domingo, 14 de diciembre de 2014

Prioridades





                                                   Entonces la soledad se marcha con los ríos…
                                                                                               Rainer María Rilke


Qué hermoso el mar cuando la tarde arde
Sobre cobre como un ascua o son pavesas
Y sé que en su belleza aguardan monstruos
Abisales en las simas que se preñan de corrientes
Frías de sal de los ahogados o en su semen

Qué hermosas las palmeras despeinadas que salpican
El pinar dorado en dunas cuando el sol declina
Y sé que en su belleza altiva esconden larvas
De insectos repugnantes en sus troncos donde horadan
Galerías que las acaban deshaciendo

Qué hermosa la ciudad que se diluye en sombras
A esta hora son sus calles cauces líquidos de luz
Y sé que en su belleza eléctrica de neones el alcohol
Va hinchando en antros como este y en burdeles
Cada noche un poco más mi soledad

Que hermosa tú también cuando es tu cuerpo
Desnudo imán en la perfecta curva de tus nalgas
Y sé que nada hay más importante ahora en qué pensar
Que en pagar lo que me pidas



--MMM--

Imagen: © Jim Peters