jueves, 17 de marzo de 2016

Al final



                                                                                              Cuando la trémula mano tienda
                                                                                                          Gustavo Adolfo Bécquer


Si al final de mis días viera
Dispuestos a mi alrededor
Los libros raídos las fotos 
Que nos hicimos
En Italia aquel lluvioso verano
Mi colección de cómics
Y una luz de Vermeer sobre
Los rostros de los niños 
Afeitados por el desgaste 
Que supone ser hombres a diario

Si en el último instante fuese tu voz
La que me pidiese que me quedara
Partiría contenta

Y si al terminar de escribir esto
Aceptase 

Que debo purgar ese futuro
De mi mente como se sacude
La lluvia del lomo el perro
O el árbol en marzo las flores
Como quien se arranca
Una etiqueta molesta
O como quien pierde sin enterarse
En una bulla el virgo y la cartera

Podría vivir al fin tranquila
Mirar a los ojos de la miseria
Saludarla por su nombre decirle
Ven aquí 
                  vida mía
Esto es lo que somos 
              lo que tendremos
No la foto
             lo oscuro tras el marco 
No el libro
              el polvo en el estante
No los niños
             con suerte
             una enfermera
              
Que buscaré aun así tu voz
Y sólo encontraré silencio 
O el estruendo
Del sepulcro que se abre
El susurro pardo y quedo 
De la tierra llamando a la carne


B. Vargas
Imagen: "La muerte de un avaro", El Bosco (1490)