorme que era reacio a ser plegado
Afanada en el misterio eufónico de nombres
De una ciudad del sur que le era extraña

Era blanco y generosamente escaso su vestido
Muslos blancos como lirios en el vértigo
Suave de alabastro blanco entre las manos
De Canova sus piernas blancas infinitas
Copo de espuma
                            Venus renacida
En la corriente verde oliva que se lleva el río
O Simonetta nórdica de luz de auroras
En su pelo removido por el viento
Esperando un verso de Petrarca
O que Herrera lo recoja luminoso
En la trenza de oro de un soneto

Oh criatura angelical atravesando
La roca dura de mi pecho mármol
Lápida para el amor con una flecha
En su puño puesta en bronce por Bernini
Solo para hacerme daño

Oh celeste aparición su sola lengua
Me era extraña y enredada de Babel
No supe entender en el enigma
De su letanía velar como un susurro
Ni en el eco marcial de la prosodia
De arengar aladas cohortes
De flamígeras espadas empuñadas
Perdido como estaba ya y caído
En la sima desde entonces de sus ojos grises
No logré saber qué me pedía
Señalando con su índice en el mapa

Sólo de sus labios rosa
Mariposa como un verso de Rubén
Pude distinguir envuelta en luz una palabra
          
                       toreador

Y tuvo que notar después
Cómo a mí se me abultó
                                        la taleguilla
Y terminamos la faena sobre sábanas
Arrasadas de sudor de una pensión
Y nos despedimos como amigos con dos besos
Y temí volverme y convertir en sal
                                                      aquel momento

--MMM--

Fotografía: © Henri Cartier-Bresson