miércoles, 30 de diciembre de 2015

Correspondencia




mas en saber que escribo para ti se turba el seso y se pierde el sentido.
 Diego de San Pedro


Olvidada en el hueco húmedo oscuro
Encontré ayer la caja y el sudario
Papel acartonado que es mortaja
De sueños desleídos en los años

Y al sacarla entre mis manos
Las mejillas de nuevo rojas
Brasas cárdenas inflamadas
Derritiendo el auricular del teléfono
El día que mi padre
Con expresión burlona en los ojos
Me lo tendió diciendo
                                es para ti

Pregunté quién con cuatro pares
De ojos clavados
En mi nuca sorprendida
                              y eras tú
Desde una cabina superpoblada
Con tus amigos haciendo el tonto
Yo incómoda expulsando
Con esfuerzo monosílabos
                             y mis hermanos riendo


Y tu voz al otro lado fue la soga
Que quise gustosa atarme al cuello

Desde entonces convertidos
En ladrones en busca y captura
De lugares donde escondernos
Y planear entre besos
Cómo arrasaríamos con todo
                        las clases
                        las normas
                        los parques
Zarzas de llama oscura
Consumidas por las noches en vela
Por la pasión inaplazable
De aquellos que ya
Han caído al vacío
Pero se creen inmortales

You really got me
Me decías en tus cartas
Aquel verano que te dio por los Kinks
El mismo que te fuiste con tus padres
A Cádiz y no pude
Como Dido seguirte
En Sevilla o Cartago rabiosa
Viendo tu cara en todos
Los buzones de correos

Llegó septiembre
Y su beso como el tuyo frío
Cuando nos volvimos a ver
El aire helado entre ambos
                         y tus amigos riendo

El fuego se tornó brasa
La broma fácil silencio
Y en mayo te saqué a bailar
En aquella caseta
A la que fui por ti
                 porque a mí no me gusta
                 y lo sabes
Tenemos que hablar 
En mi oído tu lengua estilete
Y ni siquiera terminamos
Aquella danza macabra

Y la sombra de septiembre
Se hizo carne
                    y tenía un nombre
Y era morena y alta
Y hermosa como yo nunca
Y había estado allí
                en los silencios
                en el fulgor de la brasa
Todo el tiempo

Y morirme
Allí mismo     
                vaya número
Entre música y palmas
               mírala cara a cara
Y tus amigos te daban
Palmaditas en la espalda
                  los muy cabrones y brindaban
                  borrachos riendo

Y no era suave el aire
En Pascual Márquez
Los farolillos como alfileres
Como bromas como bombas
Luciérnagas burlonas
A punto de reventar en mi cabeza

Los borrachos y el vómito
Que dejé en una esquina
Entre repicar de cañas
Como exvoto a lo que fuiste
Como ofrenda a mis recuerdos
Al amor que nunca volvería
A refrenar
                  golondrina asaeteada
Su vuelo

Y ahora no sé qué hacer
Con esta caja llena de cartas
Cofre del tesoro del tiempo
Perdido que ahora apesta
A cieno o a tu gomina

Tal vez las guarde conmigo
Y conserve así
La melodía de tus canciones
Un cálido recuerdo
                     al menos uno
Al que poder acudir
Cuando cubra mis ojos
La mano fría

O hacerte arder al fin
Con ellas díscolo Eneas
Mientras toco con mi arpa
Una de los Kinks
Te las hago tragar cual Leriano
O compongo con una media sonrisa
Una hermosa elegía en sepia
A lo que fue
Cargada de nostalgia y melancolía
 


                    y luego la borro

B. Vargas

lunes, 28 de diciembre de 2015

Cadena de favores




                                                                                 ¿Puedo dar más de lo que a mí me dieron?
                                                                                                             Gustavo Adolfo Bécquer


Siempre me replanteo mi vida
En cuanto paso 
Más de dos minutos seguidos
Sentada en la taza del váter

Por ejemplo

Me pregunto qué estará haciendo 
Ahora y dónde
Y con quién
El próximo hombre 
Que me amará

Si es consciente de la suerte
Que supone dar con una
Como yo

Que no hará del baño 
Su trinchera inexpugnable
Que no lo obligará a acompañarla
De compras ni a bodas
Que no sacará jamás una entrada
Para la última comedia romántica
Que nunca le preguntará
En qué piensa porque sabe 
Por experiencia
Que esa pregunta
La carga el diablo
Y siempre es mentira
La respuesta

Que prefiere una partida de Play
A una sesión de spa
Y los únicos brillos que le interesan
Son los de unos ojos mudos
                                              en los suyos
Que detesta hablar en plural constantemente
Y odia los chiquis los caris
Y a duras penas soporta
Las reuniones de su propio clan
Y siempre 
Aunque quede enterrada 
Hasta las cejas en mierda
Pone al otro primero
Que cocina y come
Que limpia y se lava
Con regularidad

Está claro 
Pienso mientras me enciendo uno
Y doy una calada
                   porque la cosa se alarga
Que soy un chollo

Si no fuera por lo otro
                                       claro

Me pregunto si el próximo
Hombre que me amará
Sabrá que haré de él
Un depravado
Un puto necrófilo que nunca
Verá su amor 
Correspondido

Que le va a tocar sufrir 
Morir tal vez 
                   como yo lo hice
Por dentro

Y me pregunto
                         por seguir filosofando
Si quedará prendida de mi falda su alma
Como la mía anda colgando todavía
En el hueco apresurado
Que tuve que dejar aquella noche
                  mientras me ignorabas
                  y sonreías a la pantalla
En tu armario


B. Vargas

GuardarGuardar

sábado, 26 de diciembre de 2015

Tarde de estudio



O repasar 
Bajo el árbol del parque
A conciencia
Con la punta de la tuya
Una lengua extranjera 


B. Vargas
Imagen: © Bruce Davidson

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Epístola moral a Fabio



Casi no tienes ni una sombra vana
de nuestra antigua Itálica, ¿y esperas?
Andrés Fernández de Andrada


A JLVV


Cuando un día la muerte con su esmalte
Vidrie verde tus ojos y te lleve 
Deseas Fabio que tu nombre sea
Un nombre recordado para qué
Si el nombre de los muertos es la cáscara
Vacía el nombre solo que no es ya
La rosa que se nombra sino solo
El humo de los labios tierra y polvo

Que todo es vanidad y los halagos
No borran que no somos más que monos
Con fecha de caducidad grabada
Así que deja Fabio de besarle 
El culo a los demás y no permitas
Que otros besen el tuyo ten presente
Que un hombre solo es digno si lo son
Los demás hombres y en el mar los ríos
Se allegan sin que importe su caudal

El sol que para ti es una caricia
En la vejez abrasará la piel
Y el aire amable en viento convertido
Revivirá las brasas y al final
Aventará las gélidas cenizas
Marchita ya la flor de la belleza

Corta las rosas que hagas florecer
En el poema tócalas no temas
El rojo de la sangre en las espinas
Al arrancar las hojas y los tallos
Canta Fabio la luz y canta el sol
Que abre sus pétalos y los marchita

No envidies que haya habido muchos antes
Que cantasen mejor lo que ahora sientes
Más bien recoge y agradece el eco
Sé generoso en el elogio y piensa
Que tu felicidad está en los otros
Y su alegría es tuya y su dolor

Eres joven y sé que este coñazo
Te sudará la polla y qué más da
Si la vida se va cagando leches
Así que deja de perder el tiempo
No me preguntes más y sal pitando
Al mundo que te espera y deja ya
De venir a tocarme los cojones

--MMM--

Imagen: La escuela de Atenas (Rafael, 1509)

Epitafio (II)



Pensé que os echaría más de menos

--MMM--

lunes, 21 de diciembre de 2015

Fuera


Cada cual tiene la suerte del día en que nació.
Antonio Hernández

La noche se asfixia pálida sobre mi cabeza 
Entre un fulgor de estrellas ahumado
Unas planchas de hierro oxidado son
Lo único que me separa del abismo
Yo observo tiritando
El fuego que nunca será calor
A la loca de los gatos del quinto
                            o mi futuro 
Insomne colgada
Apago una colilla en la baranda 
Y esquivo o saludo a gente
Que sube y huye de la peste
Que corre y huye de los polis
Que cae y huye de la vida
En la escalera de incendios

A otros les tocó en suerte
Un techo blanco un suelo firme
El lado seguro del cristal

Peor para ellos


B. Vargas

domingo, 20 de diciembre de 2015

Epitafio



Si ves que me levanto cuando pases
No dudes en volver a dispararme

--MMM--

Fotografía: Cementerio de La Recoleta, Buenos Aires.

sábado, 19 de diciembre de 2015

A Xmas Carol


En cada charco
duermen las estrellas sordas.
Vicente Huidobro

en Navidad no hay calles más oscuras
que las iluminadas si estás solo
y todo está cerrado y ni siquiera
encuentro a quien poder pedirle fuego

recuerdo aquellas cenas de la infancia
mi abuelo aún no había muerto y nos reunía
a todos en su casa aunque mi padre
después de saludar tardaba poco
en salir a comprar hielo y tabaco

la última Nochebuena que pasamos
juntos yo ya tendría diecisiete
y acompañé a mi padre en su escapada
y me ofreció un cigarro y en las calles
vacías descubrí que algunos hombres
no saben celebrar la Navidad
y entonces lo abracé y sentí pena

en cambio años después estando en casa
borracho de mis suegros comprendí
que aquel mundo ordenado no era más
que un falso decorado en su derrumbe

después de la separación
tirado como un perro y sin un duro
aquella pensión que olía a mierda
el piso vacío y luego
el frío y la humedad
clavada como astillas en los huesos
la ropa siempre sucia en la maleta
sabiendo que ni las putas
trabajan en Nochebuena

me entristecía entonces estar solo
y me acordaba de mis hijos
y odiaba escuchar a los vecinos
que parecían felices y asomarme
a la ventana sin cortinas para ver
las hipnóticas luces
y cogía el móvil esperando
una llamada

ahora sin embargo creo
que es posible la felicidad
de la que me habló mi padre aquella noche
cuando volvíamos de la gasolinera
cargados de bolsas de hielo
como dos gilipollas

respirar
eso es todo
que el frío abra los pulmones
como un cuchillo
cerrar la puerta
dar dos vueltas a la llave
y seguir bebiendo

--MMM--

martes, 15 de diciembre de 2015

Et tout le reste est littérature


                 


Getting crazy on the waltzers
but it's the life that I choose
Dire Straits


en el rumor de aguas que se allegan
para alcanzar el mar el mar amado
mientras el sol se prende en garras de oro
prefiero no pararme a contemplar
las huellas de unos pies en el sendero
la roca los espinos los despojos
en medio del camino de la vida

Intelijencia no me des el nombre
porque es mejor beber y vomitar
sentir en los nudillos el dolor
el brillo de la sangre en la pelea
recuperar el tacto de las yemas
violento en la victoria de olvidarla
en labios que no pueden ser los suyos
en cuerpos que no signifiquen nada
en sábanas que pronto estarán frías

dormir para escuchar una vez más
con su rumor de fuente subterránea
las voces ya perdidas para siempre
el pie sobre el estribo oler la flor
cuyo perfume embriaga y anestesia
recuperar el beso en el zaguán
azul con azulejos amarillos
o el cielo de la infancia en la derrota
de un sol en el exilio de Collioure

vivir pero vivir en la inconsciencia
con el desprecio altivo del que apura
el último marlboro y luego escupe
y arroja la colilla en un montón
de libros que no va ya a leer nunca

--MMM--

Fotografía: © Anders Petersen

lunes, 14 de diciembre de 2015

Superación




Supe que había
Dejado atrás lo nuestro
Una tarde lluviosa
Cuando tu recuerdo en abril
Dolía mucho menos
Que decidirme
A tirar de la banda
De cera que recubría
              desde hacía un rato
Mi bigote



B. Vargas

domingo, 13 de diciembre de 2015

Lo normal




Todo sufrimiento da sus frutos; todo sufrimiento es un universo.
Michel Houellebecq



En mi caso es toparme de bruces con el no
Ponerme en la cola más lenta
Observar los aciertos de otros
Sin entender cómo coño lo han hecho
Decirles adiós con la mano
Y asumir
Que nunca será esa
                          la del coche familiar
                          la de la puta República de Ikea
Mi vida

Para mí lo normal
Es el paseo con café
La entrada de cine
                       una por favor
Mis libros

La ausencia omnipresente
Que por el puente me acompaña
A ver morir otro día
Que a veces acepto en silencio
Que a veces ignoro cansada
Que a veces me empuja al agua
Si me susurra tu nombre y consigue
Echar raíces de hielo en las grietas
Y romperme
En dos la determinación de olvidarte
Y la calma

Lo normal en estos casos
Es limpiar la herida con alcohol
A morro y con el tiempo
                         te dices
Intentar sanar fumando después
De echar un polvo resentido
Con otro
En sueños
               porque ya no hay ganas
O reírte un rato mientras escribes esto
Por ejemplo

Pero nunca basta


B. Vargas
Imagen: © Helmut Newton

jueves, 3 de diciembre de 2015

Vita somnium




A veces, mi vida abría los ojos en la oscuridad.
Tomas Tranströmer

La vida es sueño y soñar
Es estar vivo
                      aunque a veces
Cueste distinguir lo que es real
Del sueño o quizás sea
La vigilia solo imagen imperfecta
Un anticipo de la muerte
Émula de ojos abiertos 
                                    y los muertos
Ensayan soledad y sombra
Bajo las camas

Algunos días despierto
Con signos evidentes
De haber estado enamorado
Vuelto latido el polvo
Del gusano y en ceniza
La dulce pedrería de carne
Luces libres en el vuelo
Sin el peso del reflejo que las lastre
Aunque apenas recuerde
Con quién me lo monté

Porque estoy enfermo y sueño
Casi siempre con mujeres
Desconocidas a veces
Conocidas otras pero nunca
Contigo
              y no es
Porque no quiera

Les suelo poner gafas
A esas titis 
                    entiéndeme 
Nada más y unos tacones
Altos de aguja en zapatos
Negros brillantes sandalias
Rojas amapolas sus sexos
Florecidos en el rubio
Trigal del vello

Gafas grandes y redondas
De pasta que les dan un cierto
Aire intelectual
Y suelen ser un poco estrábicas
O al menos bizquean
Al penetrarlas

Es extraño pero todo
Es perfecto créeme
Y hay amor sincero
Y podría morir con cada una
Y consumirnos juntos

Ayer me acosté con hambre
Creo que te lo he dicho
Justo cuando acabé
La cajetilla de Chéster

Es triste trabajar tanto
Para no llegar nunca
A fin de mes

Anoche
             tenía frío y no pude
Soñar con ellas
                           soñé
Que estaba contigo y me amabas
Y mi hijo podía hablar

Anoche soñé
Que me moría

--MMM--