sábado, 28 de enero de 2017

De beatitude

han besado tus dedos los espinos
Federico García Lorca 

en una eternidad de unos segundos
como un acto reflejo esta mañana 
antes de abrir los ojos he palpado
tu lado de la cama al despertarme

que ya no estés aquí que el cielo tenga
el brillo del acero o que las olas
levanten de ceniza sus axilas
es algo que me paso por el forro

hay veces que es difícil no sentir
tu cuerpo en otros cuerpos o tu olor
en ropa que dejaste en los cajones
tan solo por tocarme los que riman

pero eso importa poco si ahora siento
que el sol sale de nuevo cuando olvido
el daño que me hiciste y no me ahoga
el miedo que tenía de perderte

--MMM--