jueves, 5 de marzo de 2015

Voces




Creía, en la niñez,
que aquella hermosa vida
se vendría conmigo
Francisco Brines


Algunas noches justo antes de dormir
Cuando pesan las ausencias y el vacío
Dilata sombras y horas densas anegando
El pecho de metal fundido pienso que esto
Acabará algún día en que no recuerde
Ya más aquel momento

Y olvidaré otra vez esta penumbra
Y el monstruo acallará su grito entonces
Tendré ilusión y seré fuerte y el verano
Vendrá a barrer la angustia y me traerá
Un nuevo amanecer
                                 la onda expansiva
De amigos voces rostros olvidados

Si pudieran escucharme les diría
Que nunca quise ser quien soy ahora
Que todo se jodió y no sé cómo
La vida se torció y no sé cómo
Me he hundido en esta sima

Algunas noches muchas justo antes
De caer rendido siempre en pesadillas
Con frío cuando la última botella
Se acaba y tengo sed y ya no puedo
Fumar más y se ha largado otra fulana
Cuando el silencio es un zumbido doloroso
Y hay sangre en los espejos que se espesan
Y no me reconozco turbio en ellos
Rozándome el oído oigo sus voces
Apenas un susurro si consigo
Quedarme sin moverme en la almohada

Hablan entre sí no sé de qué
Pero sus ecos son caricias que repiten
Aguanta un poco más y no te rindas
Y son de ellos lo único que tengo
Que nadie puede ahora arrebatarme

Pero hasta cuándo

--MMM--

Fotografía: © Joseph Szabo