martes, 30 de junio de 2015

Superpoblación




A ver si nos organizamos
Porque aquí no cabe más gente
Está la que escribe el poema
Y  la que cinco minutos después
Lo odia y lo siente
Como si fuera cosa ajena
La que no quiere ver un rabo
Como no sea detrás de la barrera
Y la que se acuesta y se levanta cada día
Con el mismo  nombre de  hombre
En la cabeza
Luego están las que discuten
Las que intentan convencerme
De que todo es una mierda
Y la tonta que cree 
Que quizá haya algo 
Que merezca la pena
                      digo yo
                      ya
                           pero quién
Pero esa
La optimista
Cada vez 
     
                      habla 
                                 más 
                                          bajo
Y me da que no se entera

Luego están la cachonda y la monja
Que van por rachas se alternan
Y me tienen loca
A la primera le dan raptos místicos
Y la de clausura se me va los viernes
Al bar de abajo de borrachera
Está la que piensa en la solitaria vejez
Y la hipocondríaca
Que se ve dando patadas
En la caja de pino
En menos de una semana
La que apura el vaso de helado
La que quiere volver a pesar cincuenta
La que quiere abrirse al mundo
Y la que dice que para qué
Para que te den en la cara
Con toda la puerta
Mejor te quedas en tu casa
Con una cerveza y gastas menos
Y no molestas
Hay días en que algunas se serenan
Pero otros 
Como esta mañana
Me miro en el espejo me veo
Un brillo especial en los ojos
Y tengo ganas
              por ejemplo
De ponerme algo rosa
De hacer macramé
O de escuchar a Pitingo
Y me digo
Hala Ballerina
Saluda a la nueva


B.Vargas
Imagen: © Gordon Parks