martes, 19 de agosto de 2014

California girl


                 

                           "un pedazo de mar,
                          con un olor a sexo que desmaya"
                                                  Oliverio Girondo

                          "ella se abrió como un humilde mejillón al calor
                           sobre la arena (la dejaron lavándose en el mar)"
                                                       Manuel Vázquez Montalbán

Un escalofrío me saca
De mi sopor y me siento en la arena
No recuerdo cómo
He acabado en la costa
Ni el nombre de este reino junto al mar
Pero me gusta
Hacía mucho tiempo
No me importa

Unos chicos se bañan desnudos
Y me sorprendo
Sintiendo envidia del agua
Yo que no tengo cuerpo ya
Para nada que no sea beber
Sin Patricio esponja
Que sólo rezuma hastío 
Alcohol
Desgana

Pero la vida hierve en la arena
Me sube por las plantas
Me rodea y arrincona
Y me siento culpable por ser parte
De este momento
Por recibir este regalo
Que ni pedí 
Ni quiero

No hay luna pero sí luces
De un chiringuito 
De los barcos oscilantes
A lo lejos amarrados

En la orilla algunas parejas 
Una señora mayor 
                              arrastrada
                                                 por su perro 
Y un pirado haciendo footing
                   ya son ganas
Creo que es su primer día
Porque va súper equipado
                   cinta para el pelo
                   ropa de marca
                   brazalete con iPod
                   zapatillas de suela inmaculada
Y una expresión inconfundible
La que tienen los tontos que creen 
Que por castigar su cuerpo
                     déjame adorarte Pereza
                     madre de todos los Vicios
La vida les tratará mejor

Ya se le pasará
Me digo

Y brindo por el pardillo
Mientras termino
Un botellín calentorro que
Por el carmín 
Deduzco que era mío

El sabor y el olor amargos
Me reconfortan
Somos viejos amigos
Aunque me den dolor de cabeza y náuseas
Pero también me los da mi novio
             dónde coño estará
Que no me escucha ni comprende
Ni la mitad de bien

Un grupo de niños pasa
               qué harán a estas horas
               angelitos
               fuera de la cama
Y me miran y se ríen
                no sé de qué
                los muy cabrones
Y me hacen sentir torpe
Como una gaviota ebria 
                               trasnochada
Me incorporo incómoda y caemos
Mi melopea costera y yo
De bruces sobre mis bragas

Frente a mí 
Murmullo de olas
A mi espalda jalean
Compañeros de profesión sin saberlo
Un puñado de perdedores
Que lucen ufanos sus vanos trofeos
Motos
Novias
Teléfonos
Implantes

Ignorantes

Poseer es perder dijo Pessoa
Y entre lo que pierdes
            y lo que no llega
Al final a todos nos queda
Lo mismo

La pérdida

De pelo 
De orina
De ganas
De vida

Es lo único cierto

Eso
Y que hace una rasca de cojones
Y que voy a levantar el culo de la arena
Y hacer eses
Hasta el chiringuito
Donde el cabrón de mi novio estará 
Camelando a alguna guiri
Y pedirme
Otra cerveza


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Cristian Crisbasan