sábado, 7 de marzo de 2015

Aquí paz




La muerte es un automóvil
con dos o tres amigos lejanos
Roberto Bolaño

Y qué es un hombre saliendo de la nada
y volviendo solo a la habitación.
Leopoldo María Panero




es raro estar vivo cuando no hay testigos
y aunque escribo esto ahora
podría haberlo escrito
ayer o esta mañana
o no haberlo escrito nunca y sería igual
en el fondo un animal escondido
en labios inmóviles y espesos
porque tampoco tú lo estás leyendo ahora
ni mueves los labios
piénsalo
sé que lo entiendes
o lo terminarás leyendo cuando quieras
o yo podré estar muerto y tú ahí 
tan tranquila
viendo la tele con tu lima de uñas
al calor de tus párpados ajena
y el corazón tan duro como un fósil
y es normal no creas
que te recrimino nada
que no puedo
con tanta susceptibilidad

sé que no es para montar un drama
que estas cosas pasan y el mundo gira
que haya un cadáver más y tal qué importa
si es natural y hasta bonito
como el brillo iridiscente en las escamas
de un pez que se pudre en la orilla de la playa
y que un niño observa con interés
entre morboso y científico y hasta la tarde
se cansa de ser azul y el sol se hunde
en el mar y escucha bien
no pasa nada

lo que pasa en realidad es que a la gente
le gusta que parezca insólito lo que no es más
que una rutina
porque vivir no es en el fondo sino ver
cómo los demás se van muriendo
y aceptarlo sin montar un espectáculo
que siempre resulta patético e insufrible
risible diría yo
en su tragedia

a lo que iba que me pierdo en los meandros
donde el agua de este río se está estancando
que lo raro es estar vivo cuando morirse
es lo normal
y convertir en acto la potencia
por cualquier motivo y descansar
de tejer y destejer
y que a la pobre
Penélope se le debió de quedar
cara de tonta
y que pensó seguro
que fue mejor esperar que darse
de bruces con un viejo verde que no era
ni sombra de lo que fue
y que mejor hizo Ginebra
con Lanzarote y a saber si Ulises
porque Homero hay detalles que no cuenta
no se lo montó con Circe en la pocilga
porque sería tan cerdo como somos todos
que terminamos enfangados hasta las cejas
si una tía se abre de piernas

si no hay testigos y yo
hubiese muerto
quizás aún tú no lo sabrías
ni yo tampoco porque soy
siempre el último en enterarme

es como oler a sudor
a veces te das cuenta y otras no
lo mismo debe de ser
estar muerto
si nadie te lo dice y llevas
varios días sin salir de casa
la luna reflejándose en el mar
es muy hermosa pero ella misma
no siente nada y sólo existe
en la pupila que la mira mira
por más que se le arrugue el polisón
o el duro estaño y lubrique 
o se la coman las ratas

Venecia por ejemplo
que está llena de muertos y es hermosa
y a veces hace sol sobre las cúpulas
y sigue siendo hermosa en los canales
aunque fermenten de melancolía sus aguas
o exhalen el hedor de la descomposición
o termines comiéndote un bigmac
en Fondamenta Cabalá
o en Ramo Corte Querina
leyendo a Colinas o a Ezra Pound

pero dime
dime tú
si hay algo perfecto

y en los fiordos o en Benidorm
por no hablar de Coney Island
pienso a veces se ahogarán
miles de jubilados
cientos todos los días
pero no por eso dejan de ir
porque la muerte
es un imán y la arena
seca las lágrimas sin importar
que las llore D'Annunzio o Peret
y arden las rosas

es demasiado raro todo
y estoy mareado pero a gusto
y no estoy borracho ni estoy solo
porque el perro de las pesadillas
duerme a mis pies
y por las noches
siento su jodida
lengua de lija
y me estoy meando
que es una pista más
para pensar
que aún sigo vivo
aunque no sé si lo leí o lo habré visto
en esos programas de asesinatos
crímenes sin resolver y forenses
con gafas de soldar y mascarilla
que no es raro
que los muertos meen o caguen
con perdón y ya no sigo
porque después dirás
que si Bukowski esto y lo otro

también están los muertos incorruptos
y esos no molestan a nadie
normalmente es al revés
han sido santos
y todos quieren verlos
y tocarlos y besarlos
y exhalan aromas florales
y se les saca en procesión
extraordinaria
y obran milagros y los gitanos
van detrás vendiendo globos
de helio tan ligeros de colores
alegres y metálicos
de Pikachu o de Doraemon  
que se escapan y se van
en vuelo al cielo
cantando por el aire sin cadenas
como ángeles o almas de azucenas
liberadas ya del fiero yugo
y a nadie
le extraña demasiado
aunque a los niños eso sí
les joda bastante

una vez en la cabalgata de Reyes Magos
le pregunté a mi abuelo si Baltasar
no parecía ir pintado con betún
de Judea diría yo ahora y él
tal vez por desviar la atención
me compró un globo de esos
que agonizó durante días atado
de un cordón a la litera
y que empezó a escorarse
el viento helado peligrosamente
que mueve esparce y desordena
y terminó fofo como les ocurre
a las mujeres hermosas que hemos amado
cabeceando de un lado a otro
y un día al llegar del colegio ya no estaba
y ni siquiera pregunté por él

sea como fuere
me encuentro bien
animado y con ganas
de seguir
vivo o muerto qué más da
si no me lo dice nadie
no me va a afectar demasiado

pero la gente es tan sincera a veces
que mete la pata
con la puta sinceridad
y es que la verdad casi siempre
más vale callársela
y tener el boquino cerrado y no entren moscas
que decirle a alguien que se ha muerto
porque puedes hacerle
mucho daño
y menos aún confesarle
que te has muerto
porque todos como digo
huyen de los muertos
y de los problemas
porque bastante tienen con los suyos
y quién no los arrastra
y recuerdos en noches de insomnio
y el cadáver de nuestro padre
cuando salimos a quemar
las bibliotecas

yo si hay whisky y unos euros
para putas estoy bien
todo lo demás
se sobrelleva
más o menos
con dificultades
eso sí
que nadie tiene
la vida regalada
ni supongo que morirse salga gratis

nunca me he sentido mejor
por concluir
incluso creo
que ahora podría empalmarme
y tengo ganas de besarte
en la boca nalgas cuello
en todas partes
y de follarte viva

si tengo que morir amor
que sea contigo

--MMM--

Imagen: © Lucian Freud