sábado, 2 de agosto de 2014

Collige rosas




  La trabazón carnal.
  Con estas tres palabras me basta.
  Jorge Luis Borges

 Y que la negra muerte te quite lo bailado
  Luis Alberto de Cuenca



Estas tardes de otoño nos anuncian
Con el ámbar que la brisa arrastra al mar
La inminencia del invierno
                                           en las noches de sus días
Que traerán nostalgias de estas horas
Desaprovechadas en la primavera de tu cuerpo
En el plenilunio blanco de tus muslos
En el coral rosado de tu sexo o en la clara
Línea del seno que el bikini ha dibujado
Con lenguas de sol y arena en el verano

Y fluirá falaz un adelanto
Del final fingido fabulado
En el flotar perfil de flor que traen tus labios
Finos perfilados y entreabiertos
                           de besos furtivos y palabras falsas

Desnúdate esta noche a la luna que es testigo
Del temblor de tu cuerpo entre mis manos
Antes de que el tiempo nos condene
Al alambre de espinos o de olvidos
Que teje Aracne en guirnaldas de memoria
De memoria en nudos de recuerdos y no habrá
Ariadna que nos salve de la rueca
                                    de la implacable rueda
                                    del circular laberinto de las Parcas

Antes de que la sombra hambrienta nos alcance
Pisa con tus pies descalzos las uvas que la noche brinda
Apura el mosto de tu dulce vendimia de venenos
Fúndete ebria en el sudor salado de mis brasas
Vacía de notas la flauta que te ofrece el fauno
Húndete en la aleación bicéfala de la carne que se entrega
Licúa con tu lengua furiosa el borbotón de sangre que colapsa
Mis sienes y el racimo palpitante
                                                    que te ofrezco entre las piernas
Siente el corazón que voraz late entre mis manos
                                       arrancado como ofrenda
Y lánzalo último y sangrante
Por el despeñadero de los años que se han ido

Déjame desnudo y solo
Consumado exhausto
                    consumido
Saciado de tu nada y de vacío
Por no hacer mudanza en tu costumbre


--MMM--

Imagen:
"El rapto de Proserpina" (1621-1622) [detalle], de Gian Lorenzo Bernini. Escultura en mármol. Galleria Borghese.