domingo, 31 de agosto de 2014

Ángel



                                                  "Vino el que yo quería
                                                   el que yo amaba"
                                                              Rafael Alberti

                                                   "Tu luz, como la luz de la alba aurora,
                                                    Cuando tormentas ahuyentando viene"
                                                             Gabriel García Tassara
  
                                                    "Callen poetas e callen abtores,
                                                     Homero, Horacio, Virgilio e Dante,
                                                     e con ellos calle Ovidio D´amante"
                                                             Francisco Imperial


Que los ángeles existen no lo dudo
Pero soy incapaz de distinguir su exacta
Taxonomía aunque sé que hay
Ángeles como palomas mensajeras
Y también los hay custodios y en la escala
Militar que los ordena en su celeste
Jerarquía los hay arcángeles y serafines
Querubines y mancebos agrupados
Piña abigarrada en sostener
Vírgenes y santos en el Cielo
Como enjambres o en bandadas
De atlantes nubes soportando
Levemente en su vapor
A otros coros celestiales

También hay según constato
Ángeles luciferarios que dan luz
Que no luciferinos que prefieren
Las tinieblas circulares de Luzbel
Y los hay turiferarios que se encargan
De sahumar de incienso a los dichosos
Y ceriferarios que dan cera y pulen cera
En un Karate kid a lo divino
Para que el Cielo luzca con los angelitos negros
De la copla de Machín

Incluso existen y es seguro
Porque alguno he conocido en clubes
Donde el fuego arde de neón lascivo
Ángeles soberbios en belleza que han caído
En la carne que les fue vetada
Pero para ellos ya están Byron
Panero o Baudelaire
                                que les cantaron

Yo quiero rezar ahora a un solo ángel
Posado una mañana en una silla
De un velador cualquiera
Estrella recortada como el alba
Veermer sobre el gris de la muralla
Entre tazas y cafés del desayuno

En sus manos por Fra Angelico trazadas
O pintadas por El Greco sostenía
Un plano enorme que era reacio a ser plegado
Afanada en el misterio eufónico de nombres
De una ciudad del sur que le era extraña

Era blanco y generosamente escaso su vestido
Muslos blancos como lirios en el vértigo
Suave de alabastro blanco entre las manos
De Canova sus piernas blancas infinitas
Copo de espuma
                            Venus renacida
En la corriente verde oliva que se lleva el río
O Simonetta nórdica de luz de auroras
En su pelo removido por el viento
Esperando un verso de Petrarca
O que Herrera lo recoja luminoso
En la trenza de oro de un soneto

Oh criatura angelical atravesando
La roca dura de mi pecho mármol
Lápida para el amor con una flecha
En su puño puesta en bronce por Bernini
Solo para hacerme daño

Oh celeste aparición su sola lengua
Me era extraña y enredada de Babel
No supe entender en el enigma
De su letanía velar como un susurro
Ni en el eco marcial de la prosodia
De arengar aladas cohortes
De flamígeras espadas empuñadas
Perdido como estaba ya y caído
En la sima desde entonces de sus ojos grises
No logré saber qué me pedía
Señalando con su índice en el mapa

Sólo de sus labios rosa
Mariposa como un verso de Rubén
Pude distinguir envuelta en luz una palabra
          
                       toreador

Y tuvo que notar después
Cómo a mí se me abultó
                                        la taleguilla
Y terminamos la faena sobre sábanas
Arrasadas de sudor de una pensión
Y nos despedimos como amigos con dos besos
Y temí volverme y convertir en sal
                                                      aquel momento

--MMM--

Fotografía: © Henri Cartier-Bresson

viernes, 29 de agosto de 2014

New Deal



                                                       Besos que fueron inolvidables
                                                        (ya no lo son)
                                                                        Silvio Fernández Melgarejo

                                                       ni pena, ni fiebre, ni sombra
                                                                        Cesare Pavese


ardía el Náutico cada verano
en el declive de sus noches últimas
de agosto despedido con antorchas
y hogueras en el aquelarre snob
de falsas mechas rubias y mentiras
en cuerpos bronceados por el dolce
far niente de tocarse junto al mar
la polla en el desfile convertido
en una pasarela el pantalán
quali colombe dal disio chiamate

un circo cursi circular de curvas
de gente impúdica cacareando
su insultante belleza su insufrible
aspecto juvenil y deportivo
fruto de miles de horas en el gym
o pagados a golpe de tarjeta
en clínicas asépticas de estética
e impoluto albornoz de rizo blanco
cal para blanquear tanto sepulcro

pero ella se empeñaba cada agosto
en que la acompañara aunque ya todos
sabían que lo nuestro se iba a pique
y que estaba quemado de escuchar
cómo habían perfeccionado el swing
o algo de eso en el puto putting green
o cuánto disfrutaban del wakeboard
y tener que fingir que me importaban
amistades de siempre que en verdad
nunca lo habían sido y me sentía
un chimpancé en un palco de La Scala
ocupado en pelársela a dos manos
mientras se escucha un aria de I Pagliacci

solo como un reclamo la certeza
de al menos acabar aquella noche
con la tía más puta y que además
un día se llevó y así es la vida
prendido sobre el pecho mi primer
poema y algo más que mejor callo
por no evocar entre sus largas piernas
el origen de tantos otros lodos

y ahora no ha pasado un año y siento
como en aquellos versos sobre un sueño
de Wordsworth y que tanto nos gustaban
que el tiempo se ha escapado como arena
o grava sobre el pecho grave y cae
sobre latas vacías de cerveza
cajas de pizza y ceniceros llenos
de colillas tatuadas de carmín
de labios de mujeres que han pasado
dejando apenas un regusto amargo
en un intento vano de aplazar
la decisión de cómo salir de esto

y sé que tengo que intentar dejar
la mierda del alcohol y de las putas
pero me temo que será mañana
porque no estoy para pensar ahora

lo que nadie me negará es que a veces
la vida cambia
                        para mejor

--MMM--

Fotografía:  © Garry Winogrand


jueves, 28 de agosto de 2014

Supervivencia


           
                         preferible que húmedamente nos ahoguemos
                                                     Manuel Vázquez Montalbán
                       

Vivir un momento de esos
Y poner todo de tu parte
                      corazón tripas
                      alcohol
Para olvidarlo
Para que su recuerdo no te asalte
En las noches de invierno por venir
Y te mate
        lentamente
De belleza

B.Vargas Tinajero

lunes, 25 de agosto de 2014

Urbanidad



Tu vida 
No volverá a ser la misma

Ya no está

Lágrimas para empapar los abrazos
Tu mente repite
             ya nada será igual
No puedes creer que la vida
Se haya portado así contigo
Que hayas tenido 
                         al fin
Un golpe de suerte

Aunque decirlo en este momento
Con estas caras tan largas
Con el cuerpo aún presente
Estaría feo
                                                                                                                                                                             
B. Vargas Tinajero 

sábado, 23 de agosto de 2014

Primera cita

                                         


                                                            No tocarte
                                              y pasar todo el día junto a ti
                                                                      Radio Futura


Has venido tan guapa
Y yo también
Lo reconozco
Que he estado más
De una hora en la ducha y llevo
Mis gayumbos de la suerte
Tú ríete
             pero nunca
                                 me han fallado

Y me he puesto
La mejor de las sonrisas
Aunque para eso también 
Vaya puesto
Hasta el culo de otras cosas

Pero bonita
Hace calor aquí
Estoy sudando y llevas
Toda la noche hablando
Sin que deje de asentir
                                       con interés
A cuanto dices

Y no es que te quiera
Interrumpir porque de veras
Es increíble lo que cuentas
De la beca de tu hermano
Pero

          si te parece bien
Y no te importa
Podríamos follar
Un poquito y luego
Si nos quedan ganas
Seguimos hablando


--MMM--

Fotografía: © George Marks

martes, 19 de agosto de 2014

California girl


                 

                           "un pedazo de mar,
                          con un olor a sexo que desmaya"
                                                  Oliverio Girondo

                          "ella se abrió como un humilde mejillón al calor
                           sobre la arena (la dejaron lavándose en el mar)"
                                                       Manuel Vázquez Montalbán

Un escalofrío me saca
De mi sopor y me siento en la arena
No recuerdo cómo
He acabado en la costa
Ni el nombre de este reino junto al mar
Pero me gusta
Hacía mucho tiempo
No me importa

Unos chicos se bañan desnudos
Y me sorprendo
Sintiendo envidia del agua
Yo que no tengo cuerpo ya
Para nada que no sea beber
Sin Patricio esponja
Que sólo rezuma hastío 
Alcohol
Desgana

Pero la vida hierve en la arena
Me sube por las plantas
Me rodea y arrincona
Y me siento culpable por ser parte
De este momento
Por recibir este regalo
Que ni pedí 
Ni quiero

No hay luna pero sí luces
De un chiringuito 
De los barcos oscilantes
A lo lejos amarrados

En la orilla algunas parejas 
Una señora mayor 
                              arrastrada
                                                 por su perro 
Y un pirado haciendo footing
                   ya son ganas
Creo que es su primer día
Porque va súper equipado
                   cinta para el pelo
                   ropa de marca
                   brazalete con iPod
                   zapatillas de suela inmaculada
Y una expresión inconfundible
La que tienen los tontos que creen 
Que por castigar su cuerpo
                     déjame adorarte Pereza
                     madre de todos los Vicios
La vida les tratará mejor

Ya se le pasará
Me digo

Y brindo por el pardillo
Mientras termino
Un botellín calentorro que
Por el carmín 
Deduzco que era mío

El sabor y el olor amargos
Me reconfortan
Somos viejos amigos
Aunque me den dolor de cabeza y náuseas
Pero también me los da mi novio
             dónde coño estará
Que no me escucha ni comprende
Ni la mitad de bien

Un grupo de niños pasa
               qué harán a estas horas
               angelitos
               fuera de la cama
Y me miran y se ríen
                no sé de qué
                los muy cabrones
Y me hacen sentir torpe
Como una gaviota ebria 
                               trasnochada
Me incorporo incómoda y caemos
Mi melopea costera y yo
De bruces sobre mis bragas

Frente a mí 
Murmullo de olas
A mi espalda jalean
Compañeros de profesión sin saberlo
Un puñado de perdedores
Que lucen ufanos sus vanos trofeos
Motos
Novias
Teléfonos
Implantes

Ignorantes

Poseer es perder dijo Pessoa
Y entre lo que pierdes
            y lo que no llega
Al final a todos nos queda
Lo mismo

La pérdida

De pelo 
De orina
De ganas
De vida

Es lo único cierto

Eso
Y que hace una rasca de cojones
Y que voy a levantar el culo de la arena
Y hacer eses
Hasta el chiringuito
Donde el cabrón de mi novio estará 
Camelando a alguna guiri
Y pedirme
Otra cerveza


B. Vargas Tinajero
Imagen: © Cristian Crisbasan

domingo, 17 de agosto de 2014

Cómo




                                                                            The end of nights we tried to die 
                                                                             This is the end
                                                                                                   The Doors


Te has arriesgado mucho
Para venir conmigo
Esta noche
                   lo sé
Y también por eso
Sospecho que te gusto
Un poco y que podrías
Llegar a amarme

Cuando te veo ahora
Dormida y en mi cama
Rendida y luminosa
Después de haber follado
Tu respiración calmada
Tu cuerpo blanco
La mano pequeña
                             sobre mi pecho
Pájaro posado sobre una roca
Veo claro que este es el final
Que no eres
La mujer con la que quiero pasar
El resto de mi vida


--MMM--

Imagen: © Jim Peters

domingo, 3 de agosto de 2014

Destello


Hay instantes que 
       mientras duran
       mientras mueren
       y matan
Justifican 
       una vida
      
       incluso esta

Luego está lo demás
        el vacío
        lo oscuro
        el silencio 
Lo que queda fuera
De los límites 
Del filo
De los días
Que compartimos



B. Vargas Tinajero
Imagen: © Nat Forbman
       

sábado, 2 de agosto de 2014

Leviatán




                                   y naufragar me es dulce en este mar.
                                                                 Giacomo Leopardi




Doblo una esquina y me arrastra
La memoria calle adentro
En plena resaca de sábado
Y me veo
Otra mañana otro paseo
De esos sin rumbo que doy
Cuando quiero encontrarme

Era noviembre creo y unos chicos
Del conservatorio reían y fumaban
Y su risa me dolía
Arañaba mis cristales
Que retenían oscuros y húmedos
                           aquella mañana
Toda la tristeza del mundo

En el cine adolescente
Los carteles anuncian el otoño
Y se quiebran
Como yo
Al contacto con el suelo

Casi no reconozco la calle
Con tanto chino egipcio y árabe
Pero sí el peso la memoria que cala
El hueso que se pega al alma
Tu nombre ya reseco en mi boca
Alquitrán en mis suelas gastadas

Me recuerdo aquí hace un año
Y soy un buzo
Recorriendo una ciudad sumergida
Veo mi cadáver hundido
Los pelos flotando hechos cisco
                como siempre hija
Las cuencas llenas de algas
Tu nombre escrito
En mi chaleco salvavidas

Avanzo despacio
No quiero hundirme de nuevo
Y llego al final de la calle
Alcanzo la orilla y me digo                             
                              aliviada
Que esa ya no soy yo
Que esa ya no es mi vida

Debería sentirme mejor
Actuar
                  por una vez
Como una chica lista                 
                  lo sé

Pero lo cierto es que voy
Con la escafandra puesta en agosto
Buscando
          por si te encuentro
Mares en los que hundirme
En el borde de cada vaso
Al doblar cualquier esquina


B. Vargas Tinajero 
Imagen: © "Amour profond" de Albert Guillaume

Collige rosas




  La trabazón carnal.
  Con estas tres palabras me basta.
  Jorge Luis Borges

 Y que la negra muerte te quite lo bailado
  Luis Alberto de Cuenca



Estas tardes de otoño nos anuncian
Con el ámbar que la brisa arrastra al mar
La inminencia del invierno
                                           en las noches de sus días
Que traerán nostalgias de estas horas
Desaprovechadas en la primavera de tu cuerpo
En el plenilunio blanco de tus muslos
En el coral rosado de tu sexo o en la clara
Línea del seno que el bikini ha dibujado
Con lenguas de sol y arena en el verano

Y fluirá falaz un adelanto
Del final fingido fabulado
En el flotar perfil de flor que traen tus labios
Finos perfilados y entreabiertos
                           de besos furtivos y palabras falsas

Desnúdate esta noche a la luna que es testigo
Del temblor de tu cuerpo entre mis manos
Antes de que el tiempo nos condene
Al alambre de espinos o de olvidos
Que teje Aracne en guirnaldas de memoria
De memoria en nudos de recuerdos y no habrá
Ariadna que nos salve de la rueca
                                    de la implacable rueda
                                    del circular laberinto de las Parcas

Antes de que la sombra hambrienta nos alcance
Pisa con tus pies descalzos las uvas que la noche brinda
Apura el mosto de tu dulce vendimia de venenos
Fúndete ebria en el sudor salado de mis brasas
Vacía de notas la flauta que te ofrece el fauno
Húndete en la aleación bicéfala de la carne que se entrega
Licúa con tu lengua furiosa el borbotón de sangre que colapsa
Mis sienes y el racimo palpitante
                                                    que te ofrezco entre las piernas
Siente el corazón que voraz late entre mis manos
                                       arrancado como ofrenda
Y lánzalo último y sangrante
Por el despeñadero de los años que se han ido

Déjame desnudo y solo
Consumado exhausto
                    consumido
Saciado de tu nada y de vacío
Por no hacer mudanza en tu costumbre


--MMM--

Imagen:
"El rapto de Proserpina" (1621-1622) [detalle], de Gian Lorenzo Bernini. Escultura en mármol. Galleria Borghese.

viernes, 1 de agosto de 2014