domingo, 26 de abril de 2015

Perderte después



palpé la realidad y odié la vida
José de Espronceda

Deseo aniquilarme en tu garganta hondísima
Charles Baudelaire



Ahora que el dolor se ha convertido
En larva rutinaria que viscosa labra
Galerías de rencor
                              no quiero
Volver ni tengo 
                        otra salida
Aunque siempre
Si te soy sincero
Me la sudó bastante

La inmensidad de la noche es hoy
Un poema de Mallarmé que arroja
Resplandores de misterio
Pero yo
             estoy borracho y tengo
Ganas de subir contigo
Imaginar
              que no estoy solo
Huir
De la risa abajo
                        el cacareo
De putas y diablos condenados
Al calor de este local
Como primates
                        que aúllan a la vieja
Parca obscena y húmeda escondida
En el hedor de los pasillos
Cañerías vivas que desaguan vidas
Vomitorios de sudor y semen
De jodidos fracasados como yo
En este antro
                      rosado que se hunde
En la cloaca del neón y de las ruinas

Necesitaría cerrar ahora
Los ojos un momento
Un siglo
             y respirar
El silencio turbio de tu piel oscura
Dejar de sentir en la garganta
En cada trago
                      las astillas
Sangre atropellada en las sienes
El odio
           cristalizado en el estómago

Me da igual lo que a estas horas
Quieras hacerme
                           porque a los dos
Nos han jodido bien
Nos han jodido

Deja que beba en tu boca
Última el licor que Circe ha destilado
Para convertirme en cerdo y llorar después
En la bahía redonda de tus nalgas
Sombra o propicia brisa
                                        que nos lleve
A la orilla
                 donde Caronte aguarda

O abandonarme manso en la corriente
Presurosa que arrastró a Hölderlin
Y esperar como Panero
Luna encendida en sus versos
Que después de la muerte otra vez
Esté la infancia

Esta noche solo quiero
                                     estar contigo
Que me abraces joder y no te rías
Qué hija de puta
                          si va en serio
Cómo te llamas o es que no
                                            puedo quererte

Tal vez mañana
                         yo ya estaré lejos
Pero esta noche
                          esta noche yo
                                                 mientras me besas
Invocaré a la muerte en el veloz
Torbellino que afligió a Novalis

Abierta la ventana
Como en versos de Pavese
No será necesario dejar el lecho
Solo
        el alba en la estancia
Con su temblor luminoso
Posada para descarnar mis huesos

Pero ahora
                  voy a ponerme hasta el culo
                                                               porque no tengo
Nada que perder
Solo la vida
Esta puta vida
                       que no le he pedido a nadie

--MMM--

[Este poema fue publicado por primera vez en el n° 1 de la revista "Fake", León, 2014]

Fotografía: © Lauren Dukoff