domingo, 7 de diciembre de 2014

Toc toc

      
                         
   Intenta, poeta, retenerlas,
                                              cuando despierten en tu cabeza
                                  de noche o a la luz del mediodía.
                                                                    C. P. Cavafis

Podrías llamar a la puerta
Al menos una vez
Pedir permiso antes de entrar
Y vernos haciéndolo 
               en mi cama
               en el asiento trasero
               contra la pared
Dejándolo todo hecho un asco
Sin saber 
              porque no importa
Dónde acaba tu mano 
Dónde empieza mi sexo

Pide permiso coño
O avisa antes 
De desvanecerte 
                        de golpe
Puto recuerdo impertinente
Y dejarme tirada
En el pasillo del súper
Con las pechugas
                              en las manos frías
Con estas ganas
Con estos pelos

 B. Vargas Tinajero