viernes, 24 de enero de 2014

El gran masturbador


                 

                                                                      Tumba y muerte de olvido solicito
                                                Juan de Tassis y Peralta, Conde de Villamediana


Qué importa estar borracho al escribir
                                                             si el alcohol
Puede comprimir las sienes de un hombre
Y licuar su tiempo en las fauces
                                               de la taza de un váter
Perdido irremediablemente
                                           en adicciones
Inmolado en un tríptico de espinas
57 kilos que temen
Llegar al vacío de una habitación alquilada
En la que ya no cabe nada o el dolor
Con fantasmas que repiten su fracaso
                                                 como golpes o latidos
Cualquier opción es preferible
Al quirúrgico desafío de un espejo
A seguir subiendo escaleras de espuma
En solares desolados de camelias arrasadas
Arrancadas como huellas de los labios

Y necesitaría ahora el consuelo de sus hijos
U orinar en la calle
O hacer fuego
Ocupar el tiempo para no volver a hacerse daño
                                     con la sal de los cristales
Para no abrir la puta espita
De recuerdos que pudieron
Ser y ya solo
                      pudriéndose
Frente al vacío
Pero no es miedo lo que siente
Es el tedio lo que tiende
En el cordel deshecho de los días
Sentidos de otros

Y cree encontrar el coraje
En poemas traducidos de Leopardi
En la letanía cadenciosa de Colinas
En los versos como espadas de Cirlot
O en sus propios huevos
                            apretando los dientes
                                                        ante la sima

Podría llamarla de nuevo
O echar un polvo cualquiera
Sin ganas
                 suficientes para romper la apatía
Que el frío que duele azota
Y paraliza y qué
                          sentido tiene esta agonía
Si no es con ella
Leer a Heine o a Bolaño
Y qué difícil vuelve a ser
Enfrentarse a la verdad
                                      esta noche
El techo enigma o estela eyaculada
Teología cuarteada que oprime
                                              de un cosmos sordo de signos
La coraza nigromante la llamada
                           muestra en sus manchas
Profecías 
                  duras de humo 
                  sucias sombras
Y no hay sibila que pueda ser la intérprete
En la desolada Cumas de la cama
Triste sofá de Ikea con funda rota

Y encender un cigarrillo con otro
Y ascender
                   voluta gris el humo serpentea
Como el tiempo sobre un fondo de libros
                   apilados en montones para el fuego
Para que nadie los lea
Ver el brillo apagado del pasado
Que se intuye como propio
Cerrar las cuchillas como párpados
                              como hojas rojas que se pudren
En el fondo de algún charco
Rodear la impureza esclava de los cuerpos
Pensar la cabeza sobre el muslo
La redonda perfección de su carne
El franco círculo fruncido de su ano
El húmedo refugio de sus labios
La sonrisa indiferente
                                 que precede al desprecio
A la mueca de horror de la existencia
Y sentir
            cómo el pijama se abulta de sangre en la entrepierna
Y cuántos ruidos amenazan
Esa gota o en la calle gritos
Empedrada de ruinas y desagües
                                   de ladridos
Los vecinos
Jodiendo siempre
Como un trío de rutinas y jadeos
Y los imagina como larvas
                                          horadando túneles
Y siente una viscosa repulsión
                                          acompasado
En el estúpido momento de estupor
                                          ridículo
                                          cuando se corre 
Y ya no es ella
Y sentir asco y limpiarse con las sábanas
Sucias que soñaron insomnes
El susurro blanco de su cuerpo
Epitalamio o elegía pendiente
Y dormirse en la esperanza
De que la muerte
                            no se pare

--MMM--

Fotografía: © Marc Asnin

domingo, 19 de enero de 2014

Horror vacui

                                   


 Desnudo de todo
                                        salvo de tu nombre
                                                 Leopoldo María Panero



Llenar la cama de mujeres
De tópicos las cuartillas
                                      pasar hambre
En la oscuridad neumática del ruido
Salpicadas de cieno las camelias
Ir muriendo de asfixia en otros brazos
Desconocidos y entrepiernas
Flores sucias de vergüenza
En el día que amanece
Vacuo el cielo color siena
Como un presagio
De tormentas
                     de tierra
                                    de columnas
De resaca bajo cascos de caballos
Con el sabor pegado y apagado
                          de labios húmedos
Pagados
               esclavos en necrópolis de almas
De luna extrema y azul cuarteada
Sangre blanca en los espejos de princesa
O mácula gelatinosa de tanto haber besado
En el turbio laberinto de las ingles
En el cristal de un vaso o en la huella
Del fantasma que toca jazz
                                         y sigue ahora
                                                               sigue sigue
Como un péndulo las olas

Y sentir
             el perfume acre de la muerte
En el sudor que moja las sábanas
Eyacular justo un instante antes
De que la soledad te abrace
Abrasado siempre entre las nalgas
Y repetir
              el nombre que es esencia
              el nombre de la ausencia
              el nombre que se evita
              el nombre
Y repetirlo
              repetirlo como un salmo
                                                     responsorial o rito sacro
Invocarlo vocablo
                              el nombre daga
En el tintineo de los hielos en el vaso
                                                           el nombre afilado
                                                             de borde agudo
En la copa morada que destila tiempo y es hiel
                                                                           su nombre
En el océano del semen derramado
En el polvo anónimo de los muertos
Que empaña ojos que ven solo
Ceniza consumida
                               zarza

Y confiar en el dolor que da la vida
                                                         y nos redime
Aguardar escondidos con la espada
Flamígera del arcángel que expulsó a Eva
En un matacán almenado de ruinas
De dientes los metálicos que desgarran carne

Solo
          seguir follando sin pensar en nada
Sin que el corazón lo sienta
Y destilar palabras que finjan ser nombres
Engarzados en recuerdos falsos
En aromas exhalados de derrota
Sin que importe
Inventar pasados o borrarlos
Empuñar violenta la quijada del asno
En la impostura que socava hoy
La sombra del silencio vomitada
El cauce helado de los inviernos que aún esperan
Como lobos en el pubis
                                        ramas secas
En los cuerpos cansados de no ser tú
La piel muy blanca
Cubrirlo todo
Y sembrar la insidia de esperanzas falsas
Y temblar de anhelos
Las caladas brumas del tiempo en su barrido
De hojas secas
                        del amor sincero
Único primero
                        dónde
En el borde de una fosa
O en un verso de Bécquer
                                           que flota sobre la mierda
                                                                                  un momento
Antes de hundirse de nuevo
En el horror mortal de todo

En el vacío
                
                   que lo llena

--MMM--
Fotografía: ©  Gyula Halász, Brassai, "Paris by night"

sábado, 18 de enero de 2014

Parking



El terror está ahí fuera, donde comienza el mundo
Luis Alberto de Cuenca


Aparqué en el super hace un rato
Mi lista
               comida para la gata
               la perra
               y mis padres
Pero no salgo

Frente a mí la autovía 
El amortiguado sonido de los coches
Una Picasso en la plaza de al lado
Empieza a vomitar niños
La señora mira mi Honda
Y me envidia
Como yo a ella
Vidas cruzadas
Caras cruzadas por la vida
Que nos despierta a bofetadas
Cada maldito día

Aquí quieta estoy a salvo 
De todo lo que no quiero
De todo lo que me espera implacable
                                                      fuera
Una gata que me araña
Una perra que se escapa
Un tiempo que no pasa
Que es lodo estancado

Así que sigo aquí dentro
Flotando en este espacio acristalado 
Lleno de polvo monedas y migas de pan                                          
Que no marcan la dirección a ningún hogar
Ningún camino de vuelta


B. Vargas Tinajero 
Imagen: © Dimitri Kessel

miércoles, 15 de enero de 2014

Alicia





Piscina sin niños
Triste pozo
Espejo líquido verde
De un cielo verde de nubes verdes

Habrá otro mundo ahí abajo
El azul agosto
                     pienso
Libre del paso del amarillo tiempo
                                                            
Tal vez debería cerrar los ojos
Y cruzarlo
Abrir la boca respirar hondo
A ver si así te encuentro

Mi azul agosto
Libre del poso amarillo del tiempo

B. Vargas Tinajero  
Imagen: © Mirella Niebl

sábado, 11 de enero de 2014

Ay tus labios





                                                "Ya no paso por domí
                                                  destrosa mi corasao
                                                  amor mío si tú me quiere
                                                  quítame er beso de amau"
                                                             Remedios Amaya


Última noche del fin
Del verano llegó
Y nosotras sin partir
Púberes polillas atraídas 
Por las luces ámbar y eléctricas
Que cegaban el nocturno manto
Como vómito celeste
En la noche de Cullera

Pequeña galaxia caótica
Eterno salir del camping 
Mi amiga arrastraba con pena 
Su pierna escayolada al llegar
Al descampado luminiscente de haces 
                                  y corrientes
Al girar la esquina y allí
La feria o pesadilla
                            de Stephen King
Con sobredosis de glucosa en sangre

Atracciones mamoneo
Nuestras tetas epicentro
Deja que te firme el yeso
Pero sin mirármelas cerdos
Y su amigo con mi amiga
Buscando los autos de choque

Sin tu padre esa noche
Príncipe heredero 
               tú eras el dueño
De aquel estanque de plástico
De coches enanos y horteras
Con tus vaqueros elásticos
Citando la noche en las puertas
                                       del chiquero
La mano en la taleguilla
Templado el estoque
La camisa abierta y el peine 
                                             quetequiero verde
En el bolsillo trasero

Tus labios pa mí turú turai

La dejé con los dos buitres
La escayola y las muletas
Dame seis fichas son
Trescientas pesetas

No sé conducirlos 
                                me da hasta jindama
Da igual yo te enseño 
                                 ponte a mi vera

Tus labios pa mí turú turai

En el coche y en el techo
Saltaban brillantes las chispas
De choro tus Yumas pisando
Hasta el fondo el pedal y más
Tus manos en las mías 
El brazo velludo y esclava 
                                         sobre mi espalda marcada
Un niño sangraba en la boca
Su diente marfil en la mano
Manchado el volante de rojo
Y lágrimas mojado
Que se ponga uno de oro
Cabreada la madre berreaba
Y yo a carcajadas

Tus labios pa mí turú

Espera que el turno se acabe
Y tiramos pa' la playa
Como un Tarzán colgado 
Saltabas entre los coches
                                          de eléctricas lianas
Cometa al viento tu pelo
Acariciaba mi cara
Y un Winston rendido en 

Tus labios pa mí turai

Tú yo y la hermosa
                               bici rosa
                                             mariposa
La devuelvo que es prestada
Junto a las duchas sin lucha
Con feroz negra manaza
Me arrancaste los botones castos
Que a mi blusa atosigaban
Y metiste tu ficha en mi escote
En una rápida jugada
Poniéndome en marcha supieron
Tus dientes tu lengua tus labios turú
A besos robados
Hachís y litrona
A noche racial y salvaje
Mi mano apretaba tu peine
Contra el bolsillo la tuya
Levantando violento mi falda
Húmeda sobre la arena

Mis labios pa ti turú turai

El bestial tirón del pelo
Qué salvaje este me mata
Y el frío de pronto a dos metros
                                                Tú
                                                Turú turai
La cara me ardía y noté
Que me arrastraba
Lúbrica sabina rescatada
En el peor momento
Por una mama indignada
Vergüenza tenía que darte 
Con la pierna escayolada
Dejarla sola
                          a la Ana

Le habían chorao las muletas
Dos gitanos y una paya
En autoestop hasta el camping
Y con las peras sobadas
Pobre amiga abandonada
Celosa de tu suerte
Y con la pata quebrada

Tus labios pa mí turú turai

Y mientras a gritos mi mama 
Al coche que me arrojaba
Tu peine escondí y tu ficha
                                           verde que me puse verde
                                       
En lo más profundo recuerdo
Cuando la feria se acerca
Tus labios tus ojos negros
El roce de tu camisa en mis pechos
Tu pasión polinganera
Y el beso más intenso
Y aquel tirón del pelo
Tus labios pa mí
Ya nunca y ya siempre
De aquella noche
                          turú turai


B. Vargas Tinajero 
Imagen: © Kurt Hutton

jueves, 9 de enero de 2014

Monte Tabor




                    Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, 
                     y más la piedra dura porque esa ya no siente,
                     pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
                                                                        Rubén Darío

                   Huella de labios hijos en el borde del orinal
                                                 Manuel Vázquez Montalbán


El tiempo va clavando su frío
En la carne de los que fueron felices
Hoy firmes
                hombres fugitivos de sí mismos
Retenidos fósiles en un ámbar de recuerdos
Cuando todo cae como un derrumbe
Vidrios empañados
Roncas bocas y gargantas
Rotas y anegadas de escamas
Cicatrices
Supurando atavismos sin fe
Entre los dientes de sierra
                 de la memoria

Un pelo largo en el lavabo sucio
Puede detonar la pena
La cuchilla que desnuda el mentón
Frente al espejo
Transfigura la extrañeza
De no reconocerse
En el taladro seco
De la mirada

Y a estas horas la playa
Se llena de muchachas muertas
Porque hay algo obsceno en el recuerdo
De sus risas blancas
                                  saetas
Contra el cristal blando
Sílex que perfora el pecho
Como un himno de Novalis

Una araña se descuelga y mece
Desde la lámpara teje lunas amarillas
                             sobre párpados de esparto
Cuando la muerte ensaya
El triunfo de su escenario
La mano sobre el sexo laxa
Y un pellizco en los pulmones
Al respirar el aire espeso

Y mientras tanto en las dunas
Siguen parejas follando
Como perros a la vista de la urgencia o ratas
En un descampado de coches
                                 que muestran sus entrañas negras
Y no se dan cuenta
De que la cabeza pesa sobre la almohada
Hasta explotar como confetti
Y los putos vecinos no se callan
Intentando conjurar el miedo
Con imágenes que amasan
El último consuelo del viento
Hueco y demente siempre
O en los versos de Leopardi

El semen mancha la colcha azul de la infancia
Las sábanas blancas quemadas de sudarios
Transpiradas de nombres 
                      transitadas 
                      de cuerpos extraños y esclavos
Y sentir con esperanza
Que el Infierno es solo el tiempo
                                                  que me queda
                                                  para olvidarla

 --MMM--
Fotografía: © Daido Moriyama

miércoles, 8 de enero de 2014

Mis sombras




Quiero que me quieras con peros
Con defectos con lunares con manías
No me creo los amores incondicionales
Absolutos ciegos de poema cursi
Si me dijeras que soy perfecta para ti
Saltaría del coche en marcha
Como mi tía Maruja
                     ya te contaré esa historia 

Prefiero que me digas 
Que no me aguantas por la mañana
Que refunfuñes durante la comida
Porque he vuelto a perder las llaves
Que me des una palmada en el culo por respuesta
Cuando viene a comer tu madre
Y me agobio más de la cuenta

Pero que nunca deje de sentir
Que te hago falta que me buscas
Que puedo contar contigo 
Con tus pies en la cama fríos
Con tu amor usado a diario
Lleno de pelotillas

Que en lo oscuro ves mi luz 
Que brilla porque la miras
Que arde agradecida y pura
Cuando mis sombras se sienten queridas



B.Vargas Tinajero 
Imagen; © Gyula Halász, "Brassai"

viernes, 3 de enero de 2014

Noche de Reyes



"Y tu infancia una estrella disecada
en el taller de niebla del pasado"
Felipe Benítez Reyes

Las voces apagadas tras la puerta
Entreabierta la mirada
Orfeo con un as bajo la manga
Mecida en brazos de un sueño fingido
Como todo esta noche

La anhelada presencia
La agitada respiración la oriental 
Barba arañando mi rostro
Entreabrí los ojos 
Un momento lo justo
Para ver que Melchor llevaba puestos
Tus babuchas de andar por casa
Y ese olor familiar que no era
Incienso ni mirra precisamente
Mezcla de sudor de día de trabajo en el bar
                                                        y de Ducados

Esa noche caí de bruces
En el doble fondo oculto del cajón
En la carta de la esquina marcada
En el conejo que aguarda asfixiado
Su aparición triunfal en la chistera

No me sentí más sabia ni mayor
Sola muy sola 
Perdida en un bazar
Repleto de baratijas exóticas
Pelucas casposas sandalias acharoladas
Confinada en el pasillo de los disfraces 
                                     de hombre invisible
Expulsada a babuchazos
Del tiempo lento del parapeto
De la efímera ficción de la infancia



B. Vargas Tinajero