miércoles, 8 de abril de 2015

Taxi




You need coolin’, baby
Led Zeppelin

De modo que no tengo que pensar
nunca
más
Jack Kerouac


De regreso a casa te veía rendida
El rostro encendido aún con voz de niña
Entrecortada la respiración y me pedías
Siempre me pedías
                                no te detengas
En los semáforos temiendo que alguien
Pudiera acaso descubrir
En ese palimpsesto turbio de cristales empañados
La huella alguna prueba y confirmar
Lo que habíamos estado haciendo
Apenas un momento antes

Pero hasta entonces todo había ido bien
Y nos gustaba
Pasar las horas juntos entregados
En esa adolescente desnudez
En un 205 de tercera mano
En la gregaria intimidad de un descampado
De faros apagados en el tácito
Derecho recortado de las sombras
En nudos de deseo o el contraluz
La piel urgente
De cuerpos estrenados en el íntimo
Sudor de unos asientos abatibles

Oh noches inflamadas en las ansias
De lenguas como llamas
Carne ardiente
Del sexo sin rutinas entregados
A un nuevo sacramento hecho de labios
O alzados como juncos en la cómplice
Bancada de las cañas 

Y éramos jóvenes y aún teníamos la certeza
De soles y de lunas infinitas
Y estar juntos era lo único importante
Y no quedó un centímetro de ti
Sin comulgar
                       pero en el río
Los barcos lentos mientras tanto dibujaban
En el reflejo falso de los astros en el agua
Un tenue sueño ronco de motores
Que se iban alejando rumbo al mar

Y me asustaron
Los golpes como a ti también el rostro
Lívido y desencajado
De esa mujer dejándose los puños 
Las uñas rojas rotas astilladas 
Contra el cristal tintado de la ventanilla

Y sentí miedo
Aquella noche lo confieso sentí miedo
Al dejarte sola para acompañarla a ella
Con el pecho como un animal latiendo
Mi propio corazón latiendo
Temblando al acercarme al taxi abierto
Augurio negro como un pozo hundido
En la densa niebla que nos engullía

Un hombre
Lo que había sido un hombre
Con el pantalón bajado en las rodillas
La cara congestionada y las dos manos
Tenazas aferradas al volante
Brocal oscuro para retener la vida
Agua estancada
                           y en la radio una canción
La voz un salmo
                           el eco
Metálico de Robert Plant que repetía
I’m gonna give you my love
I’m gonna give you
Every inch of my love

El viento húmedo gemía cortante
En el diapasón rayado de las ramas
Trayendo una lejana algarabía
De ladridos de perros de las fábricas
Y la mujer
No dejaba de zarandearlo y de gritar
Dios mío
               y olía
A perfume barato y denso
A polla
A eso apestaba

Y le dijiste al policía que éramos novios
Y hacía frío y tiritabas y cubrieron
Al tipo con la manta y se llevaron
A la puta que iba aullando en la ambulancia

Al volver tenías distante la mirada
Perdida de infinitos y las luces
Eléctricas de la ciudad difuminaban
Tu boca aún entreabierta en el imán
Suave del labio
Y no cesaba aquel temblor

En un semáforo parados fui a decirte
Estoy aquí no temas duerme un poco
Y me acerqué hacia ti para besarte

Sigo sin entender por qué
Bajaste de mi coche
Y paraste un taxi

Y nunca más
Supe de ti

--MMM--

Fotografía: © Patrick Heneise