lunes, 31 de agosto de 2015

Intocable



  la costumbre inaceptada de andar irremediablemente solo,
Antonio Lucas



Late oculto en el roce del abrazo
Un vano afán de permanencia
De quedarse en el otro como poso

Por eso yo no toco
Por eso rehúyo en silencio
Las pieles que claman extrañas

Porque tu nombre no detendrá mi caída
Ni yo sirvo ya para sustento de nadie
Guardaré en mi bolsillo
La mano incauta que tendí una vez
La misma que ahora sabe
Que no hay
Nada a lo que aferrarse

Distraeré mis dedos
Con la entrada de cine
La moneda oxidada
Y el agujero
Que empieza a abrirse 
En el fondo

B. Vargas

sábado, 29 de agosto de 2015

6A




El tendido salpicado de pájaros
Me desteje eléctrico
En este asiento gris con vistas
De espaldas al sentido de tu marcha 
Y de la vida


B. Vargas

jueves, 27 de agosto de 2015

La fea




El amor para ella
Es posar cada día
Ante un prometedor artista
Que la observa y dibuja
            con su pincel en llamas
El retrato de otra


B. Vargas
Imagen: fotograma de la película El artista y la modelo, dirigida por Fernando Trueba (2012).

martes, 25 de agosto de 2015

Rompeolas




el hilo en que se anudan y entretejen
vidas, sombras, luces, muertes.
Enrique Baltanás


No puede ser el mar en su constante
Bramido lo que aterra en el ocaso
Ni contemplar tampoco el pecio hundido
Del tiempo que fue un eco de la dicha
La dicha del amor y de ser joven

Asusta la cadencia del lamento
Inútil de las olas en la playa
Las olas al romper en cada orilla
Las olas que se pierden en el ciego
Absurdo sacrificio que las llama

Espanta el sordo grito que las mueve
Que ruge y barre y borra las palabras
Las voces que no vuelven y ahoga el mar
Y todo se convierte en sal y en nada

Por eso como Borges solo pido
Que exista eterno un Cielo para ti
Un Cielo para ellos aunque yo
Hundido en sombras ya no pueda veros


--MMM--

Fotografía: © Paulo Nozolino

viernes, 21 de agosto de 2015

Striptease



tenemos a una mujer que está en la cama y no puede dormir agobiada por el calor.
12 hombres sin piedad


lo espantoso es sencillo y está siempre muy cerca
Juan Eduardo Cirlot


Te quitas la camisa

Y te observo golosa

Esta noche quiero fiesta

Recorro con la vista tus hombros

Tu pecho me detengo

En la cicatriz del apéndice

En el michelín criado con cariño

Cuchara tras cuchara

Por mis potajes

Me ves mirarte y sonríes

Ya estoy me dices



Pero es tarde las ganas

Como vinieron se fueron

Ahí están los culpables

En tus pantorrillas

Negros tirantes

Con un orificio de salida

Torniquetes de nylon

De mi deseo

B. Vargas
Imagen: © Helmut Newton

martes, 18 de agosto de 2015

Hoy me he despertado muerto




palabras donde ladra la agonía
Juan Eduardo Cirlot


Hoy me he despertado muerto
O mejor no he despertado pero sé
Por el olor que llevo así al menos
Un par de días
Y esta vez
                 os lo aseguro 
No es la resaca

Tampoco hay que preocuparse
Para qué
               si estas cosas pasan a diario
Bien que a otros pero hoy
O ayer o antes o
                           qué sé cuándo
Me ha tocado a mí y estar vivo
Puede terminar así
Son riesgos que se corren

Ahora estoy tranquilo
Esperando a que alguien
El casero tal vez cuando vea
Que no he pagado el alquiler
Venga y me encuentre y se lleve
La sorpresa
Desagradable supongo

De haberlo sabido
Me hubiera puesto el pijama
Y hubiese desconectado el despertador
Que sigue sonando y no
Tengo forma de apagarlo
Porque estoy muerto
Muerto y nadie
Parece querer enterarse
Y tengo los ojos abiertos
Y una expresión
Ridícula en la cara
Y me faltan fuerzas
Para mover el cuerpo

Solo pienso
Luego existo y eso es
Realmente una putada
Pero
        a ver qué hago

Lo peor no es que no pueda
Llevarme nada de lo poco
Que tengo aparte de un monazo
Increíble de fumar

Lo peor es que tampoco puedo
Dejar nada
                   acaso
Un recuerdo triste
A los que me conocen

Triste sí
            a pesar de la risa floja
Que me ha entrado al verme muerto
Aún no me lo creo y me he debido
De poner nervioso
Es natural digo yo
Si es la primera vez

Y he estado un rato disimulando
Intentando distraerme en otras cosas
Dónde está el Norte
Quién ganará la Liga
De qué color fue el primer sujetador
Que desabroché y qué importante
Me sentí aquel día

Pero ahora estoy de bajón
Perdonadme
Ya se me pasará
Y es que estoy convencido
De que no hay nada peor
Que ser hombre
Y dejar solo como herencia
En el fondo de un cajón
La conciencia del dolor y de la muerte

--MMM--

Ilustración: "Campo Santo". Román Miranda (Ciudad de México, 1973).

lunes, 17 de agosto de 2015

Columna Trajana



La Muerte, como el rabo de un mono
se enrolla en espiral sobre un poste
siempre creciente siempre creciente 
Gregory Corso

Pero la muerte sube hacia la vida
por siete cumbres de cansado brío
y te devuelve al tiempo, renacida
Dionisio Ridruejo


Se levantan imponentes sobre el Foro
Como un grito de mármol las columnas
Los capiteles labrados de acanto
Las geométricas cornisas abocadas 
En la ascensión silente de la piedra
A sostener la frágil cúpula del cielo
                                                        sobre Roma 
Nubes negras amenazan con cubrir
El sol aquella tarde en que la rosa
Ardía sin sospechar que el tiempo
Aventa las cenizas para hacerla
Polvo solo en el recuerdo
                                         pero entonces
El perro de la juventud meaba aún
El bronce que enverdece y mancha
El frío pedestal de las estatuas

Junto a la barandilla un guía
Eleva su ridículo paraguas
La señal para reunir alrededor
A una grey adolescente subrayando
Con un énfasis mecánico la rutina
De sílabas y nombres y las fechas
En que Apolodoro diseñó el mercado
La columna de Trajano y la basílica 
Ulpia y cómo la conquista y las riquezas
Del Lacio y de los dacios como esclavos
Se lee en la espiral ascendente
De los bajorrelieves pero nadie
Atendía a sus explicaciones

Un joven pálido y delgado
                                         casi un niño todavía
Con ridícula perilla que le hacía parecer
Un chino un chivo con acné abrazaba absorto
A una muchacha que eclipsaba para él
Todas las maravillas de la urbe
Y aun del orbe levantando para ella
Erguida a escala otra columna
Erigida para celebrar el triunfo efímero
De la vida sobre el tiempo

Y ella lo miró sonriendo y lo besó
Mordida plata de sus brackets
En los labios y le dijo
Ya te vale eres un cerdo
Y lo volvió a besar
Y empezó a llover con fuerza
Y corrieron hacia el autobús
Que debía llevarlos al hotel
Y don Higinio no los dejó
Sentarse juntos

Años después al verse
Sin saludarse porque el tiempo
Los ha convertido en extraños 
Aún recuerdan aquel día y la columna
Y piensan que esos 38 metros
Son la cifra la medida exacta
Que puede contener la eternidad

--MMM--

Ilustración: Giovanni Battista Piranesi, "Colonna Trajana" (1758)

domingo, 16 de agosto de 2015

Soledad





Sabía que no se había hecho de noche, pero había llegado algo tan oscuro como la noche.
J. M. Barrie.


Casi siempre llega sin avisar
Cuando no hay testigos
La oigo arañando las paredes de la noche
Susurrándome al oído futuros
Clavándome en los párpados cerrados
Las esquirlas del tiempo que no
Pasaremos juntos

Otras la siento subir
Riada de huesos y hojas
De calendarios Pirelli pelados
Que se deslizan desnudos
                         por mis pies 
                         fríos cuando te vas

Y corro
Corro para no ahogarme
                       hormiga enloquecida
                      
Y me agarro al primer tronco
Trepo por cualquier pierna
Me encaramo al borde de un vaso
Y espero paciente
Que las aguas desciendan

Lo peor son los días llenos de luz
En que llega y me lleva
Por delante en un segundo
Y no tengo
Nada a lo que aferrarme
Nadie que me tienda una mano

Y estás conmigo

B. Vargas
Imagen: © Peter Wever

sábado, 15 de agosto de 2015

Epílogo



buscando entre la mierda
la razón de su vida
Leopoldo María Panero 


Un eslabón de muerte en la cadena
Del tiempo ansiado cómplice
Y no de ti
                la llaga lacerada
Sal en la herida de la rosa
Siempre el miedo a perder
Lo que se ha amado
Ese temor como ondas
De una piedra que se hunde
Ese temor
                 también termina

--MMM--

Fotografía: © Sára Saudková

miércoles, 12 de agosto de 2015

Deíxis




He vuelto. Soy el mismo. La misma sed que me aqueja
Salvador Novo



Tampoco el tiempo es nada
La luz tu cuerpo
Mi nombre ahora

Y aquí enroscado
Este mismo dolor
Este vacío

--MMM--

Ilustración: © Nigel Van Wieck

martes, 11 de agosto de 2015

Miss Antropía (La soga IV)




 El mundo es bello, pero tiene un defecto llamado hombre.
F. Nietzsche


Trato de pasar por uno de vosotros
Pero sé que hay algo
Que no funciona
Que no prende
Aquí dentro

Bodas orlas
Fiestas cenas
Claustros fastos
Es inútil
Cuanta más gente
Más me encierro

No me quedan fondos
El último me dejó sin blanca
Confiar en mi caso es un intento
Condenado al fracaso
Como viajar en el tiempo
O devolver en el Corte Inglés
                  mira que cuesta eh
Unas bragas usadas

Todo el mundo
            decía un amigo
Visto de cerca
Es raro

Y voy por la quinta cerveza
En la habitación de al lado
De este motel cochambroso
Dos tíos en celo creo
Chillan se azotan golpean
La pared de pladur y aplaudo
La puesta en escena jaleo
Y me doy cuenta
De que estoy sola en mi piso

Coño
        se me va
                          la cabeza

La gente es rara decía
                                    Fabio

Están los que nunca
Dicen lo que piensan
Los monstruos de andar por casa
Que se convierten
En perfectos caballeros
                                 y damas
En cuanto cruzan la puerta

Los hay que te escuchan
Para después
Arrojarte entre ceja y ceja
Algo que apenas reconoces
Que pueden ser tus palabras
O su mierda

O los que un día se quitan la máscara
Y te salen con cosas
Que te dejan perpleja como si
                                     no sé
Estás en un concierto coreando
Todas las canciones
Y aprovechando una balada
Tu cantante favorito te azotase
Desde el escenario
Con su polla en plena cara

Los hay que prefieren
Que les regalen los oídos
A que les hagan
                     allá ellos
Una buena mamada

Y al final te quedas en medio de este circo
Solo con tu fusil
Como el soldado valiente
                 llamémosle Smith o Johnson
Que corre desorientado en el combate
Cuando en verdad
Está reventado en dos 
                          sus piernas a diez metros
Y no se entera

Y luego están los estúpidos
Que pierden el tiempo
Esperando que pase por su puerta algo
                                  amor
                                  un hijo
                                  la Parca
Que nunca puso el pie
En sus caminos

Vargas hija
Un poquito de dignidad
                                     por favor
Y deja de hacerte daño deja
De llorar
           de una vez
Por su verga

Mira el cielo por ejemplo
Salpicado
              con perdón
De estrellas
Como un himno de Novalis
Si hasta hay
                a estas horas de la noche
Un susurro de abejas
                y una mierda
Es el dron de un vecino pervertido
                      como dé con él
Que quiere verme las tetas

Y ahora me asustan
Unas señoras por la tele
Semiescondidas tras la puerta
Diciendo que parecía un buen chico
Que daba los buenos días
Como si la leona no le guiñase
El ojo a la gacela
Antes de hincarle el diente
Y servírsela a su macho
Porque el bicho se come a sus hijos
Cual Saturno
Si se retrasa en la cena

Decía que a la mierda la gente
Y las canciones y las películas de amor
Creo en la quema indiscriminada
De fotos recuerdos camisetas
De todos los lazos
Al carajo

Nacemos solos
Morimos solos
Solos vivimos

Vaya mierda de reflexión

Quería decir en realidad
Que me siento como un hámster
Hasta arriba de diazepam
Dando vueltas en su bola

Y ya casi logré convencerme
De que es mejor así
Tener mi espacio
No ocupar el de otro
Que nadie entre

Pero a veces
Se me va la teoría al carajo
Cuando siento este picor intenso
La comezón que tan bien conoces
Que tantas veces aliviaste
Justo ahí
             te necesito sí
En mitad de la espalda




B. Vargas
Imagen: © Melvin Sokolsky

lunes, 10 de agosto de 2015

Partida (La soga III)




Ninguna cosa bella está pensada para ser inspeccionada
Gregory Corso

como un cerdo que al hozar derriba
si un tiempo fueron fuertes
los muros que sostienen la cubierta
así yo mismo he derruido el íntimo
misterio de tu perfección
por quien caduca

la belleza no puede
admitir excepciones
o eso pienso si el deseo
es un lobo cuando acecha
el sexo hosanna o es la muerte que te hace
humana y yo en la barra me moría
por roer celestes tus amarras
ser martillo que forjase
pilón en tu caída un Celedonio
un ganso para Leda el buey de Hesiodo
el autómata mecánico en tu boca
chupachups o lollipop o piruleta
de lengua en tu Pentecostés hecho de noches
o en tu casa o en mi coche llama fuego
yo que sé
                 qué te diera

como un roce tu respiración
goce si me hablabas y si no
escuchaba ya y a un paso
de vomitar pensando solo
en el dibujo de tu pelo
y en tus manos
tan pequeñas en las mías
uñas rosa
mariposa o en Darío en los bandazos
y en bajarte de un tirón las bragas
si te dejas
babearlas y besar tibia tu ropa
y comerme las colillas
mentoladas de tus piper

y sonreír después con arrogancia
al dejar atrás el baño convertirte
en vitola que me abrace y ser tu viola
y tañer un tatuaje con tu nombre
mansa brasa con tendones destensados
en el gótico antebrazo vena henchida
para ti en la piel de pana sangre azul
en un húmedo colapso y si hace falta
despedirme con un beso para luego
perderme calle abajo y no volver
jamás a verte

y me he llevado aquí en las manos
el dorado de tu carne alborotando
la cascada de tu pelo hecha de nudos
y he enfangado de saliva al hocicarte
el misterio de tus pechos como un bruto

oh tu cuerpo
Pange lingua
sí tu cuerpo
como un flexo nacarado en el frufrú
la pelvis maniatada y como exvoto 
peludo mis dos huevos en tu altar
de nalgas un imán de luna blanca
corrido de Carrara como ofrenda
de piedra sobre un pedestal de mármol

y he ensuciado de sudor eléctrico
neumática tu cama pegajoso
como un caramelo de la cabalgata

y tú gemías
sí sí
o
no no
oooh
y me mordiste el labio

y tuve que envainar al fin la espada
deshecha la baraja y como sota
de bastos dejar rota la partida
y tú estabas dormida y en la almohada
tu cabeza era una copa
que derramaba oros

oh alabastro oh marfil allí dormida
y mi calcetín perdido cantarín
en tus sábanas de lefa un lamparón
es lo único que pude regalarte
y es el rayo
que te hunde y que me ha hendido

y ahora te podría querer
palote y rezumando almíbar
andar descalzo por no despertarte
amor deseo que el castigo
de los dioses sea ligero y seas feliz 
en tu nueva condición mortal cometa
In ictu oculi viviendo
bautizada en mi Jordán
entre los hombres

--MMM--

Ilustración: © Michael Reedy

martes, 4 de agosto de 2015

Sueños



Esta playa es refugio
de todos los sueños del verano
Juan Lamillar


A JN

quisieron disfrutar aquel verano
la vida que bullía adolescente
nada les importó ver las señales
las sombras que avanzaban en la arena
las huellas que ya habían dejado otros

agosto con su luz era un imán
de cuerpos de sonrisas la belleza
la sal disuelta en lenguas como llamas
de un fuego que no duele pero quema
y deja cicatrices en el tiempo

desnudos se entregaron a las olas
vencidos de otro mar hecho de noches
y el agua los cubrió con algas negras

volvieron olvidados del amor
los ojos empapados de vacío

--MMM--

Ilustración: © Jean-Daniel Bouvard