lunes, 30 de noviembre de 2015

Ciega


                                                                   Cuando dices que piensas en mí no piensas en mí
                                                                                  piensas acerca de mí pero desde lejos.
                                                                                                                         Miriam Reyes


 
No tengo una fe ciega en nada
Ni en nadie
Mi fe tiene los ojos bien abiertos
Y está atenta
            para que no se escapen
A los instantes de gozo
Que pueda vivir hoy junto a ti
Que vas a mentirme
               a negarme
               a olvidarme

B. Vargas

sábado, 28 de noviembre de 2015

Cortejo



Leyendo los cuentos de Leopoldo María Panero 


Enciendo la luz del porche
Porque llevo un rato leyendo a oscuras
Con ojos cansados que intentan anclar
                  inútilmente
Los últimos rayos de luz fugitiva
A las páginas del libro

Al reclamo de la bombilla acuden
En silente romería
Un puñado de mosquitos
Cuatro polillas
Dos lagartijas
Y otros bichos anónimos

Y algo en el ambiente
Hace que me pregunte
Si es la luz quien los llama
La fuerza oscura la locura
De la palabra entreabierta en mi falda
O el olor a muerto


B. Vargas
Poema publicado en el número 5 de la revista "Estación Poesía", Sevilla (2015). 

Imagen: © Joseph Dawson, "Woman reading".

martes, 17 de noviembre de 2015

Clic





A veces la vida es
Una noche de insomnio 
En la que aprietas
Una y otra vez
Un interruptor
Que no enciende nada

B. Vargas


sábado, 7 de noviembre de 2015

Kamikaze


                                 No puedes detener lo que vendrá. Las cosas no esperan a nadie. Eso es vanidad.
                                                                                                                            "No es país para viejos"




Detente en seco y permite
Que tu mayor miedo te alcance

Toma el camino que te lleve
A lo peor que pueda ocurrirte

Y deja que pase


B. Vargas

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Waste



                                                                       Hay un dolor colgando del techo de mi alcoba
                                                                                                                              Gloria Fuertes



Acaso es justo
Que por cada dos que jadean
En una cama Nëáklund haya
Otros dos al menos jodiendo
A otros dos tontos que se corren
Sobre dos fantasmas ausentes

Que exista tanto amor 
En el mundo desperdiciado

O querer de verdad a alguien
Llevarlo tan dentro saber
Que los gusanos 
Al comerse tu carne
Cantarán ebrios su nombre

Y que para nada te sirva
Y que a nadie le importe


B. Vargas

lunes, 2 de noviembre de 2015

Duele




Paete, non dolet.

(Arria tras pasarle a su marido, Peto, condenado a muerte por el emperador Claudio, la daga que ella misma se había clavado previamente, según recoge Plinio el Joven)



La noche que disipa sombras puede
Quedarse detenida en este altar
De espejos que infinitos multiplican
Tu cuerpo que es el pan que ahora se eleva
Un nuevo sacramento que me salve
En el viril de licra que lo cubre

Cuando Arria hundió mortal la daga dijo
Abierto el pecho por su propia mano
No duele para consolar a Peto

Yo en cambio sufro tu puñal clavado
Cuando en tu pedestal indiferente
Le pones a tu cielo tasa y precio

A fin de mes no mata pero duele
La copa ya vacía y sin tabaco
Tenerla dura y no tener un duro

--MMM--

Ilustración:  Peto y Arria (Grabado de John Boydell de un dibujo de Robert Dunkarton basado en una pintura de Benjamin West, 1773).

domingo, 1 de noviembre de 2015

Ausencia





Cuando la ausencia deja de ser un sudario
El eco amargo de un nombre
Que rebota en la pared y cae
Sobre el número impar de la cama
En el pecho hecho piedras

Si calla y respira tranquila 
Y ves
Que no es sombra ni niebla
Sino horizonte que clarea

Que tienes lo que necesitas
Un techo unos libros
Lápiz papel
La herida

Entonces

El vacío es un mar 
En el que flotas en calma
                         un segundo
Justo antes de la madrugada 
Y su abrazo frío
Que te despierta

Del silbido compasivo de la bala
Hecha silencio
Que te remata


B. Vargas
Imagen: © Sally Storch