sábado, 22 de noviembre de 2014

Do ut des

 

                                                                 oh flor que mis mandíbulas mastican
                                                                                         Leopoldo María Panero

                                                                                         Had me fighting for air
                                                        She told me to come but I was already there
                                                                                                                   AC/DC


Vale
Esta noche ya he dejado que me arranques
Los insultos más procaces al oído
Que me arañes con tus uñas y que claves
Los dos negros estiletes en mi carne
Del tacón o son tus ojos las agujas
La saliva de una lágrima perfecta

Y he besado
El perfume coagulado de la sangre
Del alcohol y me has prendido con la llama
Rayas blancas alineadas o es un juego
Fuego que arde turbio en el espejo
Que no puede ya a estas horas reflejarnos

No me importa
Que me enfangues de jadeos exhalados
Sobre el pecho vaciado de un esclavo
Bajo el peso ya vencido del hambriento
En el himen desprendido en madrugadas
Que amenazan con romper de luz la noche
Muerta
           otra en la cama
De una habitación que cargaré en la Visa

Y he sentido
Que tus dientes se me clavan en los labios
En el cuello párpados licor
                                           pan en tu boca
En la elipse que se pierde entre tus tetas

Y he dejado
Que tú extingas con la lengua el sacramento
Brasa verga comulgada que es ofrenda 
Elevada en sacrificio entre las piernas

Y has querido
Saciarte con la espuma de un vergel en este cuerpo
Asfixiarme con la almohada de unas sábanas sudadas
Exhausto vaciado
                             que me licue
En el blanco plenilunio enrojecido de tus nalgas

Ahora solo quiero que comprendas
Que ha llegado ya el momento
                                                de cobrar mi parte

--MMM--
Fotografía: © Artem Yankovsky