martes, 24 de junio de 2014

Shopping mall



     Luna llena sobre el centro comercial
 Allen Ginsberg

Cada persiana metálica
Hunde al caer la esperanza
De no pasar otra vez
La noche sola

Mujer objeto en la frágil
Tiranía del cristal
Sueña sin cerrar los ojos
Con ser reflejo que mira
El maniquí

--MMM--

domingo, 22 de junio de 2014

Mirador




                             "Vamos a suponer que digo verano"
                                                         Raymond Carver

                             "En las piscinas privadas
                              las chicas desnudan
                              sus cuerpos al sol"
                                                        Radio Futura

                            "La relación sexual es darle patadas en el culo a la muerte mientras cantas."
                                                        Charles Bukowski


                                                        A Hilario Barrero

Cuando el espejo del mar es una herida
Titilante de plata sobre olas que apenas rompen
En la resaca amable de la tarde
Las ascuas del crepúsculo morado
Que tatuó Machado en tus pupilas
Y he recreado
                      en el ámbar que el tiempo ha endurecido
Miles de veces
                      el momento
                                         del colibrí al abrir el sobre
De volver a verte
Y siempre
                ha sido aquí
En este mirador donde veníamos
Para estar solos hasta el día
Que metí la pata con la puta
Bueno sí
No fue la pata pero sí
Que era puta lo sabías
Y no quisiste perdonarme
Como otras veces
Tú sabrás por qué
Y no es momento de discutir
Porque te estaba hablando
                                           de nuestro reencuentro
Que yo me imaginaba aquí
Aquí sería
                sí
Desde donde se divisa la piscina
Del Club Náutico
                           con sus sirenas
Rubias como Barbies
Desde aquí 
                  donde el agua apenas se contiene azul
Fundida en una con el cielo
Y África se presiente
                                 allí detrás
                                 de la calima
Y las dunas de arena como lenguas
Lamen la agonía calmada de la ría
Que va a dar en la mar
Que es el morir
                        y todo eso
Y las olas dejarían de romper por un momento
Y sólo se escucharía a lo lejos
                                                en ese instante
El rotar ronco de la Tierra
                                         sobre su eje gastado
Y un silencio súbito eclipsaría tu pecho
Y nos besaríamos
Y nos pondríamos a follar seguramente
Como perros violentos
O eso he imaginado yo
                                     todo este tiempo

Tengo escrito lo que te iba a decir
Pero con tan poca luz no veo
Ya sin gafas las nieves del tiempo
                                                      platearon
Cuando viniésemos decía
Y tú me perdonabas
Y haríamos el amor en el asiento
Trasero del coche
Con las ventanillas abiertas
Y la brisa del mar acariciaría tu cuerpo
Dorado como entonces
Dorado como un verso
                                    de Vázquez Montalbán
Y serían tus piernas
                                largas
                                          infinitas
Y tus tetas blancas como nata
En una tarrina de helado valenciano
Y el rojo de tus hombros por el sol las fresas
Las pecas en la espalda cuando tú
Con los ojos cerrados
Me mordieses con cuidado el labio
El pelo rubio recogido
La nuca diana de los besos
Te perdono y yo
Intentaría no llorar
Pero dejaría
Que mis ojos se humedecieran al mirarte
Y la voz se quebraría seguro
No sé por qué
Y aunque no he estado enamorado nunca
Sé que a ti te amé un poquito
O por lo menos
Pude llegar a amarte de una forma
                                                      indefinida y hermosa
Con el deseo de abrazarte
Sin tener que follarte luego
                                            necesariamente
No sé si se me entiende
Siempre he sido
Un poco bruto al hablar de estas cursiladas
Pero créeme cuando te digo
Que he pensado mucho en ti
Sobre todo cuando tras la barra
Las botellas
                   míralas
Qué colección de penas
Se alinean frente al espejo y multiplican
Su brillante vocación de olvidos
Y también al pajearme
Por qué mentirte

Y apretaría mi cuerpo contra el tuyo
Gracias gracias gracias
Te iría repitiendo como un rosario
Tus dedos como cuentas
                                         y el misterio
                                         gozoso entre tus nalgas
Y una letanía corrida en la oración
                                         breve de tu boca
Olvidaría
Tantos años recordándote
En cada mujer con la que he estado
Sólo para comprobar
                                 que estaba solo
Y sin embargo
No ha sido aquí sino en Sevilla
En la puerta del colegio de los niños
Y tu hijo
             es amigo de los míos
Y en tu saludo
Tanto frío que ya
                          no voy a necesitar
Más hielo para el whisky con que brindo
Para olvidarte
Por lo menos esta noche
Por lo menos otra noche

Otra noche y otra vez
                                  sentir aquí
La sofocante claustrofobia que produce el mar
El filo cortante del horizonte
                                             sobre el cuello sudoroso
                                             y ebrio
El resuello de su brisa bronca cuando cae la tarde
La densidad infinita de sus aguas negras
Y la luna riza con cuchillas
La obsidiana fría
                          qué hija de puta
                                                    la superficie
El aire que se clava en los pulmones
                                                          con la sal
Agujas blancas de dolor metálico
Cómo no
               voy a beber
               dime
Cómo no si sólo es esto
              dime
Cómo
Lo que me arropa
                            en la duermevela
                            blanda de recuerdos como espinas
Cuántas veces
He bebido en este mirador
Y me he dormido
A medio construir
                            y divisado
                            el futuro que era
                                                      aún un espejismo
Y todo se ha hecho presente
                                              para mal
Para borrar
Lo único que valía la pena

Y un grupo de adolescentes con el maletero abierto
Pasea el cadáver
                           aún templado
Temblando de nuestra pobre juventud
                           que fue arrogante
                           y mira ahora
Se prende de sus sombras la amenaza
Como el murmullo
De un Dios que ya no existe
Ni quiere redimirlos

Y dan ganas de gritarles
No os enamoréis capullos
Aún estáis a tiempo
De ser felices
Todavía
Y blablablá
Y tal
Que me atraganto
Y creo que estoy
Apartándome del tema

Iba diciendo
Que me arde la garganta
En cada puto trago a esta botella
                                                     de Ballantines
                                                     caliente
Que he comprado en la gasolinera
Y me han robado
Y la mierda del cupón
                                  de la Cruz Roja y es que no
Nunca he sabido decir que no si ella
Me mira a los ojos y sonríe
Y ahora mismo
No me importaría perder la polla por un gramo
De algo que me quite
                                  este dolor de cabeza
Un orfidal o bolsa
De hielo
             un cigarrillo sólo
Un amigo con quien hablar
De Pavese o de Bolaño
De Carver
De Colinas o Ava Gardner
Desnuda y con tacones
                                     por ejemplo
O de la actriz que hizo
La princesa prometida
Y sentir en el cuello
El aliento
              de una mujer que finja
Que me ama y que el dinero
                                             no le importa
Deslizar los dedos por sus muslos
Y sentir el tacto húmedo de sus labios
Escucharla respirar dormida
Mientras el mundo gira
Como un disco de blues en la jukebox
O cristales de jazz con que cortarse
Las muñecas que agonizan
En el pódium de una discoteca
O en la penumbra eléctrica de un club

Y en sus párpados cerrados
Dando vueltas
Vueltas la belleza de las ruinas
Circulares como en un
                                    cuento de Borges
La muerte en ella como un sueño
                                    va muriendo dando vueltas
En ella en ella en ella
En ella
           la muerte que he esperado aquí
La muerte que me espera y se retrasa
Ella
     ya

Tantos veranos

--MMM--

Fotografía: © Saúl Leiter

sábado, 21 de junio de 2014

Narciso





Quietas las aguas bajo la luna turbia de septiembre
 Juan Luis Panero



Otra noche con huellas de pisadas en el cielo
Conducido
                  hasta aquí por la rutina de una isla
De alquiler en que me hundo y ya no puedo
Hacer nada o tal vez sí
                                     caer más bajo
Esperar a que de nuevo
Me saquen a patadas como a un perro

No era esto de verdad que no era esto
Y es mejor no saber cuándo
Empezó a joderse todo y solo quiero
Beber y no preguntes
Si lloro porque sabes que es el humo
De este club lo que me jode y ahora ponme
Otra copa de lo mismo y siempre hielo
Abrasador o fuego helado
En la herida abierta que más duele

Arde desde aquí cuando se pone
El collado mustio que cantaba Caro
Rojo el sol de Herrera en un soneto
Y otra vez la luna como un Cíclope
Vigila de la noche el neón rosado
Un inmenso culo blanco suspendido
Y es abajo la ciudad un animal
Echándose en la orilla y sacudiendo
Con suaves contracciones las palmeras
Los naranjos satinados los enormes
Eucaliptos 
                 parpadea
Con rumor abierto en la ribera
El brillo breve de vibrantes luces
Que perfilan puentes o en la dársena se hunden
Las estrellas angustiadas de la esclusa

Y parece la ciudad que esté agarrada
De las grúas y las columnas de containers
Por no caer en el deseo de besar
                                                     Roma impostada
Su trémulo reflejo en las escamas
Del río que se pierde hacia Sanlúcar

Y la vida de verdad se va quedando
Estancada más allá de los meandros
Verdes turbios y violentos donde ahora
Se ahogan los adolescentes cada tarde
Cuando el ámbar del ocaso apaga el día

Y hay eternas avenidas donde antes
Vomitábamos felices nuestra noche
Sorprendida ahora en callejones
                                                    y en los parques
Hay chaperos con chándal que la chupan
O se dejan mear por unos euros
Y en la bancada con acacias
Aúllan los travestis
                             como perros enganchados
Y las cañas y los juncos de la orilla
Retienen entre ondas un instante
Sus cuerpos que se pierden lentamente
Como troncos la corriente
Como barcos
                      de papel
                                     buscando el mar

Todo se derrumba tras el falso
Decorado o deja ver
El siniestro mecanismo de resortes
La tramoya cuarteada
                                   y no era magia
Ni era amor la embocadura
                                            del alcohol y las rameras
Miel libada de antebrazos cuando hablan
La raya blanca como flecha en el espejo
Las cuencas vueltas de los ojos huecos
En la evidencia viscosa de los cuerpos
Y la risa de los niños se va haciendo
Un rosario de graznidos y jadeos
Un ronco cacareo de metralletas

El ambiente está cargado y he bebido
Como nunca o como siempre y aún no empieza
A amanecer siendo tan tarde
O es la luz que me molesta y solo quiero
La piel interrogante de un antílope
                                                     sonámbulo
La lluvia rociada sobre el húmedo carbunclo
Abierto como labios de destierro

Volver a casa y olvidar la fetidez
Cada vez peor pero la culpa
Va labrando galerías y no sé
                                             decir que no
                                             aunque en el fondo 
Me sigue repugnando en este hastío
La peste a mierda de los clubes
Porque todos al final huelen a mierda
Y pido un vodka
                          otro
                                 y vuelvo a verme
En el espejo silencioso tras la barra
De sudor desdibujado y cada vez
Me doy más asco

--MMM--

Fotografía: © Gyula Halász, Brassaï (1899 - 1984). "El prostíbulo" (1932), de 'Paris by Night'

miércoles, 18 de junio de 2014

Última cena


                                                    Todos van a fallar, como está escrito
                                                                                     Marcos 14, 27


En la sutil frontera que separa
La ebriedad del sueño
O en el límite irreal
                              difuso de la noche
La madrugada avanza como un Panzer de la Wehrmacht
Por estepas desiertas de conciencia
Y desdibuja oscura ahora
                                         rostros que son máscaras

Ya el mar inmenso y negro
Desde la terraza inmóvil ruge
Su ruido denso entrecortado es un resuello
Como una ronca amenaza arrastrada
En la falsa calma de fantasmas atrapados
En la angustia que se clava
O el puñal de la belleza

Cinco tipos celebrando
                                     una vez más
El triunfo de casualidades
Lo que importa
                        es eso
Y sólo el faro disputa
                                  con sus golpes de taekwondo
A la luna su fulgor
Expansivo extraño y tiñe
Horizontes de amarillo en el mantel blanco
El vino derramado en falsa euforia
Las botellas de licor o copas turbias
El cristal después del brindis
Roto
        otro
Verano
           el último
Desde hace más de veinte

Suena suave azul y negra de perfume amargo
                                                     Nina Simone
Blue moon como cálida hemorragia
                  you saw me standing alone
Y oigo cómo hablan
                                no sé de qué
Pero sus voces son haces enhebrados
Trenza trillada de risas tristes
Cuando apuro de un sorbo el desencanto y se consume
El último cigarro
Esas voces arrastradas
                                     de alcohol y desengaños
Son la lenta letanía que teje el tiempo
O un cabo anudado deshecho en la arena
Seca de las dunas o en agostos
Engañosamente eternos e inminentes de septiembres
En la certeza presentida como un eco
Del pasado salmodiado de vacíos
La hueca decepción ahogada en despedidas
Y el amor que fue espejismo
En el fondo aguado de los whiskys
En las marcas de los culos
De los vasos en la mesa
Del ardor adolescente calcinado
En la tiranía animal del sexo
En las mujeres que amamos y son solo
                    cicatrices ensanchadas por los años
                    putas manchas de gasoil iridiscente

Perdiendo la batalla como en Ende
Desde que éramos niños
Al leer la historia que termina
    la Nada avanza
En la orilla donde rompen los secretos
                                          de las juergas compartidas
Cuando la juventud nos hacía impunes y la moral dormía
En la voluta temblorosa que dibuja el dedo sobre el vidrio
                                          con un signo de infinito
Embriagados de mentira y breve el alma
En el eco del dolor de Baudelaire
O en el peso indefinido de la culpa
En el círculo que cierra la esperanza inútil
De no arrasar con todo
                                     por ahora

Pero al final no somos sino albatros
                                                         traspasados
Por las flechas que lanzamos por rutina
Hombres anegados de alcohol que esperan
El espanto de un pasado que no existe
Diluido en una sucesión de nadies
En la mueca estúpida ante el asombro
De no reconocernos en nosotros mismos

Porque hemos cambiado tanto
Que ya sólo 
                   nos une un recuerdo vago
De haber sido alguna vez
                                         amigos
Y contamos rutinariamente historias
Que tememos perder
Supervivientes solo
                                como relatos
Que no nos parece haber vivido
Realmente
No
No éramos nosotros
              aunque sus nombres
              coincidan con los nuestros 

--MMM--

lunes, 16 de junio de 2014

Sumario



Ninguna de las decisiones que he tomado en mi vida
Juzguen ustedes mismos
Ha sido acertada
Estudié una carrera que no ejerzo
Y la verdad no me quejo
Me gusta mi profesión me va bien
Dando clases y entre libros
Y los alumnos no se meten 
                                     demasiado 
                                                 conmigo
Pero mi vocación secreta
Es ser conserje o limpiadora 
Y pasearme con mi bata blanca
Por el instituto vacío 
Como una choni fantasma
Con mi radio o mis cascos retumbando
Con cadena Dial o Radiolé a toda caña
Moño bien tieso
Rabillo displicente
Lejía bayeta deportes
Y unos pasillos sin chicos
Sin riesgo de empujones

Me hipotequé en 2004 
Un cuarto sin ascensor
Con idea de sacarle dinero 
Y venderlo 
           la idea del siglo oigan
En un par de años
           tienen permiso para reírse si quieren
     

Y ya no puedo porque se cae a pedazos
Las palomas me invaden y se cagan
                                     en mis macetas
                                     en mi balcón 
                                     en mi esperanza
Que esperaba golondrinas

Me compré un coche negro bastante cani
Sevilla el verano 
                     no digo más 
Y la mierda que se ve
En cuanto llueve o le cae algo 
Y el seguro el taller y los impuestos
Que me arrancan los ojos de la cara
A patadas
Pero 
Qué chulas 
             son las luces
Qué bonito 
             recién lavado

En otro ataque de lucidez
                     este se lleva la palma
Se me ocurrió pedirle a mi novio
Que dejase de mentirme
Y me contase la verdad 
                              para qué
Con lo bien que vivía yo engañada

Nada llegó durante los años
Que esperé en silencio
Y el día que me lancé 
Me dejé el alma el flotador y los dientes 
                   todavía se ve la marca
En el suelo mohoso de una piscina vacía 
Que nunca tuvo agua

Callé y creyeron que otorgaba
Abrí la boca para hablar
Y me tragué una mosca
Posada en la punta de una polla
Cuyo dueño 
          a cuánto cobras la noche Scherezade
No estaba para historias

Y ahora ando pensando 
                       mientras me lavo los dientes
Que no todo está perdido
Que igual algo se arregla 
Y decido seguir adelante
A ver qué pasa
Aunque lo más probable 
Es que el próximo tren me pase
Por todo lo alto
Uno de esos de mercancías
Que transportan un circo o estiércol
O cerdos peludos que se olisquean los culos
Porque no queda mucho más que hacer 
Cuando uno está apiñado en una jaula 
Camino del matadero

Así que meto en el bolso
El bote de pastillas 
                                              y la petaca
Porque nunca se sabe
Por si tengo un momento de lucidez
Lo mando todo a la mierda
Y al fin acierto en algo
Y dejo de hacer el ridículo
De una puta vez
                             
Y descanso

Aunque seguro que entonces 
Va y resulta que los indios tienen razón
Y me reencarno


B. Vargas Tinajero

sábado, 14 de junio de 2014

Bandera azul




                    Limpie las fauces del arlequín de proa
                     Los sobacos adolescentes
                              Manuel Vázquez Montalbán

                    Y en medio
                     Toda la inextinguible capacidad de provocar dolor
                      Invicta a través de los años
                              Roberto Bolaño

El auténtico amigo es el que sabe todo sobre ti
y sigue siendo tu amigo.
Kurt Cobain


I

Éramos inmortales todavía
Teníamos la belleza insolente
De los fuertes en los versos de Novalis
La épica y el sueño inútil 
De la valentía

Y éramos perros tirados
En la acera olfateando
El celo en las esquinas
Temiendo solo que el futuro
No fuese a llegar nunca

Y queríamos comernos el mundo
Para ir al Náutico a cagarlo
Y tirarnos luego a sus estúpidas
Niñas de papá porque el amor
Era entonces 
Hacerlas gemir bajo una barca
Y esparcir semen
                              básicamente


II 

Aquella noche habíamos robado
La bandera azul del paseo
E íbamos hasta el culo de todo
Como tigres de Mompracem
Subiendo al mástil de la gloria
Con un cuchillo entre los dientes

Take me down to the Paradise City
Where the grass is green and the girls are pretty 
Cantaba Axl Rose en la radio
Y temblábamos en la arrogancia de la urgencia
Y la vida ardía furiosa en los cabezos

Pero esa noche era el hedor
De las pescaderías
Un hálito pútrido de óxidos
En las antiguas cocheras del ferrocarril
El augurio de un sudario que amortaja
La culpa que palpita entre las piernas


III 

El Fiat Uno dio dos vueltas indecisas
En círculos concéntricos hasta que ella
Se acercó a la ventanilla y dentro
Olía a pedos y a hachís
A adolescencia ebria o infancia muerta

Una yonqui del muelle de Levante
De verbo desbocado y dientes negros
Con el pelo recogido en una cola
Y un sujetador dorado o un bikini

Leia Organa de tacones imposibles
Forrados de raso amarillo
A cambio de qué
Y un short blanco y sucio
Que llevaba metido
Por la raja del culo


IV

Fóllatelo que hoy cumple diecisiete
Y te llevas un talego por la cara
O por lo menos se la comes

Y sobado atrás la baba dibujaba
Un hilo de plata en la Union Jack
De Eddie en el The Trooper
Sobre un monte de soldados muertos


V

Qué ridículo parece ahora
Y daría cualquier cosa por no haber
Estado allí

Pero alguien le llevó la mano
Y empezó a moverla
Con la rutina de un oficio aborrecido
El frufrú del vello en el vaquero
Y los cabrones
No paraban de reír

Y sentí que la sangre
Se agolpaba en las sienes
Y el martillo de su pelvis en el muslo
Y creo que eyaculé sobre el short
Blanco y sucio
Que llevaba metido
Por la raja del culo


VI

Tenía el olor dulce
De una hoja de higuera muy sudada
Y todo giraba deprisa y las luces
Emitían halos que eran
Abanicos circulares
Con el filo frío 
Flashes de dolor
Y me asfixiaba

La sangre bombeando en los oídos
Un alud de grava y me besó
                                                eres un crío
Y sentí náuseas y la luna
Iba creciendo inmensa y blanca
Como un himno de Hölderlin
A la locura
      
                     
VII

Apenas fue un segundo
Breve y luego
Dejé de apretar
El cuello y en sus ojos
Como una maldición en la balada
De Coleridge un tatuaje
Rojo en la retina

Y empezó a toser y vino el vómito
Negro en la tapicería y la dejamos
Tirada en un parterre lleno
De plumas de gaviota y gallinaza

Y era solo una muñeca
Desarticulada y rota en la ambarina
Espuma de sus bragas o a la sombra
Sin flor de las muchachas rubias
Que van mansas a morir
Con el escote ensangrentado


VIII

Al día siguiente no hubo nada
En el Huelva Información
Solo en portada
El mástil del paseo
                                desnudo
Sin la bandera azul


IX

Al volver cada verano a esta Comala
De agostos muertos evitamos
Recordar aquella noche

Nosotros
               hechos solo de relatos
En la muda geometría de lo posible
Cuando aún la hierba
                                     podía ser verde
Y las mujeres bonitas


X

Del mar que nos espera un viento suave
Hace ondear ahora la bandera
Como un fantasma azul
Pero la imagen
Se desenfoca
Y la cámara se va alejando

En el límite confiado del encuadre
Nuestros hijos juegan
A que son corsarios o piratas
Pero nunca
Han leído a Salgari
                               ni conocen a Axl Rose

--MMM--



jueves, 12 de junio de 2014

Frankenstein o mis amigos






Reinvéntate 
Empieza de nuevo
Y me lo dicen así 
                           a bocajarro
                           en toda mi cara
Y se quedan tan frescos

                   como si fuera posible

De dónde saco un nuevo yo
                                 a ver
Si después de cada golpe
Cada vez queda menos
Si el acercarme a la luz 
Sólo me reafirma en mis principios
Que pa' qué me meto si no sé
Que es inútil intentarlo

Que estoy mejor en lo negro

Solo soy
Materia prima adulterada
Sombra deseo de olvido
Un montón de frikismos inútiles
Deudas palabras canas
Para qué hacer otro yo
Nada bueno puede salir de todo esto
Kraken amputado
Mamba Negra sin veneno
Sin tarjeta Chabelita

Es que no lo veis

No queda un trozo de cuarzo 
Que no haya sido quebrado
Que no haya sido
                         besado ya
                         por el espanto

No 
Ya no queda nada de lo que tirar
Y tampoco hay fuerzas                                 
                          pásame otra cerveza
                                                           mari
                          
Ni ganas

Y para colmo esta mañana
                        camino del banco
Me han robado el dinero 
Que tenía guardado
Para las tetas 


B. Vargas Tinajero

domingo, 8 de junio de 2014

Poemafobia




Temes abrir el libro
Porque en él encontrarás el poema
Y hoy ha sido un buen día pero no sabes
Si tendrás fuerzas para leer
Esos versos que siempre
Le recitaste a solas
Respiras hondo acaricias con tus ojos
Las palabras amigas que te acogen
Que te dan 
Una vez más
La bienvenida
                          un jazmín invertido me contiene
Lees y ves y respiras 
Y llegas al verso que en ti se quiebra y 

                                                               
                                        cae


                               inevitablemente
                 lí
                qui
                do
Sobre el lodo que encharca el alma
                                             
Pero sigues 
                        porque la vida es eso
                        avanzar empujados
                        arrastrados por los pelos
                        a nuestro pesar
Y lo acabas
                         y tus manos me salven de morir
Y respiras esta vez más hondo
Aliviada tranquila melancólica
                             vaya usted a saber
Renacida de las aguas 

Pasará el dolor del recuerdo 
De la emoción y la esperanza
Que hacían temblar el aire de tu cuarto
Cuando lo leías

Volverás al poema mil veces
Y una tarde 
Entenderás que la Belleza
No admite ropajes de nombres
De fechas
De hombres

Que será lo único que te hará soportable
                mejor con una copa en la mano
Todo lo demás

El Dolor el Absurdo
La Vergüenza

Lo único que te acompañe
                         brindemos por ello hermana
Cuando te abandone todo lo que siempre has sabido

Que no tenías 



Imagen y texto: © B.Vargas Tinajero

sábado, 7 de junio de 2014

Bestiario





                Trae, Jarifa, trae tu mano
                            José de Espronceda
                
                  Viento, llegas con mucho retraso
                            Raymond Carver

                  Cercado está mi cuerpo por los cerdos
                            Leopoldo María Panero



A mí también
                     me ha pillado por sorpresa
Qué te crees
Si siempre
Pensé en un amor
                             para toda la vida
                             y creía
En el vínculo sagrado
                                  indisoluble
En la fidelidad y en todas
Esas gilipolleces
                  
En ser honesto
                        como faro
La bondad la entrega
En no decepcionar
A quienes se sacrificaron
Pelícanos de pecho abierto
                                           mientras ella
Se abría de piernas

Si renuncié al deseo
La llama
Al tatuaje de los sexos
Por no postrarme
Y fui capaz de sostener
Al lobo de afilados dientes
Con una cadena

Íntegro
           eso es
Y blablablá
                  y no quise
Estar solo otra noche
Más y beber whisky
                                para agarrar el sueño

Si yo me había propuesto
Ser como merecía
                              realmente
Quién
          puede decirme
                                   qué coño hago
Aquí
Desnudo
               un mono
Borracho en una cama
De sábanas viscosas

Por qué un cabrón
Rodeado de extraños siempre
Un cerdo
               sudando
Con una perra que me está
Comiendo el rabo

Y no lo siento

Quién me dice
Por qué
              no siento asco
                              o culpa
                              o siento

Puede alguien
                       eh
O es que estoy muerto


--MMM--

Fotografía: © Anders Petersen

domingo, 1 de junio de 2014

Finis gloriae mundi




Qué hacer después de todo, vida mía.
Qué hacer después de nada.
Luis Alberto de Cuenca

I’m a weirdo
What the hell am I doing here?
I don’t belong here
Radiohead

Y pensar que ahí fuera 
hay todo un plantel 
de chicas hermosas 
flores temblorosas 
por dejarse comer.
Kiko Veneno



No te quieres quedar sola pero sabes
Que tus hijas no me tragan
Y a tus padres 
                       que chochean
No les gusto
                     porque piensan
Que soy un cerdo egoísta
Un borracho y un putero
                                       puede ser
Solo un pobre fracasado
Con dos hijos
Que te tiene por criada
Una chacha
Para todo o que te debo
Dinero y es verdad
Aunque me gustas
Y follas del carajo
                            pero sabes
Que no voy a irme nunca
Como quieres
A vivir contigo
Que cualquier otra me valdría
Para lo mismo
O mejor ninguna
Y que soy raro
Que ando a oscuras por la casa
Y que evito los espejos porque odio
Cruzarme con algún desconocido
Y que ahora tengo
Un deseo enorme
De llorar
             beber de nuevo
De acostarme
Otra vez
Y hacer el amor

Porque te veo
Tumbada en la penumbra
Cuando la noche acaba
                                      y tú irreal
Desnuda apenas en la cama
Un átomo en este jodido mundo
Alguien que me quiere
Y pienso
              qué buena estás
Y beso con los ojos húmedos
Los labios entreabiertos
La luna generosa de tu pecho
Cuarto creciente
                          junto a la axila
La línea curva que divide
Perfecta en dos la espalda
De constelación que pide
Una cartografía de lunares
La sombra que se esconde entre las nalgas
El suave nácar que alborea
Las piernas largas
Como un río que desemboca
                                                desbocado
En el rompeolas manso de tu sexo
En el misterio único de tus muñecas
La planta blanca de los pies pequeños
El pelo suelto sobre la almohada
La nuca expuesta al beso
Último
          porque ahora
Controlo esta erección y con cuidado
Termino de vestirme
                                 y ya me largo

Después de cuatro meses sólo espero
Que sepas perdonarme y sobre todo
No coincidir con nadie
Así empalmado
                         en el ascensor

--MMM--

Fotografía:  © Paulo Nozolino