lunes, 22 de junio de 2015

Azul


                                                                                                     
                                                                                                      but I pour whiskey on him and inhale
                                                                                                                                        cigarette smoke


                                                                                                                                            C. Bukowski



Y, sin saber cómo, ese bar. Otra vez. Lo odiaba. Si se fijaba bien, seguro que todavía podía ver su propia silueta trazada con tiza en el suelo. Él se sienta frente a ella, molesto. Desde hace unos meses, no para de reprocharle que ha cambiado. Y sabe que tiene razón, pero no entiende su enfado. Si el escenario entero de tu mundo se derrumba en un instante, si te quedas disfrazada, digamos, de Candy, Candy en Transilvania, a ver qué haces. Le llegan, amortiguadas por sus propios pensamientos, las palabras "mujeres", "rencor" y "despecho".

—No me equivoqué. Lo nuestro no habría funcionado.

Ella lo mira de nuevo. Eso ha dolido, pero se encoge de hombros por toda respuesta, y sale del bar. En su pecho, el pájaro se agita desesperado, como siempre que escucha su voz. Lleva muchos años ahí, ya no recuerda cuántos. Antes lo dejaba cantar a su antojo, pero desde aquel día, el de la tiza, cada vez que el bicho vuelve a dar signos de vida, ella lo estrangula, metódicamente, hasta que deja de aletear.

Es una putada cargar con un pájaro cianótico en el pecho, piensa mientras se enciende un cigarro.

Pero es la única forma de seguir viviendo.


B. Vargas
Imagen: © Tod Papageorge