domingo, 30 de marzo de 2014

Black to the future

                         
   

       
                               "Si vas a viajar al pasado, hazlo con estilo."
                                                              Doc,  Regreso al futuro

Tirada en una cuneta intento por quinta vez
Arrancar mi DeLorean 
                     no hay forma

Y me toca andar hasta la gasolinera
Con tacones de aguja y este callo
Entre latas plásticos y cassettes 
Destripados en medio del campo

No sé en qué año estoy
Hasta que me oigo decirte
Hasta que nos veo de pronto
Dentro del coche de mi padre
Argos oscilante de cristales empañados

Qué ordinaria eras chica 
                             y pienso
Que en eso no he cambiado tanto
A pesar de los palos
                             y recuerdo

Aminoro el paso 
Me siento en una piedra
Y aguardo paciente
                   ya no puede faltar mucho
Me veo bajar del coche 
Y esconderme con urgencia 
En cuclillas tras un árbol

El rugido del motor que arranca
Y araña la noche fría
Marca el final del acto
Y desprecio a esa joven
Panoli perpleja con las bragas bajadas
Observando a su príncipe de polígono
Alejarse sobre sus caballos

Qué tonta era
Entonces no sabía
Entonces esperaba algo 

A las dos nos jodieron esa noche
A mí el condensador de fluzo
A ti 
A ti te abrieron los ojos a golpes
                                      pequeña
Con tu propio tubo de escape

Y ya no volvimos a soñar
                              desde entonces
Incapaces de cerrarlos


B. Vargas Tinajero

sábado, 29 de marzo de 2014

A Rosa

   


[...] hasta la primavera que en tu silencio se demora
Hölderlin

Vivo o muerto, que sea tu cuerpo sólo rosas
Pierre de Ronsard


qué lejos va quedando con los años
tu nuca una hostia rubia en su ostensorio
voluta como lengua desprendida
espiga cimbreante en un altar

de mieses que buscaron sin hallarla
la voz que naufragaba adolescente
o risas en la espuma de la ría
y el eco del fagot de un mar que rompe

en un atardecer que es ya dolor
la huella de tus labios en la orilla
manchada de una taza de café

sin un amanecer que sea más triste
o frío Rosa en esta primavera
en la única estación para la muerte


--MMM--

Imagen: © Fritz Henle

sábado, 22 de marzo de 2014

De aquellos polvos


                     Como una mujer largo tiempo deseada
                       y a quien vimos envejecer antes
                       de que pudiéramos meterla en nuestra cama
                                                     José María Álvarez

                    El tiempo, que es azar e incertidumbre,
                      y es el disfraz más falso de la muerte
                                                     Juan Lamillar

Agosto
             y la ciudad
Es un cementerio de recuerdos y por qué
Volver al lugar donde crecimos
O mejor
Haberme disculpado
                                con cualquier excusa
Pero el deseo de expiar
La culpa me ha devuelto a la que fue
Mi casa en este mudo
Mundo en sombra como el arpa
Oscuro ángulo en el daño
                                         a Andrés
Ahora que su padre está aquí
En una caja de angustias que le queda
Pequeña en su madera como todo
Goliat llevando en hombros
A sus hermanas
                         San Cristóbal
Con lenguas de sudor y plata
Preciosas perseguidas por los faunos
Turbios en mirada adolescente
Desde el banco de la plaza
Cuando cada tarde compartíamos
Unos porros y una litro
                                   de Cruzcampo

Y admirábamos su altura atlante
Y envidiábamos sus brazos de titán de cómic
Y las madres que esperaban en las puertas
Húmedas en sombra del colegio
Un superhombre
                           estatua griega
Con su mono azul y lamparones
Negros de la grasa de los coches

Y cómo nos reíamos
Las venas recorriendo el cuello
Hinchadas de crueldad y de desprecio
Y le gritamos maricón
                                    cuando supimos
Que había dejado a su mujer y se había ido
Con el dueño del taller
Un hijoputa
Que nunca nos dejó inflar allí
Nuestros balones
Y fue al psicólogo y dejó el curso
Antes de morir su madre
Delgada y enferma como un gemido
La tarde que en la tele
Diana engullía una rata
Como quien traga una pena

Ahora lo veo cambiado
Con cuarenta al abrazarlo
La camisa guarda el tacto de un sudor anfibio
El escalofrío de un reptil que pide ayuda
Con los ojos bóvidos y turbias
Las palabras
Se me atascan en la boca y un calor
Amargo me congela el pecho de alfileres o de espuelas
En la acometida silenciosa de un lo siento

Es la hora de la siesta y no se oyen
Sino monstruos en el cielo
Blanco como la pantalla
De un cine que regurgita
Chicharras furiosas para cebar tendidos
Corrientes de dolor con la tristeza
Eléctrica de vencejos
                                 que descién
                                               den
Enmarcando cables las fachadas
                            en tela de araña
Bloques altos de maraña de rencores
                                         incompletos
La pobreza ceñida
                              color cobre hasta la náusea

Dónde quedan
                       los sueños de un niño
                       la falsa ilusión del Éxodo

Quizás no
Debería haber vuelto
Para esto

Desde la plaza
                       tan pequeña un remolino
                       de papeles y envoltorios
Junto al muro de ladrillo donde meábamos
                                               durante horas
El solar
          paralizado en su hálito fósil de basuras
Y aún conserva nuestros nombres
Grabados
                en la piedra de caliza
Con las llaves que cerraron
El portón de nuestra infancia

Hay niños que ahora juegan
Con el esqueleto oxidado de una bicicleta
En columpios nuevos
Y sus gritos me devuelven la esperanza
Pero son violentos
                             y crueles
Y tiran piedras a unos perros enganchados
En el chillido agudo que los une en la barbarie

Abierta a las ausencias
                                    la ventana
Deja escapar de la casa entre cortinas
Grises un siseo de oraciones en hipócrita
Letanía ora pro nobis cabezada
Virgo prudentíssima
Virgo veneranda
Speculum iustitiæ del hastío
Ora pro nobis ora
Salus infirmorum y el sudor
Consolatrix afflictorum
Pro nobis toses pro nobis brota
Del sopor
De los mismos labios de veneno
Y ahora guían
                      el camino hacia la nada

Marcos
            que te duermes

Sin descanso
Qué fea y qué gorda coño está la hermana
Qué vieja
              si hasta estuvo buena
Ofrece café y pierde
La mirada en un Cristo hueco
Indiferente en su agonía de bronce
Y huele a pies
                      y a cera
Hay moscas
Y las viejas siguen siseando
Su monótono rosario

Ella sola lo ha cuidado
                                    solo ella
Los últimos años
Y se va quedar sola
Como siempre
Como todos y lo sabe
Pero no puede evitar
Cierto alivio y piensa
Que todo empieza ahora
De nuevo para ella

En los balcones las macetas
Secas cuando el sol seboso de la tarde
Interminable va goteando
El calor sobre azoteas
Cruzadas de alambres de tender y de uralitas
En una crestería de espinos y de antenas

Una vieja de greñas
                               pelirrubia
El payaso de It
                       Ronald McDonald
Se asoma con su bata desgastada
Transparente al trasluz
                                    tras la persiana
De lamas arrastrando una bombona
                                                        y va a tender
Sus tobillos se confunden entre gatos
Con los tiestos de geranios del balcón
Parece hinchada
                           como un algodón dulce
                                         rosado y sucio
Y en su cara
                    blanca máscara pintada
Ópera de Pekín de la locura
Veo a la madre de Julián
Sola desde el accidente
Que nos conmovió como esas fiestas
Que apenas dejan resaca

Y recuerdo
Que empezó a hacer cosas raras
Y nos invitaba y enseñaba fotos
Y les hablaba
                     como si aún vivieran
Y nos daba la merienda
Y cigarrillos
                  borracha
Nos hundía contra sus pechos
Sin haber probado nunca
Unos labios de mujer
Y soñábamos que nos llevara
A la cama alguna noche
Y nos masturbábamos angustiados
                            al salir en el portal
Porque él
               se estaba pudriendo en un nicho
               solo con flores de plástico
Mientras nosotros
                            como cerdos
Nos la machacábamos pensando en su madre

Ya no puede reconocerme
Con sus ojos glaucos y quizás
Tampoco pueda verme en la ceniza
Que me cubre o en el asco
De imaginármela desnuda

Al alejarme pienso que no quiero
                         volver aquí jamás
Que le vayan dando a esta Ítaca
De la que soy extranjero
                                      y que el Infierno
Es esta Arcadia mutilada
De los rostros que quisimos algún día
Empequeñecida
                          inútil
                                  sucia
Comala reencontrada en la derrota
En las almas disecadas por la asfixia
Ahogadas
Ahogadas bajo el peso de estos lodos

--MMM--

 Imagen:© Anders Petersen. "Café Lehmitz", (1970)  

lunes, 17 de marzo de 2014

No retornable

 
me parece que me hace falta un baño, dije
C. Bukowski


Me huelo y apesto
Desde el límite de la fina piel
Hasta el tuétanode mis palidos huesos
Llevo en mí un estercolero
Muladar de nombres fechas
Momentos que fueron luz
                  ahora amortajada
Besos desdentados 
Lenguas ásperas de gato
                              lamiendo
Las encías del recuerdo
                              diciendo
Sílabas mohosas que fueron nombres
Y enterré en lo más profundo
En densos silencios arrojados 
Como bragas sucias en plena cara

Todo

Cuanto fuera es luz 
Acaba convertido en basura 
En mi interior

Sólo quedan 
El silencio y el miedo
Y saberlo

Que no es la vida el problema
Soy yo
En medio de la podredumbre
Construyendo castillos de mierda
Con mi cubito y mi pala
Matando de amor cuanto amo


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Chris Killip 

domingo, 16 de marzo de 2014

viernes, 14 de marzo de 2014

domingo, 9 de marzo de 2014

Contracorriente



Es el morir y olvidar 
 mejor que amar y vivir.
 Manuel Machado

Las personas que quieren seguir reglas me divierten,
puesto que en la vida únicamente existe la excepción.
Jules Renard


A Ballerina Vargas Tinajero


No hay tregua en la memoria
                                             pero yo
Me he vaciado de palabras
Para olvidar los nombres y ahuyentar el desencanto
Pero nada me consuela
Y si la vida son los ríos y tal y tal
El dolor es la corriente violenta
Que nos arrastra al mar

Perder o despojarse
Para alcanzar la nada
No ligero de equipaje no
Sino bártulo que nadie reclama
En la terminal del aeropuerto
La eternidad de la muerte
Como Vázquez Montalbán
                                          pero a lo bestia
Porque pasa

Pasa la juventud ruidosa
Como motor de Harley
Con sus destellos cromados
Pasa el amor y todo lo arrasa
Qué duda cabe
                          que dura cabe
Y deja solo el sexo de regusto amargo
En su circo de acrobacias
Una tabla de gimnasia en un programa
                                                             de Eva Nasarre
En camas extrañas de sábanas manchadas
O un sarpullido en cualquier parte

Y a ratos quiero engañarme y pensar
Que esto cambiará algún día
Pero ya me he atado la piedra
Para tirarme al Leteo
O dejarme caer
                         y qué pereza
Nadar contracorriente para intentar salvarse
Y no puedo seguir bebiendo más
Hoy que ha muerto Panero
                                           para siempre
Y la noche se alarga como una verga

Y desde sus púlpitos mientras
Los cebados sacerdotes
De la poesía verdadera
De la recta
                  arrepentíos y creednos
Levantan la custodia áurea de sus versos
Y entre nubes de incienso velan
Con sus culos blanqueados
Aplastados en las cátedras de cartón piedra
De las fallas que terminarán ardiendo

Intentan acallar el falso llanto
De plañideras
                      como son ellos
Con bolas taponando bocas
De lombrices vivas y encauzar
El sentimiento siempre
Pontificando
                     juzgando
                                     para seguir triscando
Y no son más que mierda
Truños que se lleva la corriente
Y allegados son iguales

Ay si García Lorca no hubiera
Y tuercen sus bocas con mohín olímpico
Y a buen entendedor y solo escuchan
Suspirillos de Heine en Bécquer
                                                  pero son
Incapaces de oler los pedos con que inflan sus poemas
El hedor de lo correcto la impostura
Y nadie soporta sus versos vacuos y medidos
Con el pie de rey de lo correcto
La retórica hueca y rutinaria
Del compromiso fingido
                                      me la pela
La aséptica pureza de sus letras de violeta
El minimalismo previsible
Y todo era burla y mentira
Pero hacen caso de la madre de Lázaro
Y se arriman a los buenos

Leed un poco más y escribid menos
Y dejad que rebuznemos dando coces
Contra el aguijón que inocula el veneno
Dejadnos adorar al Becerro
Caído o Ángel de Oro
Antes de que el sueño consuma
El aceite de la lámpara
Y las puertas se nos cierren en los morros

Dejad que nos pudramos
Incautos en las charcas
Cautivos insuflados
De una renovada ignorancia

Dejadnos disfrutar como cochinos
Antes de ser sacrificados
En la trituradora de carne que os prepara
El foie de las fiestuquis
En la incineradora
Antes de que el huracán avente las cenizas
Antes de que nuestros polvos se os metan en los ojos
Y os jodan la comida de diseño
Y enloden vuestras ingles depiladas
Vuestras pollas perfumadas de princesa
Qué tendrá la princesa
                                     en su boca de fresa

Llegada es ya la hora de que cague el mirlo
Ponedle un enema
De que mienta la alondra atolondrada
De que el cuervo arranque su ración de ojos
Y le parta un ala al ruiseñor
                                           qué cabronazo
Sea de Teócrito o de Borges
De que el pelícano se abra el pecho con el pico
Para saciar de sangre a sus polluelos
Y que salpique

Ha llegado el día en que el petirrojo
Le joda el nido al cardenal
De hacer del jilguero confitura ahora
Es el momento
                        la parusía
De ponerle GPS a la paloma equivocada
De rellenar almohadas con plumón de cisne
De sajar al búho los ojos o freír
                                                a la lechuza
En el aceite de la lámpara votiva
                                                   vomitiva

Es la ocasión que estabais esperando
De que el Fénix ya trocado en Caponata
Ponga su huevo huero en el nido del cuco

Que alguien queme a la hipsipila en su crisálida
Con un mechero bic de propaganda
Y después
                  después más dolor
A manos llenas

El dolor sincero de estar solo
Y descubrir al monstruo y dedicarle
Una estúpida sonrisa en el espejo
Y peinar al vampiro con gomina
Y lubricarse el pene tiernamente
Para seguir dando por culo otro ratito

La tristeza no requiere adjetivos
Solo el miedo los soporta a veces
Con su maraña de alambres y legañas
Cuando sueña la esperanza
Espejeante de la ausencia

Es la hora de arrancarnos
Los dientes con tenazas
La piel enrojecida por el roce en el frufrú del goce
Consumidos de gemidos aliviados
Deglutidas alimañas en las babas
                                                     desangradas de la orquídea
Que esconde bajo el brillo de sus pétalos
                                                                 la fetidez

De ahogarse en el sudor de un vaso de whisky
O en el semen que perla los pezones de una puta
Que sueña con ser Cenicienta
Mientras la mama en la penumbra
Rosada de un club

Solo queda a estas alturas de película
Aguijonear la dicha de recuerdos inventados
Por maquillar la cicatriz púrpura que supura
Vergüenza y asco
Con serpientes oxidadas
Con jazmines de ignominia
De tesoros falsos en arcón de plomo
Pez y espinas
En las noches congeladas de febrero
En los coches empañados por la fiebre de la urgencia
O ablandar los huesos con vapores de amoniaco
Para nadie
Escamas de sosa cáustica como una nevada
Sobre la esperanza del reencuentro
O echar un polvo en un sofá cama
Rodeado de latas vacías de cerveza
Justo antes de vomitar por la resaca
En la antesala del Infierno

Demoniaco es el candor de la camelia
Qué hija es de la gran puta
Que clava sus gusanos en la tierra
Con la hipocresía raquídea de un perfume que empalaga
El tórrido perfume de la pérdida

Desnudo soy un chimpancé
De labios lacios y huevos colgones
Hay días en que me siento inútil
Como el timbre del teléfono que martillea la nada
En una casa vacía
Ridículo como ir con chaqué
A una barbacoa de panceta y chándal

Solo hay mierda
Resumiendo
Y tú lo sabes como yo
No disimules
Ni te rasgues las vestiduras
Que ya te las arranco yo
Sin resistencia déjate
Ganar por la muerte y olvidarlo todo

Yo sé quién soy y reconozco
A los perros como yo
                                  cuando les huelo el culo

Y no
Del sufrimiento no surge la esperanza
Ni del placer
Ni del dolor
Vamos
            a invocar la muerte
Abre las piernas
                           amor
Y no hagas ruido
                           porque los niños duermen


--MMM--

Fotografía: © Joel-Peter Witkin, "La balsa de los locos".
                 

miércoles, 5 de marzo de 2014

Instrucciones para mi funeral




Así de cómico
y así de trágico
Karmelo C. Iribarren


Lo primero
Que alguien compruebe
Punto por punto
La lista de invitados
La verdad es muy corta
No pude decidir en mi bautizo 
Ni en mi comunión
Tampoco me casé 
Quiero controlar el cotarro
                                        por una vez 
Desde el más allá ejerzo
El derecho de admisión en mi adiós

Lloradme
Lloradme mucho durante la ceremonia
Hasta que se os sequen los sesos
Que todo el mundo se suene 
                                escandalosamente
Y se abrace
No quiero a nadie entero
O lo hago pedazos

No quiero chistes ni chascarrillos 
Que alivien la tensión
Al que haga uno 
            de noche
                  me presento
Y le hago una putada 
                  por ejemplo
Le escondo el cargador

Quemadme pero antes
Que alguien abra la tapa y se asegure
De que sigo bien muerta
Que grite viva el Betis
                siempre fui manquepierda
O que me pellizque una teta
                                       no sé
Que me cante una de Enrique Iglesias
Si no me levanto y le arreo un sopapo
Pueden proceder a mi cremación

Si alguien quiere leer algo
Que sea algún poema 
Ninguno mío por favor
Que no estará la cosa para tacones
Sombras perplejidades ni más penas
Además mis padres no saben
Que me entretengo con esto
Que a ratos juego a ser poeta
Y como se enteren
                  mira Pepe lo que escribe la niña
Acaban los dos en urgencias

Mejor algo de Bécquer Borges o Gimferrer
O Bolaño o Quevedo
Todo lo que alguna vez quise escribir
                    lo mío es perder el tiempo
Ya estos lo escribieron
Siempre me dieron consuelo
Y ahora andaré perdida
Entonadlos bien alto
Que sus versos me acompañen
En esta última travesía

Y una vez hecha ceniza 
Esparcidme por el parque
A la sombra de algún árbol
O en la glorieta
Quisiera que parte de mí descansara
En Florencia pero entiendo
Que ya es pedir demasiado
Y si me echáis al mar con la abuela
Que sea bien adentro
Lejos de los veraneantes horteras
                                  y sus meados

No me metáis en urnas ni agujeros
Que ya vivo en uno y no
Yo quiero tener aunque sea en la otra vida
Mi infinito espacio
Que me dé la luz del día
Y me picoteen mis odiados pájaros

Rezad una oración agradecida
Y cuando hayáis hecho esto
Secaos las lágrimas 
Y no echéis ni una más
Al menos con mi nombre

Daos la vuelta regresad tranquilos
No sintáis pena
Acaso recordadme con una sonrisa
Frente a una tapa de jamón 
Y un botellín de cerveza

Yo ya descansé

A vosotros os queda lo más duro
Volver a la vida a fingir cada día
Como si nada

Como si el tic tac de vuestro tiempo
No sonase cada vez

Más bajo

Como si la oscuridad que acaba de tragarme
No continuase hambrienta 

Esperando


B. Vargas Tinajero